20 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas Social

Circunstancias

SOBRE LA FUERZA DE VOLUNTAD

MRTO. FRANCISCO PINEDA
jueves 11 de abril 2019, actualizada 3:37 pm


Aunque no es una cosa fácil, la práctica de una buena fuerza de voluntad es siempre benéfica para un estilo de vida saludable y productivo.

Las demandas de la vida diaria, creadas por un estilo cada vez mas complejo debido a cambios en expectativas sociales y avances acelerados en la tecnología, sobre todo en el área de la comunicación y automatización, parece empujarnos hacia formas de vivir mas modernas y rápidas. Un estilo que para algunos es fuente de estrés, ansiedad, depresión y otros aspectos de salud mental característicos de las grandes ciudades. Como resultado, nos vemos ante circunstancias que afectan nuestras habilidades de autocontrol y de resistir tentaciones que obstaculizan el logro de metas importantes, por ejemplo, mejorar la comunicación familiar, comer mejor, hacer ejercicio en forma regular, evitar el consumo de drogas y alcohol, etc. Una situación que afecta el estado anímico de la gente, asociado en gran parte por una necesidad de gratificación y que impacta la fuerza de voluntad.

La Asociación Americana de Psicología (APA) define la fuerza de voluntad como una habilidad para resistir tentaciones en el corto plazo en el proceso de cumplir con metas a largo plazo. Evitar comer postre con alto numero de calorías (tentación), como parte de un plan de reducción de peso (meta a largo plazo) sería una ilustración de esto. Otros autores la ven como una habilidad de determinación, autodisciplina, autocontrol y de energía decisiva para enfrentarse a un problema. La fuerza de voluntad es una habilidad importante en conductas productivas y en el control de hábitos que no son saludables, por ejemplo, éxito en logros académicos, fumar, gastar dinero que no se tiene cuando se va de compras, etc. Regularmente, personas con buen autocontrol son mas prudentes y gozan de buena salud física y mental, son mas organizados financieramente y se meten en menos problemas, sobre todo aquellos de tipo legal.

Investigaciones del Dr. Roy Baumister, psicólogo de Florida State University (Psychological Science of Self Control, APA, 2012), muestran que la falta de fuerza de voluntad está relacionada a agotamiento mental o a resistirse de tentaciones frecuentes. Una persona que come ensalada todos los días limitándose de comida alta en calorías de pronto es expuesta a un suculento platillo alto en grasas sería un caso ilustrativo. La exposición frecuente a tentaciones es tal, que la resistencia se debilita al verse en frente de su platillo favorito, haciendo que la persona pierda control y su régimen alimenticio se desorganice. Cabe aclarar, la fuerza de voluntad es un factor importante en planes de control de obesidad, sin embargo, falta de control en el comer son complejos y pueden estar relacionados a otros factores psicológicos o fisiológicos. Otras áreas de un estilo de vida en donde el autocontrol es esencial, incluyen el uso/abuso de alcohol, drogas, tabaco, comprar compulsivamente, etc.

Otra perspectiva sobre la fuerza de voluntad es presentada por el reportero Brian Resnick de la agencia de noticias Vox (noviembre 24, 2016). De acuerdo a este reporte, se ha exagerado sobre la influencia de la fuerza de voluntad en el control de ciertas conductas, por consiguiente, no debemos sentirnos muy mal si caemos en tentación, ya que sus beneficios por lo general son principalmente en el corto plazo. Los seres humanos "somos terribles para resistir tentación", agrega el reporte. Por ejemplo, el problema de la obesidad es un resultado de factores genéticos y medioambientales mas que de falta en la fuerza de voluntad. La gente que es buena para autocontrolarse por lo general lo hace por hábito, porque es parte de su carácter y disfrutan lo que otros resisten. Comer saludable, dormir bien, hacer ejercicio, etc., es practicado porque se desea, no porque se tiene que hacer.

Decir que la fuerza de voluntad soluciona muchos problemas es realista y suena fácil. Sin embargo, practicarla es un reto para muchos. Su ejercicio acarrea muchas ventajas, especialmente para aquellos que no llevan un estilo de vida saludable. Entender el funcionamiento o dinámica de la fuerza de voluntad, es decir, saber cómo usarla, qué hacer cuando fallamos en aplicarla y cómo volver a su práctica, es esencial en el tratamiento de algunas adicciones, hábitos no saludables o conductas de alto riesgo, etc. La táctica de evitar lo que provoca tentación, mediante quitándolo de la vista, puede ser una buena medida para autocontrolarse. El punto importante es darse cuenta que una buena fuerza de voluntad está asociada con resultados positivos en nuestro estilo de vida, y que no tenemos que llevarla al extremo en términos de privaciones. La vida es corta, y hay que disfrutarla tanto como se pueda, sin recurrir a la auto destrucción, o la destrucción de otros. Gracias por su interés en esta columna.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...