20 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Ley Garrote, Ley Bonilla y otros 'experimentos'

Sin lugar a dudas

PATRICIO DE LA FUENTE
viernes 02 de agosto 2019, actualizada 7:26 am


Enlace copiado

"Los hombres se quejan de la injusticia y el abuso hasta que son capaces de ganar fuerza. Una vez que este poder está en sus manos, lo usan si es necesario para la comisión de injusticias y abusos". — Henry Becque

Tirar una piedra y esconder la mano. Silencios inexplicables que se confunden con sumisión o peor aún, complicidad. El que calla otorga. Voces disímbolas dentro de la 4T, pero son las menos. Por ahora, presencias cautelosas que esperemos se pronuncien como es debido: desde la severidad que condena cualquier atisbo de tentación autoritaria por más mínimo que parezca. Lo que hoy se pierde en el barullo noticioso, mañana podría dejarnos maniatados ante los abusos de poder de nuestra clase política sin importar el color o partido.

No es para menos. Las llamadas Ley Garrote, Ley Bonilla y las consultas a mano alzada, son contrarias a la normatividad democrática que tanto nos ha costado edificar. Y es que como si viviéramos a merced de un filme de Luis Estrada, en Baja California, el Congreso Estatal decidió, confabulado y en lo obscurito, ampliar el período del gobernador de 2 a 5 años.

La presidenta de Morena justificó tal aberración diciendo que organizar elecciones cada 3 años era una flojera, algo muy complicado. Pudo haber interpuesto una acción de inconstitucionalidad desde el Poder Ejecutivo, sin embargo Andrés Manuel López Obrador, en vez de condenar dicho atropello, se dijo respetuoso de la autonomía y las decisiones de los congresos estatales y el Poder Judicial, por ende no meterá las manos, dijo.

Eso sí, cuando dicho poder se ha pronunciado en contra de la cancelación del NAICM u otros temas que afectan a la actual administración, el propio presidente los ataca con inusitada virulencia.

Nadie, en el Gobierno de la República, asume la responsabilidad sobre acciones en apariencia aisladas, que esperamos no sean preámbulo de lo que podría venir: un país que ceda ante la tentación del ejercicio de la presidencia imperial y en detrimento de organismos e instituciones autónomas que son necesarias pues fungen como contrapeso y vigilan que el gobierno se ciña a lo que marca la Constitución. Por ello, resulta apremiante exigir cuentas ante acciones de tufo autoritario que amenazan a nuestra democracia y sus equilibrios. Algo huele mal, de ahí la urgencia que desde el Gobierno se expliquen los sinsentidos a los que hoy estamos asistiendo.

En su colaboración para Reforma, el caricaturista Paco Calderón publicó un cartón titulado "Experimentos". Verlo eriza la piel y nos remite a tiempos no muy lejanos. En él aparece el presidente de México; ufano, está regando tres macetas. Nadie sabe a ciencia cierta qué germinará de cada una, pero los experimentos están ahí: "Mano Alzada", "Extensión de Mandato" y "Ley Garrote". Sinsentidos y contradicciones de una Cuarta Transformación que se dice de izquierda y liberal, pero que en la praxis da visos de ser profundamente conservadora. Ejemplos sobran. Un presidente que admira a Benito Juárez, pidiéndole a iglesias y organizaciones afines a la 4T que repartan la Cartilla Moral de Alfonso Reyes, como si el fin del Estado fuese el normar la conducta familiar y privada de sus ciudadanos.

En Tabasco, cuna del lopezobradorismo, se busca criminalizar y castigar el libre derecho a la manifestación. La amnesia selectiva que pasa por alto que fue precisamente el hoy presidente, quien construyó su propia narrativa mediante la toma de pozos petroleros y la instalación de carpas sobre Paseo de la Reforma hacia 2006.

La Ley Garrote señala que se impondrá prisión de hasta 13 años y una multa de hasta 168 mil pesos a quien impida el tránsito de personas, vehículos o maquinaria para obras públicas o privadas. El gobernador del estado busca que nada ni nadie frustre la edificación de la refinería de Dos Bocas, otro de los muchos sueños guajiros y proyectos no viables que está destinado al fracaso.

Sinsentidos, ayer las grandes conquistas de la izquierda se lograron gracias a la protesta y a la libre manifestación de las ideas; hoy se criminaliza a quien ose contradecir a los remanentes aquella izquierda -si así se le puede llamar- que actualmente gobierna y que se ha tornado intolerante y de piel delgada ante sus críticos.

Ojalá nos equivoquemos, pero el experimento del que habla Paco Calderón marcha, y marcha muy bien.

SIEMPRE HAY UN TUIT

El 23 de marzo de 2014, Andrés Manuel López Obrador publicó un tuit que decía lo siguiente: "En enero la economía creció 0.8%, es decir, nada. EPN y Videgaray no saben como hacerlo. Perdón, pero con nosotros será distinto y mejor".

Años después y según cifras dadas a conocer por el Instituto Nacional de Estadística, (INEGI) el Producto Interno Bruto (PIB) de México aumentó 0.1% en términos reales durante el segundo trimestre de 2019. Si bien -por ahora- evitamos entrar en recesión como pronosticaban muchos, el hecho de haber aprobado de panzazo no es algo para celebrarse. Sin embargo, el hoy presidente festejó la noticia y estimó que vamos muy bien. Me pregunto qué habría dicho el Andrés Manuel candidato, aquél que despotricaba ante el 0.8% de tiempos de Peña Nieto.

No cabe duda que no es lo mismo ser borracho, que cantinero.

Twitter @patoloquasto
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...