26 de abril de 2019 notifications
menu
Nosotros

Familia sirviendo a la vida

"PROGRAMACIONES" (4a Parte) Continuación…

Germán de la Cruz Carrizales
DESPERTARES, viernes 22 de marzo 2019, actualizada 10:23 am


Cuando ya se ha llegado a un punto en lo que todo lo que falta es practicar la vaginoplastia, es decir, cambiar el órgano sexual masculino por el órgano sexual femenino, llega el padre a platicar con el hijo, que ya a esas alturas, tiene toda la forma de mujer, y le hace la pregunta a su padre: ¿Y mi madre que dice, papá? ¿Por qué no vino? Y el padre le contesta, está muy molesta por tu decisión, por eso no vino, contesta amoroso el padre. ¿Y tú qué piensas papá?

La realidad, hijo - le asegura el padre - es que yo siempre quise una hija. Posiblemente ahí estaba la respuesta a ese joven, que sin saber por qué, él deseó tanto ser mujer hasta que la ciencia médica se lo concedió.

Cuando las personas en los cursos me preguntan que si pueden tener una plática privada conmigo, les digo que sólo hay que sacar una cita a través de la dirección electrónica aquí publicada al pie de la página, pues por múltiples compromisos, viajo constantemente y a veces no estoy en la ciudad.

Hemos comentado brevemente las dos programaciones (por llamarles de algún modo) básicas, pero también existen varias más, que trataré que de alguna manera le dejen algún mensaje, para que su vida tenga un nuevo sentido.

"Será como mi… (Tío, hermano, padre, héroe, etc.)". Cuando por alguna razón en el momento en que estamos en el vientre de nuestra madre, ésta empieza a pensar que ojala seamos como algún pariente o conocido suyo, a quien quiere o aprecia mucho. Este pensamiento puede ser con toda conciencia, o bien, sin que ella se dé cuenta de su sentimiento.

Luego, sucede que tenemos un hijo de ocho, diez o quince años, que por alguna causa se muere, accidente, enfermedad o suicidio y se embaraza la mamá y todo lo que ella quiere es que sea hombre para reponer al hijo que se murió.

Si el hijo desaparecido se llamaba "Luis Miguel", al nuevo niño le ponen "Miguel Ángel", "Miguel Eduardo", etc., pero no tan sólo le ponen el mismo nombre del difunto, le ponen la vida del difunto: "Si tu hermano Luís Miguel viviera". "Porque no te pareces a tu hermano que se murió, él sí que era muy inteligente", etc.

Cada vez ese niño deberá "ser" y "actuar" como el difunto, empezará a vivir la vida del que ni siquiera conoció, pero aun cuando no quiera, tendrá que ser como él. Si aquel individuo era de determinada manera, ahora nos empezara a manejar, sin que nosotros podamos hacer nada. Así que, haga un verdadero análisis de sus acciones, de sus impulsos y vea si no está siendo manejado por esa programación: "deberá ser como…"

Conocimos el caso de un ingeniero que por una enfermedad mal cuidada falleció a la edad de 33 años y su esposa que estaba embarazada, ¿cómo creen que se iría a llamar el hijo que tendría? Exactamente, igual que el padre, y ¿qué creen que pasó con este hijo a la edad precisamente de 33 años? ¡También murió!

Ahora, hay un caso muy patético acerca de las consecuencias que puede tener sobre una persona esta programación. ¿Usted vio en la televisión o en el periódico a ese artista del ambiente nacional, que se llamó Cruz Infante? ¿Lo oyó cantar? ¿A quién se parecía? A Pedro Infante, ¿verdad? Pues usted sabe que era el hijo de Pedro Infante, pero ¿sabía que su madre se dice que era una de las amas de llaves que Pedro tenía?

¿Puede usted imaginar a esa mujer de pueblo, tener para ella sola al ídolo más grande que ha existido en nuestro cine nacional? Y luego se da cuenta que ha quedado embarazada, ¿Cuál cree usted que habrán sido todos sus pensamientos? - Que sea igual que mi Pedro - ¿Y no salió igualito?

En alguna ocasión, lo veía yo cantando en un programa de Hoy mismo con Guillermo Ochoa, ahí explicó que su verdadero nombre era Pedro Infante, sólo que por razones artísticas, él se puso Cruz, pues su padre fue hijo de Delfino Infante García y de Refugio Cruz Aranda, nació el 18 de noviembre de 1917 en Mazatlán, Sinaloa, México. Su nombre completo fue José Pedro Infante Cruz, así que sólo lo invirtió.

Memo Ochoa le decía: "Que bien imita usted a su padre, Crucito". Pues tenía también un parecido increíble con este ídolo de ídolos (Pedro Infante), las mismas entradas, la misma tesitura de la voz, el mismo grito, el mismo desplante. Y este le decía: perdóneme, Don Memo, pero yo no imito a nadie, yo soy yo. ¿Sabe usted cómo muere Cruz Infante? En un accidente automovilístico, a la misma edad en que murió Pedro Infante y en el pináculo de la fama también. Él tenía que vivir la vida de su padre.

Otra situación que luego sucede, es el caso de esa jovencita que se enamora de su novio. Ese amor pasional que sólo una vez se presenta en la vida de las mujeres, ese amor con el que sueñan a todas horas del día, del que hacen castillos, ilusiones rosas, que sólo están pensando en el bendito día en que habrán de desposarse con ese hombre y con el que, según ellas, habrán de ser felices para toda la vida.

Continuará…

¡Dios te bendice y te acoge!

Despertar…es.

"La esperanza es algo bueno, tal vez lo mejor. Y lo bueno nunca muere. Estaré deseando que estas palabras te encuentren y te encuentren bien". A la luz de nuestras familias, decía Jesús: "No me digas que me amas, dime cómo vives". "La familia que ora unida, permanece unida". INICIATIVA LAGUNA, un proyecto de valor y de valores para los laguneros y el MUNDO. Estoy a sus órdenes en la dirección electrónica: www.facebook.com/iniciativalaguna.comarcalagunera/ A través de Twitter: @germandelacruzc. Lo invito a visitar mi blog con más de 490 artículos de su interés: www.familia.blogsiglo.com.

"QUIEN NO VIVE PARA SERVIR, NO SIRVE PARA VIVIR".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...