16 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Cultura

Escribe poesía a cajón abierto

SAÚL RODRÍGUEZ / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, sábado 13 de julio 2019, actualizada 10:58 am

Enlace copiado

Fue a los nueve años de edad que Lorena Fernández tuvo su primer acercamiento a la escritura. Su timidez se desenvolvió a nado en tinta y secó su expresión sobre papel. Mientras cursaba la primaria, concursó en un certamen literario y resultó ganadora. Aquella poesía es una de las que se incluyen en Cajones abiertos, su primer libro, donde, a través de la poética y la reflexión, comparte extractos de su vida.

TINTA ENTRE CAJONES

Influenciada por las obras de Octavio Paz, Sor Juana Inés de la Cruz y Ricardo Raphael, Fernández tomó su pluma y comenzó a capturar cada idea, para posteriormente depurarlas y quitarse esas máscaras de las que hablaba Paz. Tenía que ser sincera consigo misma.

“Las cosas que reflexiono, no las dejo al aire. Me gusta grabarlas. Me gusta escribirlas. Después de que las leo, las analizo más. Es como si me saliera de mí misma y viera todo lo que estoy pensando”.

Pero también se inspira en otros artistas. Su contacto con la escultura Mujer en llamas de Salvador Dalí fue una revolución en su pensamiento.

“Es una figura femenina que Dalí retrató sin una cara en sí y con tapándose la boca con la mano. Me llama la atención porque se basó en la etapa de la Segunda Guerra Mundial, donde la sociedad pasó por muchos cambios y la mujer no tenía voz. Primero, la postura de la estatua; segundo no tiene una cara fija porque representa a todas las mujeres; tercero, tiene unos cajones que representan el inconsciente. Así como Dalí lo maneja en la estatua, también así reflejo los pensamientos de mi inconsciente”.

Fernández indica que, entre las texturas de sus páginas, Cajones abiertos contiene su lado sensible, su lado oscuro, sus frustraciones y su carácter.

“Quise reflejar este camino que de la oscuridad te lleva a la plenitud. Encontrar la luz. Amar tus propios miedos, tus propios defectos. Es un viaje introspectivo para verlo de una forma que te enriquece. En el libro plasmé toda la oscuridad y lo que me llevó a conocer mi luz propia”.

La joven escritora comparte que al principio era difícil compartir estos “cajones”. Cuestionarse a sí misma supuso un reto para soltar sus palabras y dejar que los lectores se apropiaran de ellas. Menciona que la escritura y la lectura pueden ayudar a cualquier ser humano a crecer como persona. Un proceso introspectivo que indaga en el “yo” y brota en forma de palabra.

La tarde de ayer, Lorena Fernández presentó Cajones abiertos en el Auditorio Municipal de su natal San Pedro, Coahuila.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...