20 de mayo de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

No es justo

No hagas cosas buenas...

ENRIQUE IRAZOQUI
viernes 17 de mayo 2019, actualizada 8:22 am

Antier en un domicilio frente al céntrico Bosque Venustiano Carranza fueron arteramente asesinados un par de jóvenes, quienes eran recientes inquilinos de la propiedad donde fueron ultimados, según información extraoficial.

Es un hecho escabroso, como lo son todos los homicidios en modalidad de ejecuciones. La violencia en México, que este año, según las cifras disponibles, está en su punto más alto en la historia, ha dado desde hace algunos años para acá un respiro a Coahuila y Durango, que han dejado de ser entidades con los más altos índices de muertes. Particularmente La Laguna estuvo hace poco más de un quinquenio en las zonas conurbadas con más ejecuciones por año, lo cual evidentemente ha disminuido sensiblemente.

Sin embargo, lejos estamos de ser un país en el que el crimen organizado haya optado por dejar de recurrir a las armas para alcanzar sus propósitos. Si bien es cierto que en lo que respecta a la Comarca Lagunera evidentemente la labor del Gobierno en su orden estatal y municipal (tanto en Coahuila como en Durango, al igual que sus respectivos municipios, con sus diferencias, claro) han trabajado en hacer su labor, que es la de brindar seguridad física y material de los gobernados, esto no los exime de vivir siempre bajo la amenaza que los grupos delictivos de alto impacto regresen a la plaza a hacer sus fechorías: el caso de los dos asesinatos del miércoles pasado en la calzada Cuauhtémoc y avenida Bravo (sí, frente al Bosque) es prueba inequívoca de que lejos se está de haber contenido el flagelo de la violencia extrema.

En medio de estas circunstancias, el martes pasado el Gobierno municipal de Torreón inauguró el Centro de Inteligencia Municipal (CIM) instalado en las propias oficinas de la Dirección Pública Municipal, frente al periférico. La inversión para materializar este nuevo espacio fue de 60 millones de pesos, fondeados con recursos de los torreonenses, además de contar con la donación de 20 de las 105 cámaras de vigilancia de alta tecnología colocadas en cruceros de la ciudad y puntos estratégicos.

El CIM cuenta desde ahora con más de un centenar de cámaras dobles que, según la información proporcionada por el municipio de Torreón, tiene la característica de que, mientras una hace una función de observación de posición fija, la otra puede girar 360 grados, permitiéndole tener una visión totalmente periférica. Además, este nuevo centro cuenta en su base con 30 monitores industriales que le permiten desde ese punto tener una visión de distintos lugares de la ciudad.

Adicionalmente se cuenta con un software que permite reconocimiento óptico (facial), búsqueda de placas en base de datos, detección de láminas implicadas en hechos delictivos. Cuenta también con la tecnología con 10 repetidoras controladas y 150 radios en operación.

Es de celebrarse realmente la decisión del alcalde Jorge Zermeño Infante de haber destinado los recursos que administra su mandato en el fortalecimiento de la policía municipal de Torreón. El Centro de Inteligencia Municipal es prueba inequívoca de eso.

Sin embargo, también hay cosas que se deben señalar, que se deben criticar. La más evidente es la falta de coordinación entre el Gobierno del propio Zermeño con la autoridades estatales de Coahuila. Se acepte o no, el gobernador Miguel Riquelme ha dado muestras de que en lo que respecta a la seguridad no ha vacilado en contenerla. Lo hizo como alcalde y lo está haciendo como titular del poder Ejecutivo estatal. Zermeño Infante está demostrando lo propio; el CIM se presume como el primero en su tipo en América Latina.

El problema son sus diferencias partidistas, que subrepticiamente subyacen y se nota a leguas. Simplemente el asunto de las cámaras inteligentes que se acaban de instalar... Son parecidas a las que el Gobierno del Estado ha anunciado que pondrá en operación en distintos puntos de la entidad, incluido por supuesto Torreón. Además la frecuencia encriptada es prueba inequívoca de que la policía municipal tendrá un canal de comunicación que nadie más de las autoridades podrá escuchar, ni siquiera Ejército o Marina; no digamos las policías estatales.

La lógica señala que la coordinación es más eficaz que el trabajo por separado. Esto también implica a los Gobiernos de Gómez Palacio y Lerdo, y también al de Durango, que muy poco hacen por demostrar con hechos que quieren participar en una estrategia real metropolitana de seguridad.

Las diferencias persisten claramente, cada Gobierno sigue trabajando por su lado y a sus tiempos, y aunque se celebre la creación del CIM o las cámaras y reforzamiento de las acciones de seguridad estatal, el reclamo claro es que la decisión de los gobernadores de poner sus diferencias por encima del trabajo en conjunto, por las razones que sean, hacen que los ciudadanos paguemos el costo de esas determinaciones. No es justo.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...