23 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Regalos de la naturaleza

A la ciudadanía

MANUEL VALENCIA CASTRO
miércoles 19 de junio 2019, actualizada 7:43 am


Enlace copiado

A pesar de nuestra actitud escéptica, desdeñosa y apática, la naturaleza continúa haciendo su trabajo contribuyendo con regalos que para las personas son vitales para su existencia y para tener una buena calidad de vida o bienestar humano. Nunca es tarde para reconsiderar nuestra actitud desconfiada frente a la naturaleza que nos ofrece bienes y servicios, reconociéndolos, viviéndolos con plena consciencia de su origen, permitiendo el crecimiento de nuestra sensibilidad y dejando de creer que el hombre es autosuficiente y que no necesita de la conexión con la naturaleza. Nada más alejado de la verdad.

Recientemente, el 6 de mayo de 2019 para ser preciso, se publicó el Resumen del Informe de Evaluación Mundial sobre la Diversidad Biológica y los Servicios de los Ecosistemas, elaborado por la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre la Diversidad Biológica y los Servicios de los Ecosistemas (IPBES por sus siglas en inglés), dirigido a los tomadores de decisiones y responsables de la formulación de políticas públicas. El IPBES está integrado por cientos de científicos de todo el mundo y los miles de estudios que han publicado. Desde 2005 con la publicación de la Evaluación del Milenio, no se publicaba un informe tan extenso sobre el estado actual de la biodiversidad y los servicios o regalos ambientales de los ecosistemas.

En este informe se destaca el papel esencial de la naturaleza y de sus contribuciones a la existencia humana, poniendo énfasis en una buena calidad de vida. A continuación se presenta en forma integra uno de los párrafos que resume la importancia de los servicios ambientales de los ecosistemas: "La mayoría de las contribuciones de la naturaleza a las personas no son completamente reemplazables, y algunas son insustituibles. La naturaleza desempeña un papel fundamental en el suministro de alimentos y piensos, energía, medicamentos, recursos genéticos y en una variedad de materiales fundamentales para el bienestar físico de las personas y para mantener la cultura. Por ejemplo, más de 2 mil millones de personas confían en el combustible de madera para satisfacer sus necesidades de energía primaria, se estima que 4 mil millones de personas dependen principalmente de los medicamentos naturales para su atención médica y alrededor del 70 por ciento de los medicamentos utilizados para el cáncer son naturales o los productos sintéticos están inspirados en ellos. La naturaleza, a través de sus procesos ecológicos y evolutivos, mantiene la calidad del aire, el agua dulce y los suelos de los que depende la humanidad, distribuye el agua dulce, regula el clima, proporciona polinización y control de plagas y reduce el impacto de los peligros naturales. Por ejemplo, más del 75 por ciento de los tipos de cultivos alimentarios mundiales, incluidas las frutas y verduras, y algunos de los cultivos comerciales más importantes, como el café, el cacao y las almendras, dependen de la polinización animal. Los ecosistemas marinos y terrestres son los únicos sumideros de las emisiones de carbono antropogénico, con un secuestro total de 5.6 gigatoneladas de carbono por año (el equivalente a aproximadamente el 60 % de las emisiones antropogénicas mundiales)."

"La naturaleza sustenta todas las dimensiones de la salud humana y contribuye a los aspectos no materiales de la calidad de vida: inspiración y aprendizaje, experiencias físicas y psicológicas e identidades de apoyo, que son fundamentales para la calidad de vida y la integridad cultural, incluso si su valor agregado es difícil cuantificar. La mayoría de las contribuciones de la naturaleza son coproducidas con personas, pero si bien los activos antropogénicos (conocimiento e instituciones, infraestructura tecnológica y capital financiero) pueden mejorar o reemplazar parcialmente algunas de esas contribuciones, algunas son insustituibles. La diversidad de la naturaleza mantiene la capacidad de la humanidad para elegir alternativas frente a un futuro incierto."

A diferencia de otros informes en este se matizan situaciones que explican la existencia de una distribución inequitativa en el tiempo y en el espacio, y entre los diferentes grupos sociales, de algunos de los beneficios de los ecosistemas: "Por ejemplo, aunque la producción de alimentos de hoy es suficiente para satisfacer las necesidades mundiales, aproximadamente el 11 % de la población mundial está desnutrida y las enfermedades relacionadas con la dieta generan el 20 % de la mortalidad prematura, relacionada tanto con la desnutrición como con la obesidad."

O, en otros casos, uno de los servicios ambientales crece con desmesura a costa de otros beneficios ambientales. Como la gran expansión en la producción de alimentos, forrajes, fibras y bioenergía, que se ha producido a costa de muchas otras contribuciones de la naturaleza a la calidad de vida, tales como, la regulación de la calidad del aire y el agua, la regulación del clima, la provisión de hábitats y la conservación del suelo.

Motivo de una siguiente colaboración es la presentación de un resumen de la alteración sin paralelo de la naturaleza y de los indicadores que muestran una disminución acelerada, como nunca antes visto en la historia del hombre, de la biodiversidad.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...