26 de abril de 2019 notifications
menu
Cultura

Acá los pachucos rifan

El Movimiento Nacional Pachuco armó una fiesta en Gómez Palacio

DANIELA RAMÍREZ/ EL SIGLO DE TORREÓN
TORREÓN, COAH, martes 26 de marzo 2019, actualizada 9:03 am

En el Parque la Esperanza de Gómez Palacio se pronosticó un buen bailongo. Los protagonistas van llegando, y el sol se va apagando, luces de discoteca hacen figuras sobre el pavimento, el mismo que se encuentra listo para ser el lienzo en blanco de una comunidad de pachucos que trazará en él, sus mejores pasos.

Provenientes de Tijuana, Del Paso Texas, de Juárez, de Chihuahua, De Parral, de Aguascalientes y de Cuauhtémoc, más de 60 pachucos arribaron a La Laguna para levantar el polvo en la pista y abrazar a Miguel Compeán Acosta, el pachuco lagunero que celebró su 50 aniversario de vida.

El Movimiento Nacional Pachuco se apodera del lugar y retiene las miradas de un vasto público que espera atento a que los zapatos de charol hagan lo suyo en la pista. Ellos de saco largo y pantalon bombacho, ellas de falda o vestido y una flor descansando en su oreja. Arranca el baile.

Sombreros con altas plumas se mueven de un lado a otro al ritmo de Stand by Me, las parejas de pachucos la bailan lento y regalan su porte en cada movimiento. Miguel sube al escenario donde toca un grupo en vivo, pide el micrófono y agradece a todos el ánimo de celebrar su natalicio "bienvenidos todos, gracias y pásele a bailar" y se lanza a la pista.

Rock around the clock y todos mueven el esqueleto. El pachuco lagunero luce un traje gris y una grande flor plateada es su distintivo. Compartió que su vestimenta la elaboró especialmente para este evento. Se acomoda el saco y levanta la cara. Dijo que es la primera vez que el Movimiento Nacional Pachuco vista La Laguna y se muestra contento de ser parte de esa cultura, en la que asegura, ha encontrado a nuevos hermanos.

"La hermandad es algo principal y básico dentro de esto, cuando alguien entra a los grupos debe de ser enseñado que lo principal es la humildad ante los demás, no la arrogancia. La arrogancia no se practica en el pachuquismo".

CAMARADERÍA

Los asistentes pronto se empapan del pachuquismo y dejan sus asientos vacíos para sacudir el cuerpo. Una pareja al estilo black and white acapara los flashasos de celulares y cámaras fotográficas que buscan inmortalizar el momento.

El pachuco rodea la cintura de ella, luego la hace girar y agacha un poco el cuerpo para jugar con su falda que dibuja ondulaciones en el movimiento. Otros carnales posan para la foto, se meten las manos a los bolsillos, adelantan un pie, levantan la cabeza, y sonríen.

El pachuco lagunero invita a una señora del público a bailar, quien gustosa acepta ser parte de esa gran fiesta. Todos aplauden y animan a los bailarines que hacen vibrar al piso que registra cada uno de sus pasos.

Los niños también disfrutan del espectáculo que fue pensado para vivirse en familia. De rola en rola, los ánimos no decaen y la comunidad pachuca se siente en casa.

SORPRESAS DE LA NOCHE

Un hombre apoyado de muletas sube al escenario y se dirige a la multitud, de la que ya ha captado la atención, dice que tiene preparado un acto para el disfrute de todos. Vuelve a bajar y en la bocina retumba Black Magic Woman, el hombre comienza a bailar y deja de lado su discapacidad, apoyado de las muletas da vueltas y se deja caer al piso, con movimientos sensuales se impulsa y se dirige a una pachuca a la que saca a bailar. Ella camina y se funde con él en el acto.

Aquello se convierte en un performance que es aplaudido eufóricamente por los presentes. Al finalizar, el hombre toma de nuevo el micrófono y agradece mucho por la oportunidad, "cuando se quiere se puede", e indica que pasará por los lugares en busca de algo de caridad.

/media/top5/1163469jpeg.jpeg

Cuando da la vuelta al lugar y se echa algunos pesos a la bolsa, dice que se llama Jesús Antonio y que es de Chihuahua.

- Y qué andas haciendo por acá José Antonio de Chihuahua.

- Amo la vida, salir adelante y buscar la manera de progresar y darle un mensaje a la gente que cuando se quiere se puede.

Sonriente se limpia el sudor y se aleja.

UN REGALO

Ahora un pachuco de traje café con amarillo comparte que quiere darle un regalo a Miguel, su hermano a quien no le encontró un obsequio mejor, que un acto de baile.

Se llama Ismael y es mejor conocido como el pachuco Sáenz, se sienta en una banca de madera y comienza su mini espectáculo que fue bien apreciado por el festejado que le agradeció su original regalo. Se abrazan.

/media/top5/1163470jpeg.jpeg

Luego en la bocina se deja oír "1, 2, 3, 4, 5 , 6 bambooo" y Miguel se dispara a la pista y llama a todos a bailar. El momento se enciende y la fiesta no tiene el semblante de querer terminar.

NUEVA GENERACIÓN

Un pachuco con traje blanco advierte que realizarán la presentación del grupo y llama a todos a accionar los celulares. Primero Miguel y él, mueven los cuerpos al ritmo de "Qué le pasa a Lupita", y como custodiándolos dos pequeños pachucos vestidos de morado aguardan su turno. Ikel y Nicole se miran entre sí y arrancan su baile. Sacuden los pies, dan vueltas, avanzan y retroceden, y con su vestimenta pachuquesca bien puesta, le hacen tributo al bambo.

Luego siguen "las jainas" cinco pachucas que seducen la pista. Después cuatro de ellos hacen lo suyo.

Nada parece apagarse, pachucos y no, se unen en cada pieza de baile.

La noche tomó su rumbo, y la fiesta finalizó cerca de las 12 de la noche. Los pachucos y pachucas, lo saben y sonríen, no les cabe duda, otra vez dominaron la pista.

TAGS
RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...