17 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 11 de septiembre 2019, actualizada 7:27 am

Enlace copiado

Al más puro y llano estilo de porro de los años 60, el alcalde de Francisco I. Madero, Jonathan Ávalos, irrumpió en la planta despepitadora de algodón 20 de Octubre, donde cientos de campesinos se congregaban para elegir su Consejo de Administración en un periodo de tres años. Nuestros subagentes, que tuvieron que esquivar todo tipo de golpes y pedradas, nos informan que don Jonathan llegó acompañado de una barra brava integrada principalmente por funcionarios municipales de la Cuarta Transformación de Chávez y de su policía municipal para hacerles frente a los temidos GATES y a elementos de Fuerza Coahuila que fueron llamados por inconformes de uno y otro bando cuando la cosa se empezó a poner color de hormiga. El asunto es que el alcalde de Morena llegó exigiendo el retiro de los elementos estatales de seguridad que habían entrado a la fuerza, lo que de inmediato generó la reacción de los campesinos, quienes a punta de empujones, gritos y hasta sillas voladoras los pusieron a correr, y con la ayuda de Fuerza Coahuila los mandaron a renegar un rato tras la sombra de una incómoda celda; pero horas más tarde, tras pagar la fianza correspondiente, salieron en libertad.

Según nuestros subagentes, luego del zafarrancho en la elección campesina el alcalde de Madero acudió al santo de las causas perdidas, el senador taurino carbonero Armando Guadiana, que, anótele, estimado lector, si faltaba algo en su lista de eventos a los que no puede faltar, ahora encabeza asambleas para reclamarle en público al ‘góber’ Miguel Riquelme, como si no lo tuviera en su lista de contactos frecuentes del Whats, o no supiera dónde queda el Palacio Rosa para pedir una audiencia; lo que es querer solo figurar. Fue tal el enojo de don Jonathan que como berrinche fue el único alcalde lagunero que no asistió al Consejo Estatal de Seguridad realizado ayer en Torreón.

***

Vaya espectáculo que dieron los regidores del Cabildo de Torreón durante la Comisión de Hacienda al momento de tratar el tema del alza en las tarifas del Simas Torreón. El show cómico-mágico estuvo tan bueno que no faltaron los que fueron por sus palomitas, porque incluso el edil panista y presidente de la Comisión de Agua, Esteban Soto, hasta refrescos llevó, pero no para compartir con sus sedientos compañeros, sino para tratar de explicar a través de diferentes tamaños de botella cómo estaría eso del aumento en los diferentes sectores. Claro, se le pasó el pequeño detalle de explicar que aunque consumiera la misma cantidad de agua la estratificación busca que el servicio tenga un costo superior en una colonia “fifí”, diferente al de una colonia popular. Asombrados por la lúdica explicación, la oposición aprovechó para reprocharle la propuesta de la diversificación de tarifas, a lo que don Esteban aseguró estaba todo avalado por el mismísimo Consejo de Simas, y hasta un documento llevó. Y el que por fin despertó fue el regidor morenista Ignacio Corona, presidente de la misma comisión dos administraciones atrás y con otro partido político, quien pidió el documento que presumía don Esteban, al cual dijo le faltaban las firmas de los consejeros, por lo que no tenía validez. Ya con voz titubeante, el edil panista dijo que a las pruebas se remitía, incluso presentaría un audio con la supuesta aprobación; tanto era su nervio, que su compañero de bancada y primer regidor Ignacio García, el señor de los taxis, como buen Judas, se deslindó de don Esteban, y pidió que se serenaran los ánimos. Por su parte, el oficioso priista Antonio Gutiérrez Jardón, para hacer que sí es oposición, empezó a mandar mensajes a través de su celular a varios consejeros para que se sumaran a la grilla. Lo cierto es que bastante ruido generó el anuncio del jefazo del Simas Torreón, Juan José Gómez, sobre la intención de subir las tarifas del agua a partir del próximo año, y además de ganarse la rechifla del respetable, porque si algo molesta al afligido ciudadano con singular alegría es que le peguen con impuestos a su economía familiar, también molestó a los habitantes de varias colonias donde el alcalde Jorge Zermeño consiguió un buen número de simpatizantes que lo respaldaron en las urnas, quienes andan preocupados por tener que pagar más que las colonias menos favorecidas y marginadas.

***

No cabe duda de eso de que “en política, los amigos son de mentiritas y los enemigos de verdad”, y es que, de acuerdo con nuestros subagentes, disfrazados de abogados patito, en el caso de la “Estafa Maestra” contra la exfuncionaria de SEDESOL, Rosario Robles, quien olvidó que durante mucho tiempo fue su hijo pródigo es el actual secretario general del Instituto Mexicano del Seguro Social, Javier Guerrero. Y es que, estimado lector, como recordará, en la época de “vacas gordas” para la extitular de Desarrollo social, Guerrero se jactó hasta el cansancio de la gran amistad y raíces coahuilenses que lo unían con doña Rosario, quien se encargó de placearlo una y mil veces por todo el país, por lo que resulta incomprensible para muchos el que don Javier ni siquiera se inmutó ante la detención de Robles y mucho menos se ha tomado el tiempo de visitarla para llevarle cigarros o chuchulucos al Centro Femenil de Readaptación Social “Santa Martha Acatitla” de la Ciudad de México, donde permanece recluida ante la acusación de desviar recursos públicos; sin embargo, nuestros subagentes analíticos, metidos de lleno en el caso, aseguran que la indiferencia del secretario del IMSS para con su “alma mater” se deriva de dos fuertes hipótesis. La primera tendría que ver con que el mismo Javier estaría entre el grupo de funcionarios que dio una manita con la “crucificada” a doña Rosario, quienes aportaron toda la información que la implicó en la gran estafa, lo cual no resulta nada descabellado tomando en cuenta que, si recordamos cómo el funcionario despotricó contra su expartido, el Revolucionario Institucional, que le dio tanto a ganar, está más que comprobado que el político lagunero es otro de aquellos a los que se les da perfecto eso de “morder la mano que te da de comer”. De igual forma, la segunda teoría sería que “abandonó el barco a tiempo”, y ahora, gracias a que forma parte del Gobierno de la Cuarta Transformación, es intocable, por lo que habrá que ver en qué termina la telenovela de la “Estafa Maestra”.

***

Y a quien al parecer no se le da eso de vivir lejos de los reflectores es al presidente de la Sala Regional del Tribunal Superior de Justicia del Estado, paladín e influencer de la justicia, Miguel Mery Ayup. Y es que nuestros subagentes, disfrazados de abogados litigantes, nos informan que no a pocos llamó la atención el hecho de que el recién estrenado magistrado aprovechara el caso de un feminicidio que ocupó las primeras planas en días pasados para hacer pasarela por diferentes medios de comunicación y otorgar además diferentes entrevistas banqueteras, lo que a muchos les pareció poco serio por parte de los encargados de impartir justicia, puesto que haciendo un comparativo con personajes de esa talla, no solo en Coahuila, sino en otros estados del país, si por algo se caracterizan los magistrados es por mantener una imagen sobria, seria, prudente y cautelosa; sin embargo, al parecer el joven Mery tiene otro concepto del puesto, y acabó por convencer a sus colegas José Francisco Gómez y Luis Martín Granados de posar para la foto, por lo que, según los subagentes, una gran parte del gremio de abogados de La Laguna espera que este tipo de exhibicionismos no influya en la balanza de la justicia, y en todo caso, cuando se trate de poner un ejemplo en castigar a los malhechores, se dé prioridad a los casos y no a quienes imparten justicia, ya que los tribunales no pueden ser comparados con las redes sociales o con la corte del churro televisivo de Caso Cerrado.

***

Luego de que la Cuarta Transformación llegara a la hermana república de Gómez Palacio con las mismas virtudes que habían caracterizado al PRI en sus años mozos: desorganización, nepotismo y compadrazgo, entre otras, el primero que decidió abandonar el barco en el recién estrenado Gobierno de la morenista Marina Vitela fue el militante de los mil partidos Juan Ávalos, quien renunció a la Dirección de Desarrollo Económico sin que le hubieran siquiera asignado oficina. Nuestros subagentes, disfrazados de pariente pidiendo hueso, nos informan que el exdirector ofreció varias razones para justificar su decisión; por ejemplo, a los amigos les dijo que estaba buscando inmortalizarse en el libro de los récords Guinness como el funcionario que menos duró en una administración, mientras que a sus compañeros de partido, sobre todo del otro lado del Nazas, les dijo que él sí estaba de acuerdo con la 4T, con los ideales de Morena y con la alternancia en Gómez, solo que ante la llegada de nueras, sobrinos, primos, cuñados, hijos adoptivos y demás parentela de la alcaldesa a la nómina municipal, era muy difícil ponerse de acuerdo en algo fundamental para que la administración caminara en el trabajo; y antes de que le asignaran lugar para despachar, tuvo algunos disgustos con el círculo más cercano a doña Marina. Claro, a los medios, como de costumbre, les dijo el desgastado discurso del manual, que por razones personales, otros proyectos y bla, bla, bla... Incluso agradeciendo la confianza depositada en él para el cargo en el que no hizo nada, literalmente hablando.

***

Y hablando del cambio, doña Marina, a través de sus funcionarios, empieza a sacar los trapitos sucios de sus antecesores, empezando por el área de Ecología, quienes anunciaron empezarán de cero con los proyectos, ya que sus antecesores solo plantaron uno que otro arbolito, pues el entonces director Gustavo Acosta, un panista que se volvió herrerista, estaba más preocupado por llevar las cuentas de los juegos mecánicos del parque La Esperanza que de la salud ambiental de la ciudad; entre las primeras acciones de la actual dirección de Protección Civil fue su clausura por el mal estado de las instalaciones eléctricas, y ahora que buscan al responsable, no hay registro del propietario. Otro tema que está saliendo de lo ‘oscurito’ es la pavimentación, por lo que la dirección de Obras Públicas dice que tendrá que rehacer un nuevo esquema para las obras, pues a días de terminar la anterior gestión, se aprobaron varias licitaciones de pavimentación mal proyectadas y, la mayoría de los casos, no ejecutadas. Eso sí, ya fueron pagadas.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...