16 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura

Valoran legado que dejó Toledo

Los artistas laguneros Norberto Treviño y Santiago Espiricueta hablan del maestro

DANIELA RAMÍREZ/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH., sábado 07 de septiembre 2019, actualizada 3:21 pm

Enlace copiado

El legado del recién fallecido artista plástico Francisco Toledo fue uno que traspasó fronteras, su influencia alcanzó rincones de todala República Mexicana, La Laguna no fue la excepción y algunos artistas laguneros lamentan su partida, pero coinciden que más que un vacío el maestro con raíces en Oaxaca dejó en gran legado cultural para México.

El Taller de Gráfica el Chanate que tiene su sede en Torreón fue uno que pudo vivir los destellos de un hombre que además de ser reconocido como un gran artista, fue admirado por su inalcanzable lucha social.

La influencia de su legado, de que toda la gráfica oaxaqueña es como un eco de Toledo”— SANTIAGO ESPIRICUENTA Artista lagunero

Norberto Treviño, grabador y director de ese taller encontró a Toledo por medio de la lectura de una biografía, por cierto no autorizada por el artista oaxaqueño. Dice a partir de ahí siguió sus pasos y lo leyó en su obra, en su discurso y así los fue sintiendo cercano. Aunque no lo conoció físicamente, Treviño fue alcanzado por su influencia y no niega que parte de su obra tenga toques toledianos por donde se le mire.

“El señor un gran intelectual, un artista, gestor cultural, el era un pulpo, así se decía él. Hacía de todo, dibujo, grabado, pintura, performance también, él no dejó nada a la imaginación”.

Para Norberto, su obra favorita de Toledo es “Mujer atacada por peces”, debido a a que considera que el maestro utilizó una paleta de colores muy nostálgica, donde también manejó ocres “todo esta cuestión de comunicación con sus raíces y comunicación con la tierra, ese es el contacto visual que tuve con él porque lo había visto en libros pero definitivamente la experiencia estética es sorprendente”.

EXPERIENCIA

El artista Santiago Espiricuenta, es un lagunero que pudo disfrutar de una estadía en la CaSa: casa de la artes de San Agustín, mejor conocida como la Casa Toledo, ubicada en Oaxaca.

Fue precisamente encausado por el Taller de Gráfica el Chanate y el artista Demián Flores, quien fuera nombrado por el mismo Toledo en vida como su sucesor, que se formó un puente entre Oaxaca y Torreón.

Espiricuenta junto con otros artistas vivió un año en Oaxaca, en donde pudo dar fe del impulso cultural que Toledo realizó es su querida tierra, de la que también fue un fiel luchador social.

“Como artistas nos dimos cuenta de la influencia de su legado, de que toda la gráfica oaxaqueña es como un eco de Toledo”.

El artista lagunero recordó que alguna vez lo vio caminar por el mencionado recinto de formación artística y con entusiasmo durante la entrevista, Santiago sacó de su mochila tres placas de cobre para compartir que fueron donadas generosamente por el maestro para que los alumnos de la primera generación del Taller de grabado menos tóxico, pudieran realizar su trabajo.

Las atesora con gran cariño e insiste que Francisco era más que un artista universal, para él la lucha por democratizar el arte y la cultura ya lo hizo transcender.

“Lo que admiro es que una figura como él estaba tan entregado a la sociedad, un luchador social que defendía las lenguas indígenas, una persona que además defendía el maíz y la tierra”, expresó.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...