24 de abril de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Un revés que llama a la equidad a CFE

No hagas cosas buenas...

ENRIQUE IRAZOQUI
viernes 01 de febrero 2019, actualizada 9:03 am


Antier se dio un hecho en la ciudad de Gómez Palacio que bien puede marcar un derrotero diferente al sometimiento que tiene la Comisión Federal de Electricidad, al pueblo entero y en este caso a los sistemas de agua de los municipios, grandes consumidores de energía eléctrica debido a la utilización intensiva de equipos de bombeo que utilizan fluido eléctrico como fuente de energía.

Como se recordará, la Comisión Federal de Electricidad decidió aumentar entre un 40 a un 70% en promedio las tarifas a los hogares de alto consumo, al comercio y a la industria en general. Esta última es la aplicable a los sistemas de agua potable.

Argumentando el incremento en el precio del petróleo y la depreciación del peso ante el dólar, Comisión simplemente incrementó el precio desproporcionadamente para poder recuperar el boquete financiero que le generó el incremento en los combustibles fósiles, insumo fundamental para la generación de electricidad.

Lo reprobable es que Comisión aplicó esta medida apenas pasaron las elecciones de julio del año pasado, con lo cual era evidente que el gobierno del entonces presidente Enrique Peña Nieto dio un manejo electorero al precio de la electricidad. En otras palabras, mantuvo las tarifas estables aun cuando el petróleo subía generando la erosión financiera de la denominada Empresa Productiva del Estado.

Una vez pasado el día de las votaciones y confirmándose la derrota del partido en el gobierno, en este caso del PRI, Comisión aplicó inmisericorde el desproporcionados incrementos, y como goza de un monopolio y a la vez de una natural complejidad para prever el monto que se cobrará en cada factura de la luz, la CFE simplemente puede hacer lo que quiere.

En esta tesitura de los abusos de la compañía de luz, los organismo operadores de agua potable y drenaje sanitario, en el caso de La Laguna el Simas de Torreón, el Sideapa de Gómez Palacio y el Sapal de Lerdo, obviamente fueron víctimas de las subidas exacerbadas de los recibos de energía.

El en caso de SIMAS Torreón, cuando Jorge Zermeño tomó las riendas del municipio, los primeros cobros mensuales eran alrededor de 12 millones. Obvio era en época de invierno y la demanda de agua era menor. Cuando llegó el calor en mayo y junio, el SIMAS Torreón pagaba a Comisión por la energía para mover sus bombas y oficinas hasta 18 millones, pero luego de las elecciones presidenciales, los recibos subieron a 22, 24, y hasta casi 30 millones, lo que hizo entrar en insolvencia al SIMAS y por lo tanto fue objeto de cortes al suministro en sus oficinas centrales ene l bulevar independencia por adeudos. El alcalde Zermeño y los suyos casi tuvieron que pedir limosna a funcionarios de CFE para que les dieran plazo para cubrir los adeudos y no dejar sin agua a Torreón.

El turno esta semana le tocó a Gómez Palacio, y CFE sin más cortó la luz a un par de pozos de aforo importante y además suspendió el servicio de suministro a las oficinas principales de SIDEAPA.

Sólo que en esta ocasión los burócratas de la compañía administrada por el gobierno federal les salió respondona la alcaldesa, que no perdió tiempo en dar a conocer públicamente la acción tomada por los primeros que de facto les "negaban el derecho constitucional al agua" a los gomezpalatinos.

Como represalia, por la tarde la presidenta municipal mandó a cortarles el agua a las oficinas de CFE sito bulevar Miguel Alemán y los previno que de persistir el corte tomarían las oficinas de la propia Comisión Federal. Por la tarde los pozos y las oficinas tuvieron energía eléctrica otra vez.

Evidentemente el SIDEAPA al igual que el SIMAS sufrió un incremento casi al doble de su costo por la luz y de pagar 1.41 el kw recibieron cargos hasta por 2.70, lo que es más del 90% de subida, dejándolos en la imposibilidad de pago. SIDEAPA tomó medidas legales pero sin gran alcance, tan es así que CFE les cortó.

Es obvio que las cosas no se pueden arreglar como en la emergencia lo ha hecho la administración de Gómez Palacio, advirtiendo que por presiones como el dejarlos sin agua y con tomas políticas de sus oficinas evitarán que los dejen sin luz. Sin embargo es urgente que la federación ponga ya manos en el asunto porque es un vil abuso lo que la CFE nos hace a todos, y es de celebrar que ayer su injusta medida de presión de cobro ante sus desorbitantes incrementos, recibió un firme revés, pero el problema de fondo persiste, urge que en la equidad el Estado Mexicano dentro de sus tres órdenes de gobierno se coordine para evitar atropellos como los que nos está haciendo la Comisión Federal.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...