17 de septiembre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Seguridad hídrica y Foro de Agua

A la ciudadanía

GERARDO JIMÉNEZ GONZÁLEZ
miércoles 29 de mayo 2019, actualizada 7:28 am


Enlace copiado

Seguridad hídrica es un término que se viene utilizando cada vez con más frecuencia. Algunos organismos internacionales como Global Water Partnership (GWP, 2010) señalan que "Lograr la seguridad hídrica significa satisfacer las necesidades humanas así como las de los ecosistemas. Para ello es necesario que ocurran cambios fundamentales en los valores, creencias, percepciones y posiciones políticas, no solo en las instituciones de gestión del agua, sino también en cada una de las partes interesadas. El progreso puede llegar a ser lento y las situaciones complejas, pero no hay realmente otra alternativa para el futuro de la humanidad que un mundo con seguridad hídrica. Debemos afrontar este desafío."

Aunque parezca paradójico, los laguneros enfrentamos un serio problema de seguridad hídrica, y digo paradójico porque somos una de las pocas regiones dentro del desierto Chihuahuense que disponemos de la suficiente agua para satisfacer la demanda que requiere la población y la economía, el problema es que no estamos realizando un manejo y uso sostenible de este recurso.

Mientras que ciudades como Saltillo están gestionando suministros de agua alternos a los que tiene por 32 Hm3 en el Acuífero Saltillo Sur, lo que ha provocado una controversia con sus vecinos de General Cepeda y Parras, en Laguna disponemos cada año de 1,000 a 1,500 Hm3 de los escurrimientos superficiales y los depósitos subterráneos que nos proveen los ríos Nazas y Aguanaval. Los saltillenses justamente buscan fuentes alternas porque las disponibles son insuficientes para cubrir su demanda, y los laguneros lo que tenemos que hacer es mejorar el manejo del agua disponible, nada tenemos que hacer buscando otras fuentes.

Aunque resulta increíble para la mayor parte de los laguneros y de toda aquella persona que nos ve desde fuera de la región, tenemos problemas de abasto de agua para la población y la que se nos suministra está contaminada, principalmente con Arsénico. Tal parece que la mayor parte de los laguneros no nos damos cuenta de lo que pasa o nos ha faltado imaginación para entender y corregir este desafortunado manejo que realizamos del agua, particularmente la subterránea del Acuífero Principal.

En las élites económicas y políticas existe resistencia a reconocer que el manejo del agua que realizamos no es la adecuada, es insostenible, y como dice GWP, se resisten a cambiar sus valores y percepciones actuales, sobre todo en situaciones complejas como la que vivimos en La Laguna. Observamos en ellas una búsqueda de soluciones cortoplacistas, no incorporan una visión futura del desarrollo regional, evadiendo el problema central que es la sobreexplotación y contaminación del agua subterránea, explorando alternativas temporales y tangenciales como la potabilización de aguas superficiales, cuando debemos centrar nuestros esfuerzos y recursos en recuperar el Acuífero Principal.

Si no pensamos con identidad como laguneros y trazamos un horizonte viable para lograr un desarrollo sostenible de nuestra región, quedaremos expuestos ante las generaciones futuras como simuladores, incapaces de ofrecernos la oportunidad de garantizar la seguridad hídrica a nuestros descendientes, ya que no solo debemos reducir la demanda de agua a la disponibilidad existente sino asegurar reservas para enfrentar las contingencias que nos depara en el futuro próximo el cambio climático, y esas reservas de agua están en el subsuelo. No podemos negar, como lo hace Trump, este desequilibrio global del planeta que nosotros mismos estamos precipitando.

Sería afortunado que las futuras generaciones recuerden que cuando era alcalde, gobernador o presidente de la república, fulano o zutano, o cualquier referente generacional, tuvimos la oportunidad de corregir este problema y lo hicimos, y no lo contrario. No le demos vuelta al asunto, el problema del agua en La laguna no se resolverá "en forma definitiva", como anuncian mediáticamente algunos de nuestros gobernantes, con filtros en los pozos o potabilizadoras, sino detenemos la sobreexplotación de los acuíferos. No se resolverá en forma definitiva en el corto plazo, pero si es posible ahora trazar el camino para hacerlo con resultados tangibles en beneficio de nuestra y, sobre todo, las siguientes generaciones; le apostamos a lograr la seguridad hídrica presente y futura de los laguneros, ese es el reto que enfrentamos, como señala GWP.

Algunos ciudadanos y académicos laguneros estamos buscando y proponiendo alternativas para trazar ese camino sin desequilibrar la economía local, consultamos expertos en geohidrología de instituciones prestigiadas como la UNAM, creemos que es factible recuperar el Acuífero Principal con medidas como regular los bombeos para evitar la extracción ilícita de agua, usar aguas superficiales como recarga artificial, reconvertir el patrón de cultivos y continuar con la tecnificación del riego.

Vemos con buenos ojos que el gobierno federal convoque a un "Foro sobre agua y desarrollo sostenible" el próximo jueves 30 de mayo en la Universidad Iberoamericana, porque representa una oportunidad de ponernos de acuerdo para encontrar y aplicar las alternativas más viables que resuelvan esta problemática, por lo que invitamos a la ciudadanía asista, y si no puede hacerlo este pendiente de sus resultados, podrán ser trascendentales no solo para quienes acudamos, sino para todos los laguneros.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...