22 de marzo de 2019 notifications search
menu
Columnas Social

Las palabras tienen la palabra

No se lo deje clavado

Columna póstuma de Juan Recaredo
NOSOTROS, miércoles 20 de febrero 2019, actualizada 9:34 am


"Un diccionario es el universo por orden alfabético. Es el libro por excelencia. Todos los demás están en él contenidos. Ya nada más falta saber sacarlos de ahí…".

Así lo dijo un día Anatole France, el famoso escritor francés que ganó el Premio Nobel de Literatura en 1921. La verdad es que no sé hasta qué grado lo dijo en serio porque es una perogrullada, o sea, algo que es tan obvio que no necesita decirse.

El hecho es que hay que hacerle caso a "Don Ana". Hay que tener siempre un diccionario a la mano, y cuando nos asalte una duda, no debemos resistirnos… haga usted de cuenta que es un auténtico asalto… ¡la respuesta o la vida!

En este caso, hay que dejar que la duda nos asalte tranquilamente y luego, eso sí, no quedarse con el puñal clavado porque le va a hacer daño. Hay que ir y consultar el "tumbaburros" para aclarar la duda antes de que nos roa las entrañas.

¿Cuál diccionario? Cualquiera. Si podemos tener el Diccionario de la Real Academia Española sería muy bueno. No es la perfección, pero es el que tiene mayor autoridad porque representa el pensar de la Academia de la Lengua como institución. Todos los diccionarios importantes ya se pueden consultar en Internet, incluyendo por supuesto al de la Real Academia Española.

Si puede tener además un diccionario etimológico sería aún mejor, porque éste le podrá decir de donde provienen las palabras, cuáles son sus raíces. Si quiere, puede conseguirse el de Joan Corominas, aunque yo le recomiendo mejor el de Guido Gómez de Silva porque éste último es mexicano y Corominas es catalán; le va a servir más, porque se apega más a nuestra manera de pensar.

Hay también diccionarios especializados en mexicanismos, en regionalismos, en barbarismos, en lugares geográficos y en diversas especialidades de la ciencia como medicina, derecho y muchos más.

Cuando ya tenga su diccionario, ¡consúltelo! De verdad debo insistirle en ello. Porque luego se deja uno llevar por la sensación de que ya tenerlo es suficiente. Es como cuando quiere uno aprender a tocar la guitarra; compra una guitarra y con el solo hecho de tenerla siente que ya se puede arrancar dando conciertos como si fuera un guitarrista consumado.

No, falta ponerse con toda paciencia a consultar, a buscar, a pensar, a aprender.

¡Es fascinante!

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: [email protected] Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

La señora Garza - no me pone su nombre - dice: "presidente, rey, obispo, papa, jefe del departamento tal...", todas las anteriores, ¿deben empezar con mayúscula?

LE RESPONDO:

Si van junto al nombre particular de la persona, sí deben ser escritos con mayúscula, por ejemplo, el Presidente Nixon, el Rey Carlos V, etcétera.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

El amor es como una enredadera. Si no tiene donde enredarse, se muere.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...