26 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Columnas Deportes

Recuerdos del Ayer

FÉLIX CRUZ BARBOSA

Sergio Luis Rosas/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, miércoles 08 de mayo 2019, actualizada 10:27 am


Enlace copiado

Fue el primer futbolista lagunero en jugar en el extranjero y el primero en jugar un quinto partido con la Selección Nacional en el Mundial de México 86. Surgió de la última camada de las Reservas del desaparecido equipo Laguna, con el cual logró debutar en el Torneo de Nuevos Valores en 1978.

Fue jugador estelar de Pumas de la UNAM, Atlante, Tigres y Monterrey, concluyendo su brillante carrera profesional con Toros Neza.

Félix Cruz Barbosa Ríos, su nombre completo, nació el cuatro de abril de 1960 en Torreón, Coahuila. Pasó su infancia entre las colonias San Joaquín y Vicente Guerrero, en la primera de ellas aprendió a jugar futbol y empezó a practicarlo a la edad de cinco años.

Meses después de su destacada participación en el Mundial de México 86 las Autoridades Municipales de ese entonces colocaron una placa en la placita de la colonia San Joaquín para recordar sus inicios.

A la edad de diez años cambió de residencia a la colonia Vicente Guerrero y se integró al equipo Veterinaria de don Miguel Román Hurtado, quien llevó a varios jugadores de su plantel a probar fortuna a clubes de Primera División, entre ellos a Enrique Suárez al León, Ildefonso Ríos al Cruz Azul, Héctor Román y Raymundo Rodríguez a Tigres.

A los 17 años de edad Félix Cruz Barbosa llegó a las Reservas del desaparecido equipo Laguna por intervención de José González, su vecino en la colonia San Joaquín. La Ola Verde era dirigida por Carlos “El Charro’’ Lara y de auxiliar técnico estaba Joaquín Mendoza. Un domingo iban a jugar contra Tigres un partido del Torneo de Nuevos Valores, durante el calentamiento se lesionó Ricardo “El Lolo’’ González.

De inmediato Joaquín Mendoza subió a la tribuna a buscar a Félix Cruz Barbosa para que se vistiera, pues iba a ocupar el lugar del lesionado. Así se dio el debut profesional de Félix Cruz Barbosa con el equipo Laguna. Al término de ese torneo fue vendida la franquicia del equipo a Coyotes Neza, habiendo sido transferida la mayoría del plantel, sin haber tomado en cuenta a Félix, pues “El Charro’’ Lara no quiso llevárselo por estar muy joven y temía por una fractura. En la desaparecida Ola Verde jugó al lado del portero uruguayo Jorge Pohyú, Ricardo “El Lolo’’ González, Hugo Rodríguez Corona, los hermanos José y Carlos González, Rito Sotelo, Jesús Romero Reyes, Antonio Gallardo y Víctor Flores, entre otros.

Félix no desistió en su empeño de ser futbolista profesional y a través de don Miguel Ángel Román del equipo Veterinaria y de don José Moncebáez, técnico de la Selección Nacional Juvenil en ese entonces, logró ingresar a la organización de Pumas en 1979, habiéndolo recibido en Fuerzas Básicas el entrenador Miguel Mejía Barón, quien en ese entonces estaba a cargo de la cantera universitaria.

En su primer entrenamiento con Pumas participó en un interescuadras y le tocó marcar a Evanivaldo Castro “Cabinho’’. Jugaban en ese plantel el recién fallecido Juan José Muñante y Hugo Sánchez. Ese mismo año participó con la Selección Nacional Amateur en el Torneo Esperanzas de Toulon, Francia, en el cual México quedó en sexto lugar.

Cuando regresa de Francia recibe la oportunidad de ir a jugar a la Liga Profesional de Futbol de Japón con el equipo Nissan, en el cual militó durante dos años y fue campeón en 1980. A su regreso a México se integró al primer equipo de Pumas y a los 15 días debutó con los universitarios (15 de mayo de 1982) contra Atlético Potosino ingresando al minuto 25 del segundo tiempo en lugar del zaguero argentino Jorge Paolino. Ganaron los auriazules por tres a uno.

Con Pumas Félix Cruz Barbosa escribió su propia historia de 1982 a 1987, siendo titular indiscutible durante esos cinco años, subcampeón en la temporada 1984-1985, integrante de la Selección Nacional que participó en el Mundial de México 1986, en el que puso muy en alto el nombre de La Laguna. Con los universitarios jugó al lado de Manuel Negrete, Luis Flores, Ricardo Ferretti, Miguel España, Raúl Servín, Rafael Amador, Mauricio Peña, Alberto García Aspe, Guillermo Vázquez junior, Pablo Luna, Olaf Heredia y Gustavo Vargas, entre otros.

En 1987 estuvo a punto de llegar al futbol de Inglaterra, incluso firmó un precontrato con el equipo Wesley, pero no se concretó la transferencia, pues Pumas pretendía 300 mil libras esterlinas por su traspaso. Después de los universitarios jugó con el Atlante de 1987 a 1988, en seguida militó en Tigres UANL en 88-89, después formó parte del Monterrey de 1989 a 1993, con el cual fue Campeón de Copa en 1992.

En los Rayados tuvo de compañeros a Francisco Javier “El Abuelo’’ Cruz, Guillermo “El Turbo’’ Muñoz, Missael Espinoza, Germán Martellotto, Gustavo Adolfo Moriconi, Richard Tavares, Manuel Negrete, Carlos Hermosillo, Sergio Verdirame, Antonio “La Moca’’ González, Alejandro Isis y José Antonio “El Zurdo’’ Flores Barrera. Félix Cruz Barbosa concluyó su carrera con Toros Neza en la temporada 1993-1994, equipo que acababa de ascender a Primera División, en el cual fue compañero de equipo de los argentinos Antonio Mohamed y Miguel Angel Bernucio, del chileno Jaime Ramírez, del portero suizo George Steel y de Manuel Negrete, su compañero en varios equipos y Selección Nacional.

Su primera convocatoria a la Selección Nacional fue en 1983 bajo la dirección técnica de Bora Milutinovick en la gira realizada por el Tri a Europa, ocupando el lugar de Alfredo Tena, “El Capitán Furia’’. Con el Tri jugó 76 partidos, entre ellos los cinco del Mundial de México 1986. A nivel club tiene en su haber 289 encuentros.

Su mejor nivel lo alcanzó durante su época de Pumas y Selección Nacional. Su actuación en el Mundial de México 1986 fue destacada e inolvidable para los laguneros, ya que representó dignamente a la Comarca. El gol que más recuerda fue el que anotó en el juego de inauguración del Estadio Corregidora de Querétaro en el partido amistoso entre México y la Selección de Polonia celebrado el cinco de febrero de 1985. El Tri ganó por cinco a cero con anotaciones de Félix Cruz Barbosa, dos de Manuel Negrete, Luis Flores y Tomas Boy con una.

El jugador lagunero le agradece al futbol todo lo que le dio. Vive eternamente agradecido con don Miguel Ángel Román Hurtado, con los entrenadores José Moncebáez, Miguel Mejía Barón y Bora Milutinovick, quienes le ayudaron a hacer realidad su sueño de ser futbolista profesional y representar a México en el Mundial de 1986, un sueño que acariciaba desde que jugaba en la placita de la colonia San Joaquín.

¡Hasta el próximo miércoles!

[email protected].com
TAGS
Temas del día
  • Migrantes
  • Metrobús
  • Sargazo
  • RELACIONADAS
    COMENTA ESTA NOTICIA
    Cargando comentarios...
    Cargando más noticias...
    Cargando tendencia...