24 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura

Alejandro Loaeza: música de videojuegos

Fánatico de los videojuegos, el joven compositor está interesado en la musicalización de los mismos

SAÚL RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, viernes 16 de agosto 2019, actualizada 9:54 am

Enlace copiado

Alejandro Loaeza es fanático de los videojuegos desde temprana edad. Títulos como Megaman, Street Fighter y Mortal Kombat se adueñaron de su consola. Su afición por este mundo virtual lo conduciría más tarde hacia su vocación: la música.

Loaeza narra que fue aproximadamente a los 12 años cuando se interesó por aprender a tocar el piano. Su motivación fue un video donde un chico chino tocaba una pieza del videojuego Mario Bros, con dicho instrumento.

Inmediatamente tomó clases particulares con la maestra Estela Treviño. Con ella conoció su instrumento y perfeccionó su técnica.

"Desde que yo recuerde teníamos un piano en la casa, simplemente fue lo que se me hizo disponible. En el piano me siento más en control, libre de hacer lo que quiera. Si eligiera otro instrumento me limitaría el rango de notas. Es un instrumento solístico y es lo que más me gusta".

TRAVESÍA SONORA

En el año 2012, Loaeza dejó Torreón y migró a la ciudad de El Paso, Texas, para estudiar la licenciatura en música comercial. Allí se matriculó en la University of Texas at El Paso (UTEP).

"Fue pesado al principio porque nunca había estado fuera de casa mas que en campamentos por dos semanas. Fue difícil porque no tengo familia allá. Fue difícil conocer gente y empezarme a relacionar".

Quien le ayudó a adaptarse a su nueva casa fue la misma música. Recuerda que en el estudio de piano comenzó a convivir con otros instrumentistas y maestros. Sus diálogos emergieron en un mismo lenguaje: el del sonido.

Loaeza recibió en UTEP cátedras para explorar mejor su instrumento. Fue entrenado en piano clásico, y en jazz. También adquirió conocimientos en composición y solfeo.

Aunque obtuvo una instrucción clásica, Alejandro Loaeza siempre inclinó su partitura hacia el área de la composición musical para videojuegos

Sus influencias, por el lado de la música clásica, descansan en Mozart y Beethoven; mientras que en la composición para videojuegos destaca a Nubuo Uematsu, a Christopher Larkin y a Koji Kondo.

INTERÉS

Loaeza se sincera y explica que su interés en sonorizar musicalmente videojuegos radica en la interacción que éstos poseen.

"A una película sólo la ves, como espectador, de principio a fin. En un videojuego un compositor tiene que pensar planificaciones, el jugador cuánto va a estar invertido en el juego. Por ejemplo, hay un nivel de un bosque y el compositor dice "¡ah! Pues tengo que hacer una pieza para un bosque". Pero que tal si dentro del bosque hay enemigos. Yo como compositor no sé si la música del bosque va a durar un minuto, cinco minutos o 20 minutos. Cuando el jugador encuentre un enemigo tiene que cambiar la música inmediatamente. Es como si se creara la música justo en el momento en el que está jugando la persona".

El joven compositor considera que la música para videojuegos es un medio complicado por la interacción que representa. Durante sus estudios, Loaeza tuvo la oportunidad de participar en un juego de realidad virtual.

Asimismo, en 2016 fue uno de los cinco jóvenes becados en todo Estados Unidos para participar en la conferencia GameSoundCon, que se celebra todos los años en Los Ángeles, California y hace énfasis en la musicalización de videojuegos. En esa ocasión tuvo de mentor al compositor Chance Thomas.

Loaeza ha regresado a tierras laguneras, donde se encuentra trabajando y preparando su ingreso a la maestría que el próximo año pretende cursar en Canadá.

"La música lo es todo porque desde que juego videojuegos (mañana, tarde o noche), está ahí".

DUELO

Ante los recientes acontecimientos sucedidos en El Paso, donde un sujeto entró a un supermercado y mató a más de 20 personas debido a su odio contra los mexicanos, Loaeza reflexionó.

"La noticia de El Paso me llegó muy fuerte porque estuve allí bastante tiempo, formé amistades muy cercanas y me preocupé bastante. Al momento que escuché la noticia me puse en contacto con mis compañeros para ver si estaban ahí. Es increíble, yo incluso he estado en ese Walmart. Pero en ningún círculo social, donde estuve involucrado gracias a la música, me dio la percepción de odio o de querer alejar a los hispanos. Siempre se sintió muy amena la recepción de la gente. Para mí fue un shock, porque no es algo que se pueda dar en la ciudad de El Paso, era muy segura", concluyó.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...