18 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Hacer del agua una prioridad local, nacional y global

EMBAJADOR JORGE ÁLVAREZ FUENTES
miércoles 10 de julio 2019, actualizada 7:31 am


Enlace copiado

Continuar participando en la agenda mundial del agua es de vital importancia para México. Lo es, porque participar de manera activa, permite que las distintas instancias de gobierno responsables del agua, tanto en el ámbito federal, como la SEMARNAT y la CONAGUA, como a nivel de los estados y de los municipios más importantes, sigan intercambiando y diseminando conocimientos, se obtenga información y se conozcan -en sus componentes técnicos y políticos-, las diferentes acciones emprendidas, valorándose proyectos, programas y experiencias de otros países, de manera tal, que la toma de decisiones y la ejecución de proyectos en nuestro país estén en las mejores condiciones posibles de adoptar y adaptar las mejores prácticas, evaluando y comparando los esfuerzos realizados por otros gobiernos, organizaciones civiles y organismos. Ello con el objetivo de seguir trabajando, de manera estrecha y propositiva con la FAO, la UNESCO o el Consejo Mundial del Agua, entre otras. Hacerlo resulta de importancia estratégica para que haya un desarrollo humano sustentable en México, respecto de la gestión integral y social del agua en las ciudades grandes y medianas, en las regiones agrícolas, en favor de la conservación de ríos y cuencas, el manejo sustentable de los acuíferos, la viabilidad y sustentabilidad de nuevas plantas hidroeléctricas, la medición de la extracción del agua subterránea mediante pozos, o la construcción de acueductos, además del mantenimiento de proyectos de infraestructura hidráulica.

Cada uno en su ámbito de acción, debemos estar plenamente conscientes que el agua es determinante para resolver los grandes desafíos globales. Dicha conciencia demanda actuar en consecuencia. No podemos permanecer preocupados, expectantes o aislados. La ONU ha insistido en que el agua está en el epicentro del desarrollo sostenible, siendo fundamental para el desarrollo socioeconómico, la generación y distribución de energía, el desarrollo sustentable de la agricultura y la producción de alimentos, la necesaria conservación de tierras, ríos y océanos y el debido aprovechamiento de los ecosistemas saludables; porque al final del día, de ello depende la supervivencia misma de la humanidad. La gestión integral y social del agua es también determinante para que avancemos, con éxito y de manera urgente en el combate y adaptación al cambio climático, siendo el agua el vínculo crucial entre la sociedad y el medioambiente.

El agua es, además, una cuestión de derechos. A medida que aumenta la población mundial, se generan necesidades crecientes, y, en consecuencia, son más apremiantes las presiones para dirimir y conciliar entre las demandas comerciales e industriales por los recursos hídricos y el derecho de las comunidades y los individuos, en las ciudades y en el campo, a tener suficiente agua de calidad para satisfacer sus necesidades. Para lograr avances, el agua y los sistemas de saneamiento no pueden ser considerados en forma separada, ambos son vitales para reducir las enfermedades y para mejorar los servicios de salud, elevar la educación y la productividad económica de las ciudades, comunidades e individuos.

La problemática en el mundo respecto del agua plantea retos colosales, en distintos ámbitos y a todos los niveles. Datos recientes de la UNESCO, la OMS, la FAO y la UNICEF confirman que la escasez de agua afecta ya a 4 de cada 10 personas en el mundo; que 2.1 billones de personas carecen de acceso a servicios de agua potable gestionados de manera segura, y que 4.5 billones de personas no tienen servicios de saneamiento; asimismo, que 340 mil niños, menores de 5 años, mueren cada año por enfermedades diarreicas. También que el 90 % de los desastres naturales están relacionados con el agua; el 80 % de las aguas residuales retornan a los ecosistemas, sin ser tratadas o reutilizadas; que la agricultura representa el 70% de la extracción de agua y que el 75 % de ésta se utiliza para generar energía. Igualmente, que más de dos tercios de los ríos y los acuíferos transfronterizos no tienen una gestión compartida.

Si tenemos presente lo anterior y se toman acciones, se podrá avanzar mejor, con la participación de todos los actores, contando con el acompañamiento internacional, beneficiándonos de las experiencias y los avances tecnológicos relevantes en países de África, América Latina y Asia, sin dejar de obtener el expertise de organismos y resolver sobre algunos megaproyectos que constituyen enormes retos para México en materia hidráulica. Sea la decisión de cancelar o replantear el Proyecto Integral Morelos, impulsado por la CFE (que implica la construcción de una termoeléctrica en Huesca, un gaseoducto y un acueducto), el cual pone en riesgo a comunidades y las confronta con empresas que ya han obtenido concesiones, estando muy comprometida la gestión eficaz y transparente de los gobiernos, habiendo múltiples intereses en juego en Morelos, Puebla y Tlaxcala. O bien, resolver la conveniencia de continuar o descartar obras de infraestructura en hidroelectricidad, como las presas de Milpillas en Zacatecas o de El Zapotillo, en Jalisco, que reviste enorme interés no sólo para Guadalajara, sino para León; o resolver sobre otros como el proyecto Cuyutlán - Manzanillo o la pretendida construcción de una presa y un acueducto en el Río Los Horcones, en Bahía de Banderas, Jalisco, en lugar de hacer del cañón una reserva natural protegida. Incluso sobre la atención y solución que reclama la creciente demanda de agua en la Comarca Lagunera, inmersa en presiones y disputas.

Mucho está de por medio si el objetivo es lograr una gestión integrada de los recursos hídricos, una gobernanza local para los usos múltiples del agua y que, en los hechos, sea el Estado quien garantice el derecho humano al agua, siendo la Ley General de Aguas Nacionales la establece las bases, apoyos y modalidades que permitan cumplir con el acceso y uso equitativo y sustentable de los recursos hídricos. Los conocimientos y la experiencia internacional de los actuales titulares de SEMARNAT y la CONAGUA, son de gran valía. Hagamos nuestra la agenda global del agua.

@JAlvarezFuentes
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...