17 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Populismo

Diálogo

YAMIL DARWICH
jueves 25 de julio 2019, actualizada 7:29 am


Enlace copiado

Hace algunas semanas le compartí mis anotaciones sobre el neoliberalismo; el propósito fue establecer bases adecuadas y con información imparcial, no manipulada, para establecer el diálogo.

Ahora lo hago con la contraparte: el populismo, que por definición es la "tendencia política que pretende atraer a las clases populares".

Se trata de ofrecer a las clases socioeconómicas bajas y educativamente desprotegidas del Estado la posibilidad de vencer a la pobreza con base en la solidaridad, comprendiendo su realidad, comprometiéndose en solidaridad y subsidiaridad, dándoles los apoyos materiales necesarios, principalmente económicos, para que puedan solventar sus necesidades de alimentación, vestido, vivienda, educación y salud.

Algunos autores le llaman "antielitismo", orientado al señalamiento de culpa hacia los ricos capitalistas y, dado el caso, atacar a la injusticia y su manipulación, que tiene relación directa con acusar a aquellos - en lo individual - que son responsables del abuso y la pobreza del pueblo.

Cas Mudde y Cristóbal Rovira Kaltwasser, reconocidos estudiosos del populismo, lo definen como "una ideología delgada, que considera a la sociedad dividida básicamente en dos campos homogéneos y antagónicos: el pueblo puro frente a la élite corrupta". Sostienen que la política debe ser expresión de la voluntad popular: el pueblo.

¿Recuerda la Oclocracia?: el gobierno en manos de la muchedumbre.

Para comprender sus variantes, se han definido cuatro posturas del populismo:

ESTRUCTURALISTAS:

que busca alianzas entre todos, creando una estructura piramidal, apoyándose en un liderazgo carismático y buscando la industrialización del país para sustituir importaciones. ¿Recuerda al proteccionismo económico del México del siglo anterior?


ECONÓMICAS:

aplicando políticas macroeconómicas que les ayude a ganar elecciones y que luego generan niveles de gasto insostenible por lo que deben aplicar ajustes y crear círculos viciosos. Venezuela es el caso reciente y escandaloso, aunque ya tiene cabida en la definición de los sistemas políticos dictatoriales.


POLÍTICO-ESTRATÉGICA:

con liderazgos carismáticos, que mueven seguidores a voluntad y que buscan mantener una plataforma electoral que le dé continuidad. Se soporta en apoyos económicos y en especie, desde dinero hasta materiales y condonación de pagos al sistema. Los partidos mexicanos tienen mucho de eso: tarjetas de débito, entrega de cemento, varilla y otros, como condonación de pagos.

En su discurso buscan construirse una identidad benefactora, denunciando demandas sociales insatisfechas y señalando a las élites como culpables.

Podríamos definirle como postura política subjetiva y el mayor riesgo está en el predominio de sus planteamientos emocionales sobre los racionales.

El presidencialismo se basa en una imagen de líder fuerte, capaz de convencer a las masas, quien se apoya en la creación de grupos mayoritarios que reciben beneficios a cambio de apoyo y lealtad.

Es un enfoque de política social basada en el idealismo, lo que debiera ser y no lo que realmente es, lo que los autores llaman "Idiacionismo del populismo".

El antecedente europeo es la movilización campesina contra el zarismo, buscando defender sus derechos, que ocasionó el asesinato de Alejandro II y lo que entonces llamaron 'repartición negra'.

El antecedente americano está referido a los Estados Unidos de Norteamérica, el llamado 'populismo de pradera', que en finales del siglo XIX formó su propio partido 'del pueblo' representante de los intereses de los agricultores y trabajadores contra la élite de banqueros y políticos urbanos. Pronto decreció y terminó por fusionarse al partido demócrata.

Los casos de Latinoamérica ya han sido mencionados; los tres ejemplos más representativos son: Argentina, con Juan Domingo Perón; Brasil, con Getúlio Vargas y Ecuador, con José María Velasco Ibarra. Usted ya conoce los respectivos desenlaces. Incluya las catástrofes económicas en cada uno de los casos.

El populismo ha sido considerado como el 'idealismo aplicado a la política social', una aspiración humana legítima, que ha sido promovida desde el inicio de la historia mundial; de hecho, los primeros cristianos vivieron una especie de socialismo en el que todo era de todos, compartido conforme a las necesidades de cada familia y que, desafortunadamente, tampoco funcionó.

Buscar la justicia social; estatalizar las instituciones ejerciendo control sobre los poderes; contener, someter o expatriar a la iniciativa privada; promover el liderazgo del caudillo; proteccionismo nacional, hasta encerrarlo en sí mismo y hacerlo autosuficiente, son verdaderos ideales que mueven al populismo.

Desafortunadamente, cuando históricamente aparecieron los primeros intentos, fracasaron y ahora el mundo es diferente al de siglos anteriores.

Recordemos que el sistema económico mundial se ha transformado en un coloso que engulle a los más débiles y exige alta competitividad a los estados del mundo. La educación, su base.

Intentar encerrarse y proteger a la economía interna, hoy día, es simplemente suicidio.

Con lo anterior y considerando que la historia deja experiencia, esperemos que nuestra aventura pueda tomar lo mejor del concepto ideal y considere el pragmatismo de la vida real, siempre espectando que, de nuevo, los mexicanos salgamos adelante.

¿Usted qué piensa?

[email protected]
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...