23 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
Gómez Palacio y Lerdo

Bajo el sol, esperan apoyos federales

Esperaban un ficha con la que podrán cobrar los 2,550 pesos del programa 68 y Más

MA ELENA HOLGUÍN/EL SIGLO DE TORREÓN
GÓMEZ PALACIO, DURANGO, martes 11 de junio 2019, actualizada 9:02 am

Enlace copiado

Adultos mayores que se inscribieron al programa 68 y Más del Gobierno Federal, tuvieron que esperar por varias horas, expuestos al sol, al intenso calor y en condiciones inhumanas, a que se les entregara una ficha con la que a partir del jueves 13 de junio podrán cobrar los 2,550 pesos bimestrales que les tocan.

Cientos de beneficiarios, acompañados de algún familiar acudieron a la oficina de la Secretaría del Bienestar que se ubica en la planta baja de la presidencia municipal, cuyos empleados se vieron superados y evidenciaron la desorganización, falta de planeación y desconocimiento con que se llevaría a cabo el trámite, de ahí que en pocas horas predominó el caos.

Los adultos mayores fueron citados desde las ocho de la mañana hasta la una de la tarde; todos ellos iban con la idea de que ayer mismo les entregarían los cheques, pero luego se percataron de que solamente los llamaron para firmar un escrito y plasmar su huella dactilar, a cambio del cual les darán una ficha con la que podrán cobrar después.

Conforme avanzaba la mañana, la única fila se iba haciendo más larga y esto ocasionó que quedaran expuestos al sol intenso en la explanada de la presidencia, situación de la que no escaparon personas con problemas de salud, así como en sillas de ruedas o con bastones que apenas podían sostenerse de pie.

Sus familiares les pidieron permanecer adentro, en la planta baja de presidencia, mientras ellos cuidaban el lugar en la fila protegiéndose con sombrillas o cartones.

Al no haber espacio ni las condiciones adecuadas, las señoras de edad avanzada se vieron obligadas a sentarse en el suelo y en las escalinatas que dan hacia el segundo piso. Algunos señores hasta se acostaron reflejando cansancio y fastidio por la espera.

Aunque después se abrió una fila especial para discapacitados, esto no resolvió el problema, pues la saturación del lugar hizo que quienes se desplazan en bordones o sillas de ruedas se arremolinaran a la espera de ser atendidos en la ventanilla de Bienestar, bloqueando el acceso a quienes iban a efectuar trámites a las oficinas municipales, cuya actividad se vio trastocada por la desorganización de la dependencia federal.

Ahí adentro, el calor era insoportable y los ventiladores portátiles fueron insuficientes, por lo que hubo algunas beneficiarias que prefirieron regresar a sus casas tras presentar algunos síntomas de deshidratación o debilidad.

Luego de varias horas, la desesperación se hizo presente y se dieron empujones, enfrentamientos verbales e intentos de agresión física porque hubo quienes se metieron a la fila o se adelantaron; tras estos conatos, policías preventivos se hicieron presentes para tratar de mantener el orden, mientras las empleadas de Bienestar llamaban a gritos a quienes les tocaba entregar papelería.

Familiares de los beneficiarios del 68 y Más consideraron indigno e inhumano el trato que se les dio, y cuestionaron que se les haya citado a todos el mismo día y que por lo menos, no hayan puesto toldos o lonas "como los que ponen en sus eventos oficiales" para hacer menos pesada la espera. También criticaron que no se les haya ofrecido una botella de agua.

Señalaron que hace dos meses enfrentaron la misma odisea porque se acabó el dinero y los tuvieron esperando por horas, aunque en esa ocasión fue en el gimnasio municipal Luis L. Vargas que esta vez no fue posible utilizar porque estuvo ocupado por migrantes.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...