26 de febrero de 2020. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Un juicio político tardío e inexplicable

Actitudes

JOSÉ SANTIAGO HEALY
viernes 27 de septiembre 2019, actualizada 7:27 am


Enlace copiado

En un mal momento se le ocurrió a Nancy Pelosi, vocera de la Cámara de Representantes, iniciar una investigación para intentar llevar al presidente Donald Trump a un juicio político que pondría en peligro su reelección y su cargo como primer mandatario.

Pelosi extrañamente no se decidió a tomar esta medida cuando Trump fue acusado de aliarse con Rusia para vencer en las elecciones presidenciales a su rival Hillary Clinton.

Ahora se anima en las vísperas de la campaña presidencial del 2020 en un asunto que de entrada no se observa lo suficientemente sólido como para declarar culpable en un juicio político al presidente norteamericano.

Hay que partir de la base que ningún juicio político -impeachment en inglés- ha resultado en una sentencia de culpabilidad para un mandatario del vecino país.

Solo en dos ocasiones se han realizado estos juicios, el último inició en diciembre de 1998 cuando el Congreso arrancó el proceso contra el presidente Bill Clinton bajo las acusaciones de perjurio y obstrucción de la justicia luego de haber mentido en cuanto a su relación con Monica Lewinsky.

Sin embargo, meses después en 1999, cuando la acusación llegó a su etapa final en el Senado, la votación estuvo muy lejos de alcanzar las dos terceras partes necesarias para declarar culpable a Clinton.

Para iniciar un juicio político se requiere que una mayoría en la Cámara de Representantes vote a favor de dicha causa, lo que en este tiempo puede ser muy probable porque los demócratas dominan este organismo.

Sin embargo, los motivos para justificar tal juicio no son cualquier cosa, se requiere presentar evidencias firmes que demuestren que el mandatario es culpable de traición, soborno u otros crímenes o delitos graves.

Según Nancy Pelosi, el jefe de la Casa Blanca "traicionó su juramento al cargo" y sus acciones "violaron la Constitución" en una llamada a su homólogo de Ucrania, Volodimir Zelensky, donde supuestamente Trump le pide ayuda para investigar a Hunter Biden, hijo del precandidato demócrata Joe Biden, en un caso de corrupción relacionado con una empresa de gas.

Al menos que los demócratas tengan mayor información de esta comunicación, en una primera revisión no parecen existir elementos suficientes para declarar culpable a Trump de cargos tan graves como el de traición y violación a la Constitución.

Además para llegar al extremo de una declaratoria de culpabilidad los demócratas tendrán que convencer a una buena parte de los senadores republicanos que dominan la cámara alta. Actualmente el Senado está integrado por 53 republicanos, 45 demócratas y 2 independientes.

Se requiere que al menos 67 senadores declaren culpable a Trump en el juicio para que finalmente el mandatario renuncie a su cargo y se abstenga a competir en las elecciones de noviembre del 2020.

Pero resulta por demás remoto que veinte o más republicanos se lancen a votar en contra de su representante en la Casa Blanca por más diferencias políticas que existan con Trump.

Así las cosas no tenemos la menor idea de por qué Pelosi se lanzó en este momento a promover un juicio político que de entrada se observa imposible de concretarse. ¿Será acaso para defender a la familia Biden o simplemente para enlodar a Donald Trump en las vísperas de las campañas?

Lo cierto es que este intento de juicio político amenaza con demorar la aprobación del nuevo tratado comercial entre Estados Unidos, México y Canadá, y con ello complicar todavía más el avance económico de nuestro país.

Bonito favor, pues, ha hecho Nancy Pelosi a los mexicanos.

NOTICIA FINAL…

La aprobación este miércoles en Oaxaca de una reforma de ley que legaliza el aborto hasta las doce semanas de gestación podría significar el inicio de la embestida por parte de Morena para extender tal práctica en todo el país. Oaxaca se convierte en el segundo estado en despenalizar el aborto inducido luego de que en el 2007 el PRD lo aprobara en la Ciudad de México. ¿Habrán tomado en cuenta los diputados morenistas el sentir del pueblo oaxaqueño o simplemente cumplieron las órdenes de quienes pretenden imponer una agenda en contra de la vida que no es la que profesan los mexicanos?

Comentarios a [email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...