15 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

La oportunidad

No hagas cosas buenas...

ENRIQUE IRAZOQUI
viernes 31 de mayo 2019, actualizada 1:50 pm

Enlace copiado

El día de ayer se realizó en Torreón un foro para hablar de la cultura del agua. De primera, la intención de la convocatoria era contar con los gobernadores de Coahuila, el ingeniero Miguel Ángel Riquelme Solís y el gobernador de Durango, doctor José Rosas Aispuro. También fueron convocados los alcaldes de las ciudades principales de La Laguna. Jorge Zermeño, presidente de Torreón, al final fue quien hizo cabeza.

Aduciendo razones de agenda, ni Riquelme Solís ni Aispuro Torres pudieron asistir, en su lugar enviaron a sus secretarios de gobierno, Jesús María Franco y Adrián Alanís Quiñones, por Coahuila y Durango respectivamente. También vistieron el evento los líderes de las cámaras empresariales del sector.

El foro fue organizado de tal forma para ser punta de lanza, en aras de generar una acción en la que aparentemente empresarios del sector primario de la economía (agricultores y ordeñadores fundamentalmente) hoy están dispuestos a realizar las acciones necesarias para darle viabilidad económica y a la vez sustentabilidad ambiental a la industria agropecuaria de la región.

Esto surge a raíz de los dichos del presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, donde declaró que ya no era posible mantener en La Laguna una cuenca lechera que por naturaleza propia requiere ingentes cantidades de agua, ya sea para saciar tanto a las propias vacas productoras como al alimento que tanto volumen del vital líquido requiere para ser producido. En tal declaración, el mandatario López propuso sitios con mucha mayor disponibilidad de agua en el país para seguir produciendo leche; es específico mencionó a su estado natal: Tabasco.

Ante tales circunstancias, es menester poner atención a lo que desde ayer se generó en el foro. Puntualmente el pronunciamiento fue por la urgencia de construir una potabilizadora que abastezca a la zona conurbada de La Laguna partiendo de un volumen que proporcione la presa Francisco Zarco, vaso regulador de la presa Lázaro Cárdenas -conocida popularmente como la presa "El Palmito"-.

No hay duda de que efectivamente potabilizar el agua que viene de Las Tórtolas -así se le conoce en la región a la Zarco- es sin duda la rápida solución a las aguas envenenadas de arsénico que se bombean a pronunciadas profundidades derivadas de la sobreexplotación de los mantos freáticos laguneros. Pero no es lo único.

Por primera vez, y eso hay que celebrarlo, dentro de las torpezas del nuevo Gobierno de la república, como la cancelación del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México, la anunciada construcción de la inviable refinería de Dos Bocas en Tabasco y el ilógico desarrollo del Tren Maya, la administración de Andrés Manuel López Obrador está demostrando que no responde a intereses económicos ni responde a la ciencia de la economía. En esa tesitura, así como el flamante presidente de México es capaz de sostener ideas incoherentes, también por otro lado demuestra que no es servil ni mucho menos a los dueños del dinero. Ahí está el riesgo y ahí también está la oportunidad.

El foro de sustento del agua celebrado ayer, si se mira con profundidad, puede ser el inicio de una cadena de acciones con todos los involucrados para de una vez parar la sobreexplotación que sin duda sufre el subsuelo lagunero, pero a la vez generar una serie de políticas que lejos de golpear la exitosa industria agropecuaria de la región, la impulse todavía más y la expanda, pero siempre dentro de la sustentabilidad. Hay que hacer votos por que así suceda y aprovechar la oportunidad que hoy por las circunstancias se presenta.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...