20 de junio de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

El sensible asunto del transporte

No Hagas Cosas Buenas…

ENRIQUE IRAZOQUI
viernes 25 de enero 2019, actualizada 9:02 am


Enlace copiado

Mientras el país se recupera primeramente del horror que significó la tragedia ocurrida hace una semana en el municipio de Tlahuelilpan, estado de Hidalgo, cuando se suscitó una explosión una perforación hecha a un oleoducto de PEMEX para robar gasolina costándole la vida a más de un centenar de lugareños que se encontraban alrededor de la fuga de combustible para llevarse la cantidad que pudiesen; y en tanto el desabasto de ese mismo carburante y de diesel continúa afectando distintos estados de la república, en Torreón está sobre la mesa un asunto que tendrá consecuencias para miles de torreonenses: un nuevo aumento en la tarifa del transporte público.

Hace un par de años, durante la administración encabezada en ese entonces por el alcalde sustituto Jorge Luis Morán, los concesionarios de la ciudad obtuvieron un incremento de 9 a 11 pesos como cobro básico, lo que significa un 22%. Agresivo sin duda para las clases populares que son quienes utilizan este servicio.

Ahora bajo el gobierno del panista Jorge Zermeño parece que sólo es cuestión de días si no es que de horas, para que nuevamente se les conceda a los transportistas un nuevo incremento, bajo la premisa que el significativo aumento de los combustibles les ha impactado sensiblemente en sus costos de operación y por lo tanto es menester ajustar el precio.

"Todas las cosas van teniendo un incremento, pues hay una inflación y tienen más de un año y medio que no se revisan las tarifas" declaró antier el alcalde anticipando que su gobierno concederá lo que le pide el sector transportista.

Roberto Cerna, empresario del ramo y quien fue designado para presentar ante la Comisión de Movilidad del Cabildo de Torreón los argumentos por lo que debe de ser autorizado el incremento, explicó en una sólida presentación que no queda otro camino para el Ayuntamiento más que conceder que se suba el precio o subsidiar a los transportistas.

Ante lo expuesto por el empresario representante del ramo, quien es conocido por su capacidad en el entendimiento en materia de finanzas y por supuesto de su sector, los regidores aunque elaboraron algunas preguntas, simplemente no tuvieron contrapropuesta.

Como parece que es un acto consumado, ahora el problema es saber cuánto habrán de subir las tarifas; Cerna y los suyos pretenden ir de los 11 a los 15 pesos, lo que significaría un pingüe incremento de 36% en un periodo de dos años.

Habrá que esperar pues cuánto es lo que finalmente se autoriza. Vale pena señalar el propio alcalde Zermeño, hombre que cuando termine su mandato será la persona como más tiempo al frente del municipio de Torreón, puesto que ya lo presidió hace más de 20 años ejerciendo su cargo por tres años, ahora apenas está en el primer mes de su reelección para un nuevo periodo trianual luego de concluir apenas una administración de un año, por lo que es obvio que conoce del tema.

Y como conoce del asunto, cada vez que los transportistas piden autorización para incrementar las tarifas, siempre se habla de una mejora del servicio, cosa que raramente ocurre , salvo aquellas unidades maquillas que entraron en funcionamiento en tiempos de José Ángel Pérez, pero la generalidad es que el transporte público de personas de Torreón continúe en estado lamentable.

Para colmo del tema, apenas días atrás el Secretario del Ayuntamiento, Sergio Lara declaró el martes pasado que el municipio no ha otorgado los permisos correspondientes para construir los paraderos del Metrobús, porque no les han sido solicitados.

Quizá Lara en vez de estar pregonando esa omisión por parte del gobierno del Estado que está ejecutando la retrasada obra del Metrobús, debió ponerse en contacto con las autoridades correspondientes y no obstaculizar más el proyecto de movilidad más importante de la Comarca Lagunera, si el fin es servir a la ciudadanía.

Debe el alcalde despojarse de esa visión que tiene que cualquier crítica que se le haga a su gobierno es motivada por intereses políticos, y ser más agudo para resolver está presión que justificadamente (nadie niega el incremento en las combustibles) está siendo objeto por el sector camionero, en busca de una alternativa de mejora general con finanzas sanas para todos. El tema del transporte público de personas es un tema por demás sensible, afecta a los que menos tienen y si ellos son agraviados, todos sufriremos las consecuencias.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...