20 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
Nosotros

Descubre... La Selva Lacandona

(SEGUNDA PARTE)
AGENCIASAGENCIAS, jueves 15 de agosto 2019, actualizada 4:30 am

Enlace copiado

(SEGUNDA PARTE)

Por la tarde, hay que visitar a don Antonio Martínez Chankin, un líder espiritual lacandón que preserva los tradicionales rituales para curar a las personas. Dice que tiene 100 años, aunque las marcas de su rostro y agilidad parecen indicar que, al menos, es un par de décadas más joven.

En un terreno que se encuentra a unos pasos de su casa y en donde hay una pequeña palapa, don Antonio -mientras habla en una mezcla de español y maya - prepara unas plantas (entre ellas, hojas de xate, una palma de la región), monta un altar en el que enciende incienso y pasa por el fuego una por una las hojas mientras dice una oración.

Posteriormente, entrega una hoja a cada uno de los visitantes dándole una bendición para después conversar un poco. Dice que es la última persona que mantiene esta tradición centenaria y que es probable que esté a punto de perderse. Por eso mismo, es una experiencia que hay que vivir. Para hacer cita, pregunta por él en el Campamento Ecoturístico Nahá.

HISTORIA Y GASTRONOMÍA

A este viaje, hay que incluir una experiencia gourmet inspirada en los orígenes de la región. En Palenque, en el kilómetro 2.8 de la carretera a las ruinas, está el restaurante Bajlum. Francisco Álvarez y su esposa, Hilda Limón, junto con sus hijos, se dedican a investigar desde hace 12 años cómo era la alimentación en la cultura maya, centrándose particularmente en la zona de Palenque. Desde hace media década empezaron a operar este lugar. Por cierto, sus propietarios nunca se refieren a este sitio como "restaurante".

Bajlum es como un comedor instalado en el patio de una casa. Prácticamente todos los días diseñan menús que retoman los sabores, la historia y los ingredientes palenqueños en medio de un ambiente tan familiar que hasta el servicio se limita solamente a unos 24 clientes cada día, en promedio.

Aunque el objetivo es rescatar las tradiciones, los platillos son una fusión de la cocina prehispánica y la contemporánea, todos ellos preparados con ingredientes de productores locales, lo cual apoya la economía regional.

Lo que vas a encontrar en el restaurante es una nueva gastronomía maya inspirada en la investigación histórica, basada en la sustentabilidad y de muy buen sabor.

Por ejemplo, cuando lo visitamos, el menú estuvo conformado por platillos como codorniz en salsa de cacao con puré de camote y hormiga chicatana, acompañada de una margarita de guanábana, pero también hay venado, cerdo de monte y robalo. ¡Ah!, y un flan de camote como postre.

El establecimiento no hace publicidad; toda su fama ha crecido a través de las redes sociales y en sitios como Trip Advisor, por lo que la mayoría de sus clientes es extranjera. Como sea, venir aquí es algo único y saldrás gratamente sorprendido y satisfecho.

Para dormir, a unos 15 minutos de ahí se encuentra el Axkan Arte Hotel Palenque, un concepto de pequeñas cabañas que combinan una decoración moderna con el estilo prehispánico. Resulta una opción cómoda para descansar en medio de la naturaleza que te envuelve con el sonido de cigarras, grillos y aves, atmósfera coronada por los inconfundibles aullidos de los monos saraguatos.

Con todo este puñado de experiencias te conectarás irremediablemente con la naturaleza y una cultura fascinante; aprenderás, comerás delicioso y hasta dormirás como un ángel.

NO OLVIDES LLEVAR

* Repelente

* Agua

* Bloqueador solar

* Gorra o sombrero

* Traje de baño

* Calzado todo terreno

* Ropa cómoda y fresca

* Dispositivos para cámara, teléfono, etcétera... resistentes al agua

* Baterías de repuesto y cargadores

* Te sugerimos dejar el maquillaje en casa

EN LA WEB

Consulta el sitio: turismochiapas.gob.mx.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...