10 de diciembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Gasolina al fuego

GABRIEL GUERRA CASTELLANOS
jueves 19 de septiembre 2019, actualizada 8:57 am


Enlace copiado

Dicen que el dinero no compra el amor, queridos lectores, pero en el caso de Arabia Saudita las fortunas del petróleo le han dejado uno de los aparatos militares mejor equipados en Medio Oriente, una enorme influencia política y diplomática en el mundo occidental, particularmente en Washington, y la capacidad para influir en los mercados mundiales de la energía con tan solo abrir o cerrar un poco sus llaves de producción. No será amor, pero probablemente para quienes mandan en el reino saudí sea su equivalente, si no es que mejor.

La monarquía absoluta y medieval que controla a esa nación parecía creerse invulnerable ante su cada vez mayor influencia en la Casa Blanca de Donald Trump, la longevidad política de su aliado extraoficial Benjamín Netanyahu en Israel y el paulatino aislamiento diplomático y comercial que le ha impuesto a Catar por un lado, y las draconianas sanciones revividas por Trump en contra de su otro adversario, Irán.

Pero si el dinero no lo compra todo, las cosas buenas tampoco duran para siempre. Este fin de semana el reino de Arabia Saudita pasó a despertar de sus dulces sueños y encontrarse inmerso en una pesadilla. En un abrir y cerrar de ojos, ataques casi simultáneos lanzados con drones paralizaron a la mayor potencia petrolera del mundo, inerme ante una relativamente primitiva herramienta tecnológica cuyo uso militar difícilmente podía ser sorprendente.

A raíz de su involucramiento en la cruenta e irresoluble guerra civil en Yemen, se estima que Arabia Saudita ha sido blanco de un medio millar de ataques con drones o misiles rudimentarios por parte de una de las facciones en el conflicto, la de los así llamados Houthis, que buscan hacerse del control total del país. Solamente para tener una idea, la intervención saudí no solo no ha logrado desalojarlos de sus posiciones, sino que ni siquiera ha logrado detener su paulatino avance. Eso sí, los costos han sido terribles para la población civil yemení. De acuerdo a la ONU, cerca de diez millones de personas corren peligro de morir de hambre y unos 24 millones más requieren de ayuda humanitaria urgente.

Si bien hay muchos elementos para sospechar que los drones o misiles fueron lanzados por los rebeldes Houthis con apoyo, asesoramiento y/o tecnología iraní, diversas fuentes en Washington han apuntado directamente hacia Irán como el autor ya no solo intelectual, sino material de los devastadores ataques. Los tuits del presidente estadounidense durante el fin de semana sirvieron de base a una campaña mediática que parece dirigida a justificar algún tipo de acción militar por parte de EU, lo cual ha puesto no solo a la región, sino al mundo entero con los pelos de punta.

Y es que si estos drones/misiles pudieron causar tal daño, lo más grave es que demostraron la absoluta vulnerabilidad de Arabia Saudita, que pese a las impresionantes cantidades de dinero que ha destinado a construir sus arsenales, por lo visto es incapaz de proteger eficazmente sus instalaciones estratégicas. Algunos reportes de inteligencia señalan que los radares saudíes no captaron a los aparatos intrusos porque están, los radares, dirigidos hacia la frontera norte (con Irak) y no la sur, con Yemen, que mide unos mil ochocientos kilómetros de largo.

Para una parte del mundo que de por sí se encuentra en crisis, con la guerra civil en Siria, la fragilidad de la paz en Irak, la incertidumbre postelectoral en Israel y la descomposición de los liderazgos políticos y sociales de los palestinos, estos acontecimientos y el sonido de los tambores de guerra que suenan en Washington, pero probablemente sean batidos desde la casa real saudí, son realmente muy malas noticias. Solo que su impacto puede ser global en tanto que un desbordamiento del conflicto provocaría un todavía mayor aumento de los precios del petróleo, con todo lo que eso representaría para los riesgos ya latentes de una recesión global.

@gabrielguerrac
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...