21 de noviembre de 2019. notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Morena: ¿de la esperanza a la ley de hierro?

ALBERTO AZIZ NASSIF
viernes 13 de septiembre 2019, actualizada 7:27 am


Enlace copiado

Hace unos días AMLO dijo: "Si el partido que ayudé a fundar, Morena, se echara a perder, no solo renunciaría a él, sino que me gustaría que le cambiaran de nombre porque ese nombre nos dio la oportunidad de llevar a cabo la Cuarta Transformación de la vida pública del país" (EL UNIVERSAL, 28/08/2019). Si la oposición está "moralmente derrotada" (AMLO), quizá Morena ha empezado a perder el rumbo por un exceso de poder. En lugar de ser un instrumento para fortalecer la democracia, se convierte en un campo de lucha para imitar al viejo PRI. ¿Qué le pasa a Morena?

Es impresionante que un partido que obtuvo su registro en 2014, cuatro años después se volviera un nuevo partido dominante. Al mismo tiempo, resulta lamentable que en Morena vaya ganando Robert Michels, que a principios del Siglo XX formuló la famosa "Ley de Hierro" de las oligarquías partidistas, como destino de esas organizaciones políticas. Dice Michels: "La organización es la que da origen al dominio de los elegidos sobre los electores, de los mandatarios sobre los mandantes, de los delegados sobre los delegadores. Quien dice organización, dice oligarquía". Si se observa con cuidado los casos en donde Morena ha lastimado la legalidad, o ha incurrido en acciones antidemocráticas, se puede ver que hay un hilo común: el abuso del poder.

La llamada "ley Bonilla" que amplificó el periodo de gobierno de dos a cinco años en Baja California, atenta en contra de la voluntad de los ciudadanos que fueron convocados a las urnas para elegir a un gobernador por un periodo de dos años. Además de la aberración jurídica, ahora Morena propuso hacer una consulta popular para someter a votación el periodo de gobierno, lo cual equivale a establecer una segunda aberración. En Tabasco se hizo una reforma que fue apodada como "ley garrote" porque penaliza el derecho a la protesta social, con lo cual de nuevo una mayoría en el Congreso local abusa de su mayoría para atentar en contra del derecho democrático que establece la Constitución a la libre expresión y libre manifestación.

La reciente crisis en el Congreso, deja dos muestras más de la forma en la que el partido mayoritario responde mal a su condición actual. En el Senado una maniobra provocó una crisis para elegir al presidente de la mesa directiva (pleito entre Monreal y Batres). Con los diputados resultó más escandaloso, porque Morena no aceptaba en principio la rotación de la mesa directiva con los partidos opositores. Así, los mismos que en 1997 le ganaron al PRI el derecho de estar en los órganos de gobierno de la Cámara baja, ahora quisieron cambiar de forma antidemocrática las reglas para que no hubiera rotación.

En cada caso Morena ha perdido prestigio y ha mostrado signos de descomposición que posiblemente tendrán costos electorales. La última pirueta antidemocrática es la que quieren hacer para elegir al próximo líder del partido. En una reunión reciente de los legisladores morenistas con AMLO, el presidente sugirió que el partido podría implementar el método de las encuestas para elegir a sus dirigentes, lo cual es una aberración. ¿Cómo puede ser que una dirigencia sea electa por encuesta? La señal rápidamente fue aprovechada por la actual dirigente para posicionarse. Sin embargo, la sugerencia presidencial no estableció lastimar la normatividad del partido. Morena establece en sus Estatutos, artículos 31 y 36, que los dirigentes se tienen que elegir mediante voto secreto y universal, en urnas. A diferencia de las candidaturas a puestos de elección popular, que se hace a través de insaculación y encuesta, como lo marca el Artículo 44 de sus Estatutos. Se pueden cambiar, pero el primer paso para la institucionalización de un partido es la regularidad estatutaria y no hacer cambios a modo, como la "ley Taibo", para beneficiar a personas con nombre y apellido, en este caso, a Mario Delgado y Yeidckol Polevnsky.

La vía contra la "Ley de hierro" es la coherencia y la democracia interna, de lo contrario Michels tendrá razón una vez más…

Twitter: @AzizNassif
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...