18 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Torreón

¿Dónde quedó el primer museo de Torreón?

Ya no queda nada de lo que fue el primer museo de la ciudad que contaba con acervo que donó la periodista y novelista lagunera Magdalena Mondragón, del cual, se desconoce el paradero de sus piezas.

FABIOLA P. CANEDO / EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, domingo 30 de junio 2019, actualizada 9:16 am

Enlace copiado

Eran los años sesenta y en la ciudad de Torreón no existía ningún museo. Aunque la región era pujante y se encontraba en constante desarrollo, había un evidente vacío en términos culturales que la propia sociedad buscaba llenar. En este contexto, una lagunera donó el primer museo para la ciudad, del que hoy no queda nada.

La colección privada estaba conformada por obras de arte, piezas arqueológicas, más de tres mil libros, artesanías mexicanas, muebles antiguos, pinturas e incluso un mural, y pertenecía a Magdalena Mondragón, periodista y novelista lagunera, reconocida a nivel nacional por ser la primera mujer en dirigir un periódico en México, y por haber realizado entrevistas al presidente estadounidense Franklin Roosevelt y al recién exiliado Plutarco Elías Calles.

LAGUNERA DESTACADA

Yolanda Mondragón, sobrina de Magdalena, le recuerda como una mujer de carácter fuerte, muy centrada, de voz firme, inteligente y muy directa.

"No se andaba con rodeos", agregó Yolanda Marrero, cuñada de la periodista.

Magdalena Mondragón Aguirre nació en Torreón el 14 de julio de 1913 y murió el 5 de julio de 1989 en la Ciudad de México. Trabajó en diferentes periódicos, nacionales y locales, entre ellos, El Siglo de Torreón, con una trayectoria de más de 50 años en el periodismo.

Cuenta con una gran cantidad de libros y novelas, una de las cuáles, "Yo, como Pobre", fue editada en Estados Unidos y seleccionada como Libro del Año en Lengua Extranjera, además de que se consolidó como parte de un programa de lectura en el vecino país.

Su padre era médico, Adolfo Mondragón, y contaba con gran prestigio social en la ciudad, pues en 1905 fue fundador de una de las primeras clínicas en Torreón, la Casa de la Salud de La Laguna, que luego sería conocido como Sanatorio Mondragón. La finca aún se conserva en la avenida Morelos y calle 8, parte de su estructura tiene un torreón en esta esquina.

"Su hija, Magdalena, creció en un ambiente de una persona culta, preparada, proclive a la lectura, a las artes, a la música, lo que la influenció de manera muy importante, a tal punto que su papá lejos de desalentarla por inclinarse a la escritura, las artes y el periodismo, la apoyó", explicó Carlos Castañón Cuadros, director del Archivo Municipal.

Dada la escasa oferta educativa que había en la ciudad en aquellos años, Magdalena cursó una carrera comercial y luego emigró a la ciudad de México para continuar su formación como escritora en la Facultad de Filosofía y Letras en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), donde también cursó una maestría en Letras.

"Ella terminaría por convertirse en la periodista más importante que ha dado la Comarca Lagunera en su historia, fue la primera directora de un periódico nacional en el país, además tuvo la dicha de entrevistar al presidente Roosevelt, en Estados Unidos, durante una estancia en Washington", comentó el historiador.

Magdalena no había llegado a la ciudad norteamericana por motivos laborales sino de forma personal, sin embargo, su instinto periodístico prevalecía ante todo y, aprovechando los contactos que tenía su padre, terminó por ser recibida por el presidente en la Casa Blanca.

Siendo una mujer exitosa en su trabajo e interesada en la cultura, tenía relación con el ambiente intelectual en México, guardaba amistad con pintores, escritores, muralistas, artistas.

La familia recuerda que, en uno de los viajes de Magdalena a Torreón, vino acompañada por su amigo Diego Rivera, quien se sentó en una silla que aún se conserva en la entrada del hogar, pero ante su corpulencia y gran altura, la silla de madera terminó por romperse y el artista cayó al piso.

En su vida tan fructífera, Magdalena fue acumulando obras de arte, piezas arqueológicas, reunió una biblioteca con más de tres mil ejemplares, artesanías mexicanas, muebles antiguos, pinturas e incluso un mural, logró así juntar una impresionante colección privada que, con generosidad, decidió en los años sesentas donar a la ciudad de Torreón.

PRIMER MUSEO

La colección privada de Magdalena Mondragón estaba valuada en un millón de pesos. Torreón en ese momento era considerado como el cuarto centro urbano en términos de indicadores económicos y demográficos del país, pero no tenía museos ni galerías artísticas, por lo que la lagunera decidió donar su biblioteca y su acervo a la ciudad que la vio nacer.

El tesoro artístico contaba con más de 80 cuadros en los que figuraban obras de Orozco, Desiderio Xochitiotzin, Manuel González Serrano, Luis Arenal, Aurora Reyes, José Clemente Orozco y otros, aparte de un mural de ocho metros de longitud de quien era el muralista más joven del país en aquellos años, Carlos Humberto Valencia.

En el texto "Magdalena Mondragón: su vida y su obra", la escritora Blanca Galván refiere que, con la intervención de notarios públicos y la directiva del Club de Leones, se dio fe de la donación del legado cultural el 8 de abril de 1969. El inventario eran siete hojas que describían los objetos, así como los tres mil libros de literatura moderna, teatro, novela, científicos y de arte.

"Dado el acendrado cariño que le tiene a Torreón, es su voluntad que este acervo pase en propiedad a la ciudad, con la condición de que se construyan un mínimo de tres salas adecuadas para la presentación y exhibición de los objetos inventariados", señala la fe notarial que se firmó. De acuerdo al inventario, había 87 pinturas, 16 esculturas además de artesanía mexicana y los libros en mención.

Se avisó mediante una carta al entonces gobernador, Braulio Fernández Aguirre, sobre la necesidad de contar con este museo, en enero de 1969, y luego al nuevo mandatario, Eulalio Gutiérrez Treviño, quien aseguró que se construiría el espacio. El acervo se mantuvo en resguardo, mientras tanto, en el sótano de la Escuela de Medicina, pero tras una fuerte lluvia y debido a problemas en el drenaje del lugar, la biblioteca se dañó en su totalidad y algunas piezas -que supuestamente estaban bajo llave-, desaparecieron. El saqueo había comenzado.

El Primer Museo de Torreón finalmente fue ubicado en el edificio adjunto a la preparatoria Venustiano Carranza -en bulevar Revolución y Paseo de la Rosita, hoy ya demolido-, y llevaba el nombre de la periodista. En el segundo piso estaba la biblioteca, en la entrada quedaron instaladas esculturas de piedra, la espada de Venustiano Carranza. En la planta baja, objetos que pertenecieron a los primitivos laguneros, desde conchas petrificadas hasta entierros conservados. En otra sala estaba el mural de Valencia, numerosos y valiosos cuadros en óleo, acuarela, grabado, esculturas antiguas y modernas, artesanías, entre otros artículos.

Desde 1983, Galván advierte en su texto que el museo se encontraba muy descuidado y que se habían robado muchos objetos, entre ellos, las espadas y guantes con que Venustiano Carranza practicaba esgrima, cartas de Diego Rivera y Frida Kahlo, además de obras de arte como las de Wenceslao Rodríguez, con las que testimoniaba la presencia de los primitivos laguneros.

"Lo donó con la finalidad de que Torreón contara con un museo, era una época donde no existía ninguno en la ciudad, ahorita estamos rodeados de una serie de instituciones muy importantes pero eso no existía en aquellos años, Magdalena Mondragón fue una mujer muy visionaria y con un espíritu muy generoso decidió donarlo, con un procedimiento formal y un acuerdo con el rector, ante notario", explicó Castañón.

1

MILLÓN

de pesos, pero de los años 60, era el avalúo de la colección donada a Torreón.

ACERVO SAQUEADO

La colección se trajo de la Ciudad de México en dos camiones, dada la gran cantidad de objetos que contenía. El museo carecía del cuidado y normas de seguridad, por lo que fue perdiendo piezas hasta que terminó por desaparecer.

"Lo que en su momento fue el acervo de una de las escritoras laguneras más destacadas, termina por perderse y la pregunta que nos hacemos ahora es ¿dónde quedó el museo de Magdalena Mondragón? Una persona que, con generosidad, decide donar sus bienes a la ciudad de Torreón, y esos bienes terminan saqueados", comentó Castañón.

Consideró que los laguneros "hemos sido ingratos a la memoria", al no saber cuidar el Primer Museo de Torreón. A 30 años de su muerte, Castañón explicó que, en una época en la que las mujeres enfrentaban situaciones muy complicadas en términos de sus derechos y por supuesto, la falta de equidad, Magdalena Mondragón destacó por su brillantez, su capacidad intelectual y su espíritu de lucha.

Magdalena estuvo enterada del saqueo del tesoro que donó, lo que le llenó de tristeza. La familia trató de investigar qué ocurrió con las obras y hubo versiones de que fueron tomadas por políticos de alto nivel en el estado, a finales de los años setenta, ya sea para adornar sus casas o incluso algunas fueron subastadas en Estados Unidos.

"No se pudo recuperar nada, a mi papá le dijeron que podían decirle quien tenía todas las piezas y él dijo que contra esa gente tan poderosa no podía hacer nada, desgraciadamente ese museo quedó en el olvido, la preparatoria ya no existe y lo poquito que ha quedado ya no sabemos dónde esté, nos gustaría recuperar algo y que estuviera en un espacio digno, como el Museo Arocena, ella lo regaló con todo el cariño", dijo Yolanda Mondragón.

"En la escuela entró gente y se llevaron todo", añadió Yolanda Marrero, "su acervo valía mucho, le ofrecieron mucho dinero por ella y no quiso vender nada porque ella siempre dijo que era para su Torreón, yo destacaría mucho el amor que siempre sintió por la ciudad".

En su honor, la Asociación Nacional de Periodistas Mexicanas creó la Medalla Magdalena Mondragón que condecora a periodistas con una destacada trayectoria ininterrumpida así como personajes de la cultura. En Torreón, la calle 27 lleva el nombre de Magdalena Mondragón desde 1977, cuando fue nombrada Hija Predilecta de la ciudad.

El periodista José Muñoz Cota entrevistó a Magdalena Mondragón en el ocaso de su vida, tras ser operada por cáncer y ella le dijo: "Estoy sumamente amargada. He sabido que todo lo que doné a mi patria chica, Torreón, ha sufrido una rapiña reprobable y no se ha movido un solo dedo para impedirlo". La periodista comentó que esto ocurrió en el museo que inauguró el rector de la Universidad de Coahuila y Nazario Ortiz Garza.

Respecto a por qué no había protestado, Mondragón dijo que la donación fue a la universidad por medio de acta notarial y, al donar sus tesoros, dejó de ser dueña de ellos.

"Así que a los que robaron el museo no me robaron a mí, robaron a la Universidad de Coahuila y al pueblo de Torreón. Pero en fin, creo que ahora ya hay otros museos, y por algo se empieza. Ya la cultura vendrá".

Acervo perdido

El acervo que donó Magdalena Mondragón a Torreón:

*Más de 80 cuadros en los que figuraban obras de Orozco, Desiderio Xochitiotzin, Manuel González Serrano, Luis Arenal, Aurora Reyes, José Clemente Orozco y otros, aparte de un mural de ocho metros de longitud de quien era el muralista más joven del país en aquellos años, Carlos Humberto Valencia.

*Tres mil libros de literatura moderna, teatro, novela, científicos y de arte.

*16 esculturas.

*Artesanía mexicana.

*Piezas arqueológicas sobre los primitivos en esta ciudad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...