23 de mayo de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 10 de abril 2019, actualizada 7:49 am

Aun cuando en un inicio varios sectores de la iniciativa privada habían cuestionado el proyecto de seguridad del gobernador Miguel Ángel Riquelme para ubicar cámaras de vigilancia con reconocimiento facial en la provincia de Coahuila, un buen número de empresarios laguneros decidió sumarse a la iniciativa de seguridad y ofrecieron al Estado contribuir con dos mil cámaras para que se conectaran al C4, como se hizo en la capirucha del adobe, donde más de veinte mil personas hacen parte del programa Vecino Vigilante, sin embargo, nuestros subagentes, disfrazados de meseros de corbatín, nos informan que durante la reunión que sostuvieron algunos integrantes del Grupo Empresarial de La Laguna con el secretario de Seguridad Pública del Estado de Coahuila, José Luis Pliego Corona, el ofrecimiento, más que de buena voluntad, se realizó por la preocupación que ha generado el incremento de ciertos delitos del fuero común en Torreón, como el robo a negocios, y como los resultados de la Policía municipal han sido algo tibios, por decir lo menos, pues mejor decidieron pedirle apoyo al estado.

Lo que también llamó la atención fue que algunos de los asistentes dijeron en tono muy discreto que con quienes no han podido tener una coordinación efectiva para trabajar en la prevención del delito es con las autoridades municipales, quienes además viven presumiendo que tienen todo bajo control, y que lo que pasa es que se exagera mucho con uno que otro raterillo que hace sus travesuras de vez en vez.

***

Muchas expectativas había generado en Torreón el traslado de la Nacional Financiera (Nafinsa) que tanto presumió el preciso Andrés Manuel López Obrador desde que andaba en campaña, como parte de su plan de descentralización de instituciones al interior del país, promesa que cada vez se ve más lejana, aunque no mucho, según algunos grillos de la política regional cercanos al superdelegado federal en Coahuila, Reyes Flores, quienes le presumieron a un grupo de empresarios que la llegada de la dependencia federal ya era un hecho; incluso caminaron por el centro de la ciudad para mostrar un edificio “fifí” que se encuentra ubicado sobre la avenida Abasolo entre calles Ramón Corona y Galeana, que antes sirvió como oficinas de una constructora; adonde se trasladaría la Nafin; lejos de causar un impacto positivo entre los curiosos, los cercanos a don Reyes tuvieron que pasar saliva cuando les empezaron a cuestionar si una institución federal podría estar en un edificio tan pequeño y que si el traslado no sería pura simulación como lo que pasa con la Secretaria de Cultura, movida a Tlaxcala, que eso de la descentralización fue no más en papel, porque el centro de operaciones sigue siendo la Ciudad de México, y lejos de un beneficio, lo que ha generado es un gasto burocrático mayor; pues en fin, luego de que las preguntas empezaron como tolvanera, los amigos de la Cuarta Transformación decidieron que el sol estaba muy fuerte y era mejor ya terminar el recorrido, no se fueran a “quemar”.

*****************************

Por cierto, a quien parece no le han notificado que trabaja para el Gobierno federal, cuyo partido en el poder es Morena, es al delegado de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Óscar Gutiérrez Santana, uno de los pocos sobrevivientes de las administraciones anteriores y cercano a los más rancios sectores del priismo, quien dijo en un pequeño lapsus que por el momento ni Coahuila ni Durango se fueran haciendo muchas ilusiones con recursos federales para agua potable, drenaje y saneamiento, porque en tiempos de la austeridad republicana son más urgentes las necesidades de inversión que las de infraestructura; mejor dicho, se lanzó contra sus propios jefes ante los atónitos ojos de un grupo de constructores laguneros, quienes pensaron que, más que un mensaje, don Óscar estaba pronunciando un discurso de campaña anti-Obrador.

***

Donde parece se están empezando a calentar las cosas es al interior del Partido Acción Nacional, pues parece que ya empezaron a separar cobijas dos de sus voces más fuertes en la región: el exdiputado Jesús de León, actualmente presidente del partido en el estado, y Marcelo Torres Cofiño, actual diputado local y exdirigente nacional (aunque no más por un ratito). Los dimes y diretes, empujones y codazos debajo de la mesa se están haciendo cada vez más frecuentes entre ambos curulecos. Por una parte, don Jesús señala a Torres Cofiño de no más estar paseándose en Saltillo, no hacer oposición y solo obedecer a los intereses de la dirigencia nacional, mostrando mucho desdén por los asuntos locales de Acción Nacional; mientras que don Marcelo, no pierde oportunidad para recordarle que en sus dos aspiraciones a la alcaldía perdió, y que ni se le ocurra pensar que será él quien designará al candidato o candidata porque se empezarán a decantar los blanquiazules en un futuro; en lo que sí están de acuerdo los dos políticos es que a quien ya no hay que escuchar es al alcalde de Torreón, Jorge Zermeño, a quien no solo ya le pasó su tiempo, sino que además no les están ayudando mucho que digamos varios de los miembros de su gabinete, ya que cada vez que sus funcionarios dan de qué hablar, aclarando por puras envidias de la incómoda prensa, no vaya usted a creer, estimado lector, que sea por sus malas decisiones e incompetencias, quien pierde es el partido; sin embargo, las malas lenguas sostienen que, sin el apoyo del alcalde, muy poco tendrán que hacer ambos laguneros para revivir lo que queda del partido en La Laguna. ¿Será?

***

Contrario a lo que sucede en otros puntos del país, donde el Movimiento de Degeneración... Perdón, Regeneración Nacional tiene una clara preferencia electoral, en Durango es todo lo contrario. El desorden, dicen, viene desde el propio cuartel general donde despacha la jefa Yeidckol Polevnsky, quien hace unas semanas dijo su partido tenía “muchas sabandijas” infiltradas que quieren sacar provecho de la popularidad del presidente Andrés Manuel López Obrador. En Durango, como pleito de alacranes, ni siquiera se ha nombrado como delegado oficial del partido a don Armando Navarro tras la destitución de Rosendo Salgado, y este último sigue metiendo mano. Y mientras los demás partidos tratan de sobrevivir en esta contienda electoral que renovará las alcaldías duranguenses, los morenos se siguen peleando, algo que tratan de aprovechar tanto PRI como PAN aceitando sus estructuras. Nuestros subagentes, que rentaron balcón para ver el pleito, reportan que el delegado, que aún no lo es, al menos en papel, porque doña Yeidckol se ha negado a firmar el documento que lo acredite, acusó a su representante ante el IEPC, Jesús Aguilar, de presentar documentos falsos para afectar a Morena. La papelería pirata se utilizó para sustentar la resolución del Tribunal Electoral del Estado, que declaró improcedente la candidatura común Morena-PVEM-PT, con la cual buscan competir por los 39 Ayuntamientos. Ahora, don Armando dice que impugnarán en la Sala Regional del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, pero en Guadalajara, y pese a que las campañas están a la vuelta de la esquina, este proceso podría tardar hasta doce días, por lo que las velas siguen encendidas para Ulises Adame, de Lerdo, Otoniel García, de Durango, y Marina Vitela, de Gómez Palacio. Aunque esta última no debe apurarse, ya que si la quitan, por la cuota de género, puede buscar otra oportunidad política por La Laguna de Coahuila, ya que nuestros subagentes, disfrazados de agente de bienes raíces, dicen que la señora radica más en su casa de Torreón que en el mismo Gómez Palacio. No se sorprenda, estimado lector, de que el día de mañana sea candidata de Morena por algún distrito de Torreón.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...
Cargando más noticias...