19 de agosto de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Riquelme y la desaparición forzada

DAVID PÉREZ
miércoles 27 de marzo 2019, actualizada 7:36 am


Enlace copiado

El domingo pasado se reinstaló la Comisión Nacional de Búsqueda. En el evento político estuvieron presentes representantes de familiares de desaparecidos, organizaciones nacionales e internacionales especializadas en el tema y un buen número de gobernadores. Miguel Riquelme dirigió un mensaje como coordinador de la Comisión de Derechos Humanos de la Confederación Nacional de Gobernadores.

Una de las principales ausencias en el discurso del ciudadano gobernador de Coahuila fue la expresión: "desaparición forzada". Es importante resaltar esta omisión porque esa es la fórmula conceptual que los estándares internacionales usan para nombrar el delito en el que agentes del Estado permiten o realizan la desaparición de personas. Recibe este uso a partir de la Declaración Internacional sobre la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas.

El Ing. Riquelme evadió la conceptualización que señala la responsabilidad del Estado en la comisión del delito. Utilizó expresiones como: "desaparición arbitraria", "los hoy ausentes", "desaparición de personas". Ni siquiera la pronunció cuando hizo referencia a la legislación especial sobre esta violación de derechos que en el título lleva explícita la expresión "desaparición forzada". Se limitó a la frase escueta de: "ley general".

El sucesor de los gobiernos de Humberto y Rubén Moreira fue muy enfático en las omisiones del Estado a la hora de atender el delito de la desaparición forzada. Especificó las dificultades que enfrentan los familiares desde el momento en que van a interponer una denuncia. Sin embargo, para describir el proceso de vejaciones utilizó un lenguaje muy suave, dijo que "se les ha desanimado" a poner las denuncias o que se les ofrecen explicaciones sin fundamento. Otra vez omitió reconocer las acciones de las autoridades estatales cuando criminalizan a las víctimas y revictimizan a sus familiares.

"Sin importar los colores políticos", dijo el priista, esta crisis en derechos humanos revela "la incompetencia de las autoridades estatales y federales". Tal afirmación supondría que el gobernador de Coahuila señalará pronto el proceso de incompetencia en el estado y anunciará las acciones para subsanar tal situación. Es preocupante que en el análisis de Miguel Riquelme aparezca la reiteración de que el Estado ha sido hasta incompetente, pero que no señale al Estado como el perpetrador del delito.

El gobernador resaltó lo que considera un logro en Coahuila: el modelo de trabajo con las familias de víctimas. Antes, Alejandro Encinas mencionó que Coahuila era un referente de avance en el programa de búsqueda y en materia forense. Ambos omiten mencionar que los avances en esos aspectos son debido a la demanda de algunos colectivos como "Grupo Vida" y "FUUNDEC". Los dos no mencionaron que la profesionalización alcanzada en las búsquedas se debe en buena medida a las demandas y al acompañamiento de centros de derechos humanos como "Juan Gerardi" en Torreón y "Fray Juan de Larios" en Saltillo.

"Coahuila es una gran fosa de personas desaparecidas, de jóvenes inocentes, Coahuila es una gran fosa" espetó una persona de la audiencia que estaba presente en el acto. Riquelme Solís aún no terminaba de acomodarse en el asiento después de su participación cuando ya recibía una fuerte réplica. Una voz femenina que con su denuncia describe lo hueco que pueden sonar las palabras de los gobernantes si estas no son acompañadas por acciones que garanticen un efectivo acceso a la verdad, a la justicia, a la reparación integral y a la no repetición.

Otra mega deuda. Explicar qué pasó, quién ejecutaba las desapariciones en Coahuila, quién las ordenaba, qué autoridades sabían de lo que pasaba, qué corporaciones policíacas o fuerzas armadas participaban en estos delitos, esclarecer si algún sector de la iniciativa privada se beneficia de los hechos.

En uno de los actos políticos más importantes en torno al compromiso de erradicar la desaparición forzada y atender sus efectos, Miguel Riquelme se comprometió a colaborar con lo que llamó "nueva concepción de gobernabilidad" y se pronunció a favor de implementar estrategias efectivas. El gobernador se puso muy alto el listón con su discurso, será necesario evaluar los pasos que dé para alcanzar los objetivos.

Twitter:@davidsecular

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...