18 de febrero de 2019 notifications search
menu
Columnas Social

PATRIMONIO CULTURAL DE LA HUMANIDAD EN MÉXICO / XV

(Segunda y última parte) Historia del Archipiélago de Revillagigedo

Dr. Leonel Rodríguez R.
NOSOTROS, martes 12 de febrero 2019, actualizada 9:32 am


El archipiélago de Revillagigedo, o islas Revillagigedo, es un grupo de islas en el Océano Pacífico. Forman parte del estado mexicano de Colima y se localizan entre 720 y 970 km al oeste de Manzanillo. Área Natural Protegida (1994) y Reserva de la Biosfera (2008) Separación costa: 720 km de la costa de México.

Situado en el Pacífico Oriental, este archipiélago está formado por las islas de San Benedicto, Socorro y Clarión, el islote de Roca Partida y sus aguas adyacentes. Las cuatro islas - que son de hecho las cumbres emergidas de otros tantos volcanes integrantes de una cadena montañosa submarina - constituyen un hábitat de vital importancia para diversas especies endémicas de flora y fauna, en particular aves marinas. Las aguas circundantes albergan una concentración notable de especies pelágicas de gran tamaño: mantas gigantes, delfines, tiburones y cetáceos.

Archipiélago de Revillagigedo, Patrimonio Mundial de la Humanidad La UNESCO entregó a México este nombramiento, convirtiéndose en el primer país de América Latina y el Caribe, y el sexto a nivel mundial con mayor número de bienes inscritos.

El Archipiélago de Revillagigedo posee una rica diversidad de flora y fauna que genera un conjunto único de procesos biológicos y ecológicos. Sus características ecosistémicas, aunadas a sus particularidades geológicas, son objeto de interés científico en diversos campos de estudio sobre biodiversidad, biogeografía y evolución.

LA UNESCO DESTACA EL PATRIMONIO AZTECA. México, país con más sitios como Patrimonio de la Humanidad. El Siglo de Torreón, 3 de julio del 2018.

El Área Natural Protegida del Valle de Tehuacán-Cuicatlán, en México, fue nombrado, ayer, patrimonio mundial por la Unesco, de la que se reconoció, entre otras virtudes, la facultad del lugar para evidenciar la adaptación humana al medio ambente.

Junto a otros 19 nuevos lugares, el área fue reconocida durante la 42 sesión de este organismo perteneciente a la Organización de Naciones Unidas, (ONU), que se celebró en julio del 2018 en Bahrein, consolidando así a México como el país americano con más bienes patrimoniales, 35 en total, que ostentan este distintivo.

El valle es evidencia de la adaptación del ser humano a lo largo de un período de más de 14,000 años de historia, convergiendo riqueza biológica, geológica, cultural e histórica.

En este tiempo, los pobladores utilizaron sistemas de irrigación, domesticación de plantas, sistemas agrícolas y prácticas complementarias con el uso de cactáceas y la producción de sal, asentamientos residenciales y diversos sistemas políticos y religiosos.

Además, de acuerdo con la institución, el lugar ha sido testigo del surgimiento de lenguas proto-otamangues que dieron lugar a la familia lingüística más antigua y diversificada del continente americano.

La extensión de la zona reconocida es de 145,255 hectáreas y se ubica entre los estados de Oaxaca y Puebla. En este entorno natural, se encuentran cinco de felinos que se distribuyen en México como el jaguar y el puma con color. También de territorio de anidación del águila real, especie emblemática de México y la guacamaya verde.

Otros países como Alemania, España, Colombia, Italia, Dinamarca, Turquía, Arabia Saudi, Omán, Irán, Japón, Corea del Sur, India y Kenia, también vieron cómo se incluían en la lista de la Unesco, lugares representativos de sus territorios.

Construcción colectiva. La UNESCO señaló que México solventó las observaciones hechas el año pasado y cumplió con los criterios para que el valle quede inscrito plenamente con un bien mixto. La delegación mexicana destacó que el sitio se compone por realidades entrelazadas donde se conjuga cultura y naturaleza, además de una población que conserva lo mejor de la región. Para México, esta zona es un paradigma conceptual con valores excepcionales. Tehuacán-Culcatlán es una importante reserva que alberga un 70 por ciento de las familias de la flora mundial y un centro de agrobiodiversidad, "para numerosos grupos de plantas, como los cactus".

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...