25 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
Torreón

Comparten desinformación en redes sociales

La ausencia de análisis y reflexión en redes sociales crean situaciones de violencia o fanatismo

EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, martes 02 de abril 2019, actualizada 9:02 am

Enlace copiado

Los casos de pánico difundidos a través de las publicaciones en redes sociales provocaron dos hechos lamentables en Torreón.

El primero registrado es el caso de Juanita, una joven de 20 años, que fue detenida la noche del 28 de agosto del 2018, en un tianguis ubicado en la colonia Joyas del Oriente.

A Juanita, que cuenta con una mentalidad de una niña de entre 5 y 7 años, según peritajes médicos, se le acusó del delito de sustracción de menores. Su detención se llevó a cabo durante la psicosis social generada por el presunto robo de menores difundida a través de las redes sociales, que inició en el mismo mes de la detención.

La joven recibió la medida cautelar de prisión preventiva que la mantuvo presa en el Cereso de Saltillo por un tiempo de cuatro meses y en diciembre cambiaron la medida cautelar donde le permitieron a la joven enfrentar el proceso en libertad.

Dos días después de la detención de Juanita, se registró el homicidio de Miguel Holguín Galván, de 27 años de edad, médico veterinario, a quien le causaron la muerte a golpes y puñaladas, por su presunta responsabilidad de envenenar perros en la colonia Rincón San Salvador, de Torreón.

La agresión ocurrió por parte de los vecinos, alrededor de las 9:48 de la noche del domingo 26 de agosto, afuera del domicilio de Miguel, localizado en la avenida De Los Santos, de la citada colonia.

En esos días, las publicaciones en redes sociales sobre personas que se dedicaban a envenenar perros por las noches en diferentes colonias de Torreón, eran diarias.

Al respecto, Oscar Enrique Salazar Padilla, sociólogo, con maestría en Desarrollo Regional, actual catedrático de la Facultad de Ciencias Políticas en la Universidad Autónoma de Durango, comentó que las redes sociales son un medio libre de expresión, donde cualquier persona puede publicar lo que quiera, y en este sentido es donde se pierde un límite entre la realidad y lo virtual, por ello se habla de realidad virtual, la cual no tiene nada que ver con la realidad.

"El problema está en que no todos los que manejan las redes sociales tienen la formación, ni los valores morales, ni la ética, para subir a redes lo que sea objetivamente la verdad, lo que genera desinformación o basura cibernética, que es lo que hoy en día la mayoría de las personas están consumiendo", dijo Enrique Salazar.

Otra de las dificultad de estas publicaciones es que debido a que la información es mediática e inmediata, los receptores y quienes comparten la publicación, no tiene tiempo de discernir, reflexionar o analizar si lo que está viendo es real o es falso.

"Al tener una ausencia de análisis y reflexión con respecto a los fenómenos que observas en redes sociales, se crean situaciones de violencia o fanatismo que derivan en millones de posiciones de pensar y reaccionar algunas para bien, pero otras para mal.

Aquí el problema es que la red social no tiene culpa, es la responsabilidad de quienes la usamos y cómo", apuntó el sociólogo.

Afirmó que los especialistas ven que se puede hacer poco para frenar las cadenas de psicosis y difamaciones, ya que es prácticamente imposible saber quién difunde las falsas publicaciones, y tampoco se sabe cómo es que pasó el hecho, ya que al recibir la publicación ésta ya está implícita del punto de vista de quien la está manejando, sin embargo como lo que impacta al receptor es la imagen que a simple vista se aprecia. Es lo que finalmente se comparte en la red.

Agregó que las redes están al alcance de todos y entre nosotros habitan psicópatas y sociópatas que disfrutan las publicaciones sanguinarias, que no sabemos quiénes son, pero comparten estas publicaciones que nosotros terminamos por reproducir entre nuestros amigos y familia.

Salazar Padilla comentó que además de las publicaciones de difamación y notas falsas, existen videos de autoagresión donde se incita a cumplir retos de suicidio, de quemarse, de exponer la vida. Pero también se encuentran videos con retos donde se incita a la violencia de los padres a los hijos.

"Como ejemplo de la autoagresión tenemos el caso de Momo, el reto de atarse una soga al cuello y ver quién tiene mayor resistencia a la asfixia, o bien retos de rocearse gasolina y prenderse fuego. También hay retos que parecieran inofensivos pero que en realidad son violencia, como el que consiste en lanzar una rebanada de queso a la cara de un bebé, para después esperar su reacción, esto es violencia ya que se trata de un menor indefenso", explicó.

Señaló que un factor importante que podría frenar esta violencia en redes sociales es la policía cibernética, donde se detenga y castigue a quienes difunden estos temas. Por parte de los ciudadanos, hay que reforzar la autoestima, el sentido de seguridad, el pensamiento crítico y de análisis, para saber digerir todo lo que hay en las redes.

"Hay una saturación de información en redes sociales que es difícil de procesar para los adultos, y prácticamente imposible de digerir para un menor, un adolescente o un joven", concluyó el especialista.

Redes sociales

Los fenómenos violentos son los más compartidos:

*Videos de autoagresión, violencia hacia los hijos y falsa información es el principal contenido de hoy en día en las redes sociales.

*La ausencia de valores y la falta de reflexión y análisis son los principales detonantes de la violencia en las redes.

*El trabajo de la policía cibernética es clave para erradicar la violencia en redes sociales.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...