22 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura

A 111 años de Aurora Reyes

El excelente trabajo de la artista chihuahuense ha carecido de reconocimiento

SAÙL RODRÌGUEZ/EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÒN, lunes 09 de septiembre 2019, actualizada 9:31 am

Enlace copiado

Considerada la primera muralista mexicana, además de ser una poetisa cuyos versos se han ocultado en el silencio, Aurora Reyes nació en Parral, Chihuahua, el 9 de septiembre de 1908, ante el preámbulo político que dos años más tarde propiciaría el surgimiento de la Revolución mexicana.

Criada en el seno de una prestigiada familia, fue nieta del general Bernardo Reyes, quien en 1913 murió en el cuartelazo a Palacio Nacional, lo que después dio inicio a la Decena Trágica. Su padre, el ingeniero León Reyes, era medio hermano del escritor y poeta Alfonso Reyes, por lo que Aurora también fue sobrina del autor de Romance de Monterrey.

Tras la muerte de su abuelo, su familia se trasladó de Parral a Ciudad de México, donde por seguridad tuvieron que permanecer en una vecindad de Lagunilla. En ese barrio forjó su identidad con la clase popular, a la que siempre aseguró pertenecer.

En la capital del país, estudió en la Escuela Nacional Preparatoria, donde hizo amistad con Frida Kahlo. Entre 1921 y 1924, realizó cursos en la Academia de San Carlos. Allí se empapó de la primera etapa del muralismo mexicano y la semilla de su arte comenzó a germinar sus primeras pinceladas y poesías.

Durante los años treinta, Aurora Reyes explotó su arte acompañada de una lucha social y política. Fue miembro y fundadora del Partido Comunista Mexicano (PCM) y de la Liga de Escritores y Artistas Revolucionarios (LEAR).

A lo largo de su vida, la artista plasmo siete murales en distintos sitios de Ciudad de México. Su trabajo muestra la historia de la cultura mexicana y auxilia a proteger la memoria de su origen. Responde a las cuestiones de quiénes fueron los primeros pobladores del territorio nacional y cómo ha sido la evolución de México a través de las distintas épocas.

DENUNCIA SOCIAL

En 1936, la artista se apuntó a una convocatoria de la LEAR y ganó un concurso para pintar un fresco de 4 x 2 metros al interior del edificio del Centro Escolar Revolución. El tema elegido fue sobre un episodio de las revueltas generadas tras la reforma socialista al Artículo 3o. Constitucional en 1934 que cambiaría la visión de la educación.

Reyes sumergió su talento en la pintura, trazó esbozos de crítica social y concibió el mural Atentado contra las maestras rurales.

En primer plano, la muralista colocó a un campesino cristero arrastrando de los cabellos a una maestra rural. En su mano izquierda, el hombre sostiene billetes y destruye un libro a pisotones, cuyas hojas se abren. Un segundo campesino porta un escapulario y golpea de forma brutal a la mujer con la culata de un rifle, mientras dos niños y una niña observan al fondo de la escena, en su inocencia muda, sin poder hacer nada.

Una característica importante es que la posición del primer campesino tiene la forma de una esvástica. En este mural, Reyes representa a los enemigos de la nación en ambos campesinos. La mujer atacada es la visión de un nuevo culto como figura de la patria.

AMOR POR LA HISTORIA

La artista chihuahuense también trató de describir la historia de México a través de sus imágenes. El primer encuentro (1978) es otro de sus murales más destacados. Se encuentra al interior de la Sala de Cabildos de la Alcaldía de Coyoacán, mide 5 x 5 metros y fue realizado entre 1977 y 1978.

En su parte superior, la autora narra las "guerras floridas", una clase de combate ritual que se realizaba entre los pueblos indígenas, en el cual el bando perdedor tenía que pagar tributo a su contrario.

Otro aspecto interesante es la representación de Cuahutémoc saliendo del sol, como un águila que desciende del cielo y apunta su lanza al corazón de Hernán Cortés. Sus pies arden en las llamas del astro rey, pues se refiere a que los españoles quemaron los pies del tlatoani para que les revelara la ubicación del tesoro de Tenochtitlan.

PÉRDIDA

En 1945, Aurora Reyes pintó un mural transportable de 12 metros cuadrados, el cual abordaba el tema del rebozo en la mujer mexicana. Sin embargo, la obra desapareció sin explicación luego de ser expuesta en una feria ganadera organizada por la Confederación Nacional Campesina.

Aurora Reyes murió el 26 de octubre de 1985 y, a 111 años de su natalicio, su arte aún espera el reconocimiento merecido y la debida restauración de sus obras.

Obra

Aurora Reyes

* Pintó siete murales en Ciudad de México.

* Además fue una gran poetisa y publicó los libros Hombre de México (1947) y Humanos paisajes (1953).

* Es considerada la primera muralista mexicana y su arte tuvo un discurso social de lucha por la equidad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...