22 de abril de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Verdades y Rumores

EL AGENTE 007
sábado 23 de febrero 2019, actualizada 1:50 pm

Al parecer, el que tuvo que poner a prueba la capacidad máxima de aceleración de su Ferrari, fue el ex procurador de justicia de Coahuila Jesús Torres Charles, luego de que tuviera que salir a toda velocidad antes de estrenarse en su nuevo cargo en el área de investigación de aduanas del Servicio de Administración Tributaria (SAT). Y es que el gusto de regresar a vivir en el acierto, le duró a don Jesús tan sólo unas cuantas horas, ya que luego de que se descubriera su nombramiento por la incómoda prensa, la avalancha de criticas, que incluyeron las que vertió en redes sociales el ex presidente Felipe Calderón y el súper delegado federal en el estado Reyes Flores, orillaron al ex colaborador de los hermanos Moreira a poner su “renuncia” en manos del jefazo del SAT Ricardo Peralta Saucedo.

Claro, no si antes indignarse por las “injustas calumnias que pusieron en entredicho su honorabilidad”; lo de la renuncia es un decir, debido a que la propia titular de la dependencia Margarita Ríos-Farja, confirmó que el funcionario fue desvinculado para resguardar la reputación del SAT. Y hablando de qué tan honrosa es la reputación, nadie se ha preguntado quién lo designó, en primer lugar, quizás porque el aguerrido “nombrador” pudiera pertenecer a la cuarta transformación. En ésas nos vemos.

***

Nuestros subagentes disfrazados de mensajeros en San Lázaro, captaron lo que parece ser una bola baja en lenguaje de béisbol tan en boga hoy, ya que corre el rumor que la recomendación para que Torres Charles ingresara a la administración federal vino nada más y nada menos que de su ex jefe, el diputado y ex gobernador Rubén Moreira. ¿Será? Aunque, lo que le sigue haciendo harto ruido a muchos sectores, y luego de los escandalosos nombramientos en el Conacyt, es como la cuarta transformación sigue cojeando al momento de llamar a sus filas a próceres de esa calaña.

***

Y cómo al que madruga, le da sueño más temprano, los que ya empezaron a aceitar la maquinaria electorera en algunas colonias de Torreón, son los ex panistas Luis Fernando Salazar y Miguel Batarse.Como recordarán el hooligan de Acción Nacional, que ahora porta la camiseta de Morena y busca la bendición del preciso para abanderar un buen hueso en futuras batallas electorales, empezó a reunirse en lo oscurito con la deserción de líderes tanto del PAN como del PRI, que están inconformes porque no más no han visto desfilar los apoyos y ayudas que tantas lealtades compran. Tan es así, que en las pasadas fiestas navideñas, un nutrido grupo de vecinos del poniente que entregaron muy puntuales sus credenciales al titular de “recaudación de votos”, perdón, Desarrollo Social, Rogelio Cuellar, nunca vieron llegar las cobijas, despensas e incentivos de los programas sociales que tanto les prometió.

***

Algunos subagentes que se hicieron pasar por beneficiarios del rumbo de la Plaza de Toros, nos informan que en recientes fechas, se realizó una reunión con representantes de los nuevos integrantes del partido en Palacio Nacional. El grupo de ciudadanos dejó bien en claro que ya habían pedido a los operadores de la actual administración municipal las copias de sus credenciales y que estaban listos para formar una nueva estructura a favor de quien más los consintiera; sin embargo, la labor de convencimiento no ha estado nada fácil, ya que tanto a Salazar como a Batarse, los siguen identificando con los incumplidos panistas.

***

Curioso, por decir lo menos, resultan las opiniones de don Aldo Villarreal Murra, director de Ordenamiento Territorial y Urbanismo de Torreón, quien ha dedicado gran parte de su encargo a poner boyas, topes, bordos, reductores de velocidad, o como quiera amable lector usted llamarles, esas muestras del subdesarrollo en nuestra querida ciudad. Dice el sujeto de marras, que se ponen a petición de los vecinos cuando el 20 por ciento de los automovilistas excede los 20 KM por hora, la velocidad oficial de la rúa y, lo que muchos se preguntan, es si la declaración del funcionario fue sacada de la manga, como se la ha vuelto costumbre, o, si verdaderamente su dependencia ha realizado un estudio serio con cifras y datos. Porque llevar a cabo una metodología para justificar su acción, sería necesario, por ejemplo, a través de medidores en las calles donde haya solicitudes y por lo visto esto no ha pasado. También, comenta el susodicho, que la medida aplica cuando existe un establecimiento público o privado de uso frecuente por personas vulnerables, adultos mayores, niños, o personas con discapacidad, pero no por los incómodos vecinos a quienes simplemente les molesta tardarse en sacar el coche de su casa. Para muestra baste un botón: en la avenida Madrid los hay al principio de la calle, después de los cruces y no antes, o justo en medio de la cuadra para proteger cocheras de algún “buen amigo”; en donde hay semáforos en operación y por supuesto no se quitan. Para qué, dirá el director aludido; y mejor no le seguimos, nada más dese una vuelta y lo verá con sus propios ojos. Otra perla de don Aldo, es que cuando cualquier factor debidamente justificado y a juicio técnico provoque condiciones de peligro o inseguridad, justificándose la colocación del reductor, es decir, cuando él quiera, como cambiarle el sentido a la calle donde el mismísimo funcionario vive. Aquí ¡sólo mis chicharrones truenan! Más aún, algunos malpensados sospechan que en donde se colocan es precisamente en la zonas que tuvo una amplia mayoría el alcalde de esta urbe y hay que quedar bien con el electorado o bien que el señor Villarreal tiene un negocito de boyas. Bonita ciudad.

***

Y el que salió bueno para “extraviar” croquis como el del polémico accidente protagonizado por el director de Inspección y Verificación Rolando Anaya Araujo, la tarde noche del pasado sábado, resultó ser Alejandro Charles Quiñones, nada que ver con Jesús Torres Charles, no sea malpensado, flamante Jefe de Peritos del noble Tribunal de Justicia Municipal, quien ya superó la “línea de aprendizaje” y fijó una cuota para no elaborar croquis de accidentes en los casos que los interesados busquen evitar el engorroso trámite burocrático de ir ante un juez municipal, tengan o no sus vehículos asegurados. Este informal ingreso parece tambalearse luego de que el alcalde de Torreón Jorge Zermeño Infante declarara públicamente que todos los ciudadanos pueden arreglarse en la calle. Entre otra de las gracias de don Alejandro está el reporte de hace dos meses, cuando el Jefe de Peritos “tomó prestados” los limpiaparabrisas de un auto que participó en un choque que ya estaba en los patios y que era igual al de su auto. El asunto no terminó ahí, debido a que el dueño del auto, que al parecer lo trae como Uber, los vio y le reclamó con razón; la inmediata respuesta fue que el comanche de peritos le mandó hablar a los de autotransporte para que le aplicaran el reglamento por andar de oficioso, digo, de Uber, y así no incomodarse en regresar el accesorio a su dueño.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...