19 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Torreón

Brindan ayuda a adultos mayores

En Casa del Anciano del Padre Estala atienden a personas en abandono

VIRGINIA HERNÁNDEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, lunes 26 de agosto 2019, actualizada 8:00 am

Enlace copiado

La Casa del Anciano del Padre Estala es un lugar en donde se atienden a los adultos mayores que se encuentran en la calle o bien no tienen familia que los cuide.

Ubicados en la zona oriente de la ciudad, la casa es atendida por tres hermanas que hacen todo lo posible para que los 32 adultos mayores y dos personas con discapacidad tengan la atención debida durante los 365 días del año, las 24 horas del día.

La hermana Patricia Salas es la directora de la Casa del Anciano Padre Estala y quien comentó que gran parte de los abuelitos son personas que se encontraban en la calle, sin hogar o bien que viven solos en sus viviendas, pero que no tienen familia que atienda sus necesidades básicas y su enfermedad.

Contrario a otras Casas del Anciano de la ciudad, en donde los adultos mayores tienen ganas de bailar, jugar o salir, en éste la gran mayoría de las personas de la tercera edad están enfermos, por lo que no pueden valerse por sí solos o bien están deprimidos ante el rechazo social.

De las cuatro hermanas que atendían este hogar, ahora solo están tres trabajando, ya que una de ellas enfermó recientemente, por lo que faltan manos para ayudar.

La historia de este lugar nació en 1996, en donde el padre David Estala Silva al ver el abandono de los abuelitos en las calles crea esta casa hogar para darles una atención digna y un feliz término a sus vidas.

La asociación civil atiende a personas de más de 65 años de edad hasta 102 años.

La hermana Patricia Salas comentó que los adultos mayores reciben sus terapias, caminan, reciben sus comidas, ven la televisión, escuchan música o los sacan en ocasiones para ir al circo o a la feria gracias a los Rotarios.

Relató que lo que más les gusta es la música y recibir regalos o detalles, como fruta, pañuelos, dulces, entre otros. La música que les gusta escuchar es la ranchera y las cumbias.

De manera continua las escuelas de cualquier tipo realizan visitas a la Casa del Anciano, por lo que lleven detalles a los abuelitos.

FALTA AYUDA PSICOLÓGICA

Los esfuerzos son muchos y el apoyo nunca falta, la directora comentó que lo que les falta y se requiere con urgencia es que los ancianos reciban ayuda psicológica, ya que muchos de ellos se sienten despreciados y marginados por la sociedad y familia. "Tienen un dolor interno y no participan en las actividades que se realizan".

Por ello, pidieron ayuda para tener una psicóloga y atender cada uno de los casos que se presentan, como los de depresión, las personas que viven en el pasado, aquellas que no duermen o que son esquizofrénicas.

Opinó que los adultos mayores son personas que están relegadas de la familia y de la sociedad, están enfermos y sin pensión.

Dijo la hermana Patricia Salas que "los abuelitos sienten un fuerte rechazo familiar, tiene recuerdos de abandono en algún lugar de su infancia o se quedaron viviendo con recuerdos del pasado".

Reconoció que Torreón es un lugar que apoya y son gente de fe, que cree y apoya. Citó que se ha encontrado que hay personas honestas y sensibles al dolor ajeno, pero que no entiende porque son indiferentes a los problemas de sus familiares.

Mencionó que en la ciudad no se es indiferente a la realidad de los ancianos que son los más vulnerables. "En Torreón la sociedad es un lugar que apoya y de mucha fe y es la que mueve para hacer el bien".

Comentó que tiene pocos días a cargo de esta dirección y reconoció que hay muchas necesidades y que necesita muchas manos para dar la atención a los adultos mayores.

Por su parte, Deyanira Monroy Barrera, representante legal de este lugar, dijo que se aceptan todo tipo de donaciones, desde muebles, trastes, pañales, artículos de aseo personal, artículos de limpieza y curación como gasas y guantes para enfermeros, fruta, verduras, abarrotes, entre otros.

Compartió que actualmente los adultos mayores se sienten relegados de sus familias y de la sociedad, siendo poco valorada su experiencia.

Opinó que las personas de la tercera edad no están acabadas y que no son algo que se puede desechar.

Pidió por ello el apoyo del gobierno municipal y estatal para que se atiendan con políticas públicas las necesidades de los adultos mayores, así como en la operación de estas casas hogar.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...