26 de marzo de 2019 notifications search
menu
Nosotros

las palabras tienen la palabra

LAS INSOSPECHABLES DERIVACIONES
viernes 15 de marzo 2019, actualizada 4:33 am


Las insospechables derivacionesLas insospechables derivaciones

Es verdaderamente increíble cómo algunos nombres sufren -y cuando no sufren, gozan- derivaciones increíbles. En francés, el nombre de Jacques es uno de los más populares. Jacques viene siendo el equivalente a Santiago, Jaime o Jacobo en español. Es tan popular el nombrecito que a todos los campesinos la gente les dice Jacques y ya sabe uno que casi no le falla porque en la mayoría de los casos así se llaman.

Bueno, pues a una prenda que usan los "jacques" se le llamó la jaquette, aclarando que la terminación ette es la que hace el femenino en francés. Con el tiempo, la jaquette en nuestro tiempo vino a ser la "chaqueta", que es una prenda popular, y también el jaqué, que es una prenda de gran elegancia.

En los tiempos de la antigua Grecia, había un rey de Tebas que organizaba los grandes festejos, en donde los invitados gozaban de los mejores platillos y los vinos de más alta calidad. Por eso, todos felicitaban a aquel rey tebano y no se querían perder una sola invitación a alguno de esos banquetazos en que había de todo y para todos. Este rey se llamaba Amphitrion y de su nombre deriva la palabra "anfitrión", que es ahora el que atiende a los invitados en una fiesta, puede ser porque la fiesta sea en su casa o simplemente porque jugaron un disparejo y él vino quedando como el "anfitrión designado". Y pues, ni modo… hay que armar la fiesta.

Había una vez - como dicen en los cuentos - un acróbata francés de nombre Jules Leotard que vivió a mediados del Siglo XIX. Este señor fue muy popular en la época por sus acrobacias, entre las que se le atribuye el perfeccionamiento del "salto mortal". El mismo señor fue el que diseñó y usó una malla ceñida hasta la cintura que usaba en su trabajo para sentirse a gusto y poder tener libertad de acción. Ése es el leotardo que ahora usa la gente en diversos estilos de baile y en la práctica de los aeróbics. Ándele, ¿sabía usted esa?

La palabra "acróbata" proviene del latín akros, que es "lo más alto", y bates, "el que anda". El acróbata es el que anda en las alturas.

Existen igualmente muchas derivaciones en el significado que se le da a las palabras, incluso con aquellas que son del léxico mexicano. ¿Usted conoce a la caguama? ¿Qué se imaginó cuando le digo "caguama"? Muy probablemente un envase grande de cerveza, pero originalmente es una especie de tortuga gigantesca

Y ya que andamos con algunas palabras que son más mexicanas que el mole -sí es mexicano, ¿verdad?- le diré que, para nosotros, achicopalarse es atemorizarse, es actuar con falta de decisión o de audacia, mientras que quemarse es "achicharrarse", verbo que parece referirse a que cuando se quema se convierte uno en chicharra, nombre popular que le damos los mexicanos a la cigarra.

Soy don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: [email protected] Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

Ana Hernández: ¿cuál sería la forma idónea de pronunciar al hecho de que caiga nieve del cielo?

LE RESPONDO:

Lo correcto es "nieva". Por ejemplo: "esta noche nieva". El verbo nevar se conjuga como el verbo cerrar. Si se dice cierra, se debe decir nieva.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

Si la gente se escuchara más cuando habla, hablaría menos.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...