15 de julio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

POR EL AGENTE 007
miércoles 19 de junio 2019, actualizada 6:36 am

Enlace copiado

Después de que se llevó la rechifla del respetable, como parte del ya casi ritual protocolario en las giras del presidente Andrés Manuel López Obrador, al gobernador de Durango, José Rosas Aispuro, no le quedó de otra que echarle la culpa a la alcaldesa electa de Gómez Palacio, Marina Vitela, de la ocurrencia... perdón, decisión del preciso de cancelar el proyecto del Metrobús en La Laguna de Durango. No vaya a creer, estimado lector, que el gobernador utilizó la coincidencia de que la próxima mandamás de Gómez pertenezca a Morena para no decir que durante sus tres años de gobierno tampoco es que haya hecho demasiado que digamos para que el sistema de transporte salga adelante. Lo que sorprendió más que la asamblea a 'mano alzada', donde se canceló la construcción de un proyecto de movilidad metropolitana que favorece principalmente a los más necesitados, es que se sacaran de la manga que los recursos se podrían destinar para llevar agua potable desde la presa Francisco Zarco a los laguneros, un guion que para muchos le debieron pasar al presidente acá mismo en la región; aunque la pregunta del millón siga siendo ¿quién?

Algunos malpensados dicen que todo estuvo orquestado para que el gran tlatoani de la Cuarta Transformación se sintiera protegido, razón por la que los primeros lugares estuvieron ocupados por "ciudadanos" muy activos, mientras que en la parte de atrás gritaban enérgicos dos grupos: en el primero, los transportistas, quienes llevaron sus pancartas y lonas en contra del Metrobús; y en paralelo, los funcionarios del estado, cuyos gritos de apoyo al 'góber' Aispuro se perdían entre la multitud. Y a la que acomodaron entre los delegados blanquiazules fue a la alcaldesa electa de Morena, Marina Vitela. Luego de la decisión del "pueblo" de frenar el Metrobús, la primera en salir del recinto con rostro de enojó fue la actual alcaldesa, Lety Herrera. Ya en el aeropuerto de Torreón, una comitiva esperaba a don Andrés Manuel para tomarse la foto del recuerdo o pedirle algo, incluyendo a doña Marina, a quien no le sirvió de mucho ser del mismo partido del presidente. Los que tuvieron que darse codazos entre los fans, como cualquier mortal, fueron el 'góber' Rosas Aispuro y el alcalde Jorge Zermeño, quienes hicieron circo, maroma y teatro para pedirle al preciso un minuto de su valioso tiempo. Nuestros subagentes, disfrazados de reporteros mallugados, nos reportan fue tanto el furor de quienes lo despedían que la seguridad personal del presidente desconoció a los políticos panistas, que fueron aventados como ciudadanos de a pie.

Luego de que el presidente tomara el respectivo avión para enfilarse a seguir cancelando obras... perdón, programando obras, y ya que estuviera lejos, ahí sí salieron nuestros avezados políticos a descoserse en declaraciones. Que irresponsable, aventurado, imprudente, improvisado; todo lo que no se atrevieron a decirle a López Obrador durante el evento, lo dijeron después de que no obtuvieran la atención que sí han tenido otros políticos, como en Coahuila el 'góber' Miguel Riquelme, a quien por cierto, dicen, le llamaron de la propia oficina presidencial para solicitarle seguridad durante la gira presidencial por La Laguna, como si el presidente se sintiera más tranquilo de este lado del Nazas.

***

Y nuestros subagentes, disfrazados de copas de vino tinto, nos informan que sin duda alguna la foto más esperada durante la inauguración del Centro de Convenciones fue la del encuentro entre el diputado local panista y presidente de la Junta de Gobierno del Congreso de Coahuila, Marcelo Torres Cofiño, y el subsecretario de Egresos del Estado de Coahuila, Xavier Herrera Arroyo, priista y de los amores del 'góber' Riquelme, quienes al más puro estilo de "el beso de Judas" se saludaron y charlaron durante el recorrido por las instalaciones, pues de acuerdo con nuestros subagentes, capaces de ver el futuro, los astros están alineados para que ambos personajes del blanquiazul y del tricolor, respectivamente, vayan a pelearse... digo, contender por las próximas candidaturas para la alcaldía de Torreón, razón por la que últimamente ambos personajes se placean continuamente por la Perla de La Laguna acompañados de sus operadores políticos, como es el caso de Miguel Sáenz, a quien se le vio muy sonriente junto a Xavier Herrera durante el evento y atendiendo al final a un grupo de lideresas que no se quisieron retirar sin antes saludar a su próximo "candidato"; sin embargo, a decir de los presentes malpensados, la gráfica entre el diputado panista y el subsecretario de egresos habría sido la más cotizada si al dúo se le hubiera unido el diputado federal morenista Luis Fernando Salazar, el cual aseguran les hará frente por su partido, y quien, por cierto, no estuvo presente en el evento; quizá para evitar pasar por el bochornoso momento de tener que votar (si se hubiera dado el caso) por la cancelación de alguna obra para Coahuila, como pasó con el Metrobús para La Laguna de Durango.

Sin embargo, los que andan haciendo cambios para emprender el camino electoral son los aún sobrevivientes del PRI en Coahuila. Entre los movimientos, además de la depuración que está haciendo en su gabinete el 'góber' Miguel Riquelme, está el surgimiento de la Asociación de Servidores y Exservidores Públicos Priistas en la entidad. Sí, aunque suene a broma, la provincia contará con una oficina en la que coincidan esos ilustres ciudadanos revolucionarios e institucionales que han dado su vida para servir al estado, la cual será dirigida por el secretario de Gobierno, don José María Frausto Siller. Claro, todos no más en sus tiempos libres. Este movimiento se da a un año de renovar el Congreso Local, y en vías de fortalecer a los perfiles que podrían ser candidatos a las alcaldías por el RIP... perdón, PRI.

***

El que salió regañado por evidenciar... digo, confirmar que el Ayuntamiento de Torreón trabaja sin licencia oficial para restaurar la Casa Mudéjar fue Francisco Aguilar, delegado del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) en Coahuila. Cuentan nuestros subagentes, disfrazados de cantera de imitación, que el funcionario fue silenciado por parte de sus superiores en la capirucha del smog, por andar corroborando lo que las lenguas viperinas andaban lanzando en contra de la restauración de este edificio histórico. El delegado incluso explicó, con más lujo que detalle, que el municipio solo había reportado al INAH que sería una "una limpieza y fumigación", pero al paso del tiempo y de acuerdo al proyecto, de limpieza solo quedaría el polvo de las modificaciones que se le están realizando, incluso se incluirá una fuente que no existía. Y es que ahora los "rescatistas" dicen que tratan de subsanar los cambios de la anterior restauración a mediados de los noventa.

Llama la atención que tras la llamada de atención al funcionario, ahora sí existe una licencia oficial, la cual no llegará hasta la próxima semana, y será dada a conocer por una vocería que surgió de este proyecto y estará a cargo de dos directores del municipio, quienes sin ser arquitectos, ingenieros o tener conocimientos técnicos al respecto se harán cargo de explicar los detalles de la obra. Los subagentes, con cierto grado de sospechosismo, se preguntan si don Paco Aguilar, quien nunca ha escondido sus amores por el PRI, no está aprovechando que la restauración de la Casa Mudéjar la está haciendo un Gobierno panista y, como en el escándalo del petroglifo que presuntamente pintó y orinó la artista Mercedes Aquí, está involucrada la Secretaría de Cultura de Coahuila, pues se está haciendo el que la virgen le habla. ¿Será?

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...