23 de abril de 2019 notifications
menu
Columnas Social

Mujeres plenitud

¿QUÉ ES EL VPH?

Dr. Raúl Domínguez González
NOSOTROS, domingo 20 de enero 2019, actualizada 10:36 am


El virus papiloma humano (VPH) se transmite a través de la vía sexual. Aproximadamente, 40 millones de personas en los Estados Unidos están infectadas con el VPH.

El VPH puede causar tres clases diferentes de enfermedades, principalmente en o alrededor del área genital:

Verrugas: El VPH puede causar verrugas (protuberancias pequeñas, salientes y duras que crecen en grupos), que se forman en o alrededor de la vagina, el ano o en la punta del pene. A veces, también se les llama condyloma acuminada o condilomas. Las verrugas genitales casi nunca se transforman en cáncer, pero su presencia puede significar que también exista displasia precancerosa y esto debería ser investigado.

Displasia: Son células anormales que se encuentran dentro del ano o en el interior del cuello del útero (ubicado en la parte inferior del útero o matriz). A diferencia de las verrugas, la displasia no se puede ver ni sentir. La displasia es una enfermedad que se considera pre-cancerosa. Esto no quiere decir que todas las personas que tengan displasia vayan a desarrollar cáncer.

Cáncer (carcinoma): La displasia se puede transformar en cáncer. Los cuatro tipos de cáncer más comunes causados por el VPH son el cáncer cervical, el cáncer anal, el cáncer de recto y el cáncer de pene. Si no se diagnostican y se tratan lo más rápido posible, estas formas de cáncer pueden llegar a ser mortales.

¿CUÁLES SON LOS SÍNTOMAS DEL VPH?

El VPH no causa signos o síntomas por sí mismo. Las verrugas en o cerca de la zona genital se pueden palpar con el dedo y son visibles a simple vista. La displasia generalmente no causa síntomas evidentes.

¿CÓMO SE DIAGNOSTICA EL VPH?

Si bien, un análisis de sangre es suficiente para saber si hay infección con el VPH, el resultado realmente no brinda mucha información. Estar infectado con el VPH no quiere decir que se desarrollarán verrugas genitales, ni tampoco quiere decir que se desarrollará displasia o cáncer.

Si descubres que tienes verrugas genitales, debes comunicárselo a tu médico. Se debe hacer una biopsia de las verrugas (se toma una muestra a través de un procedimiento de cirugía menor), para determinar si existe la posibilidad de que éstas desarrollen cáncer.

Para determinar si existe displasia o cáncer, el médico puede realizar una prueba de Papanicolau, en la cual se toman muestras de células del cuello del útero o del ano, y se examinan bajo un microscopio. Si se encuentran células anormales, se debe realizar una segunda prueba de Papanicolau para confirmar estos resultados.

Las mujeres deberían hacerse su primer Papanicolau a los 18 años de edad o cuando comiencen a tener relaciones sexuales, lo que ocurra primero. Se recomienda que las mujeres VIH positivas se hagan un Papanicolau cada seis meses. Los hombres y las mujeres que practiquen sexo anal deberían realizarse un Papanicolau anal en forma rutinaria.

Si el resultado del Papanicolau es anormal, se deberían hacer estudios más minuciosos. En este caso, se utilizan un colpóscopo o un anoscopio (dispositivos que amplían la visión), para saber si existen parches cancerosos o pre-cancerosos, o lesiones dentro del ano o en el cuello del útero. Estas lesiones se conocen generalmente como neoplasia intraepitelial anal o cervical (NIA o NIC). Si se llegaran a encontrar este tipo de lesiones, se puede realizar una biopsia para obtener más información acerca de las células anormales.

Dependiendo de los resultados de la biopsia, la NIA o la NIC se pueden clasificar en tres etapas distintas: I, II ó III. La etapa de la displasia depende del grosor de las células anormales dentro de la pared cervical o anal. Se puede considerar la NIA o la NIC I como una forma leve de displasia, que por lo general no necesita terapia (pero se le debe vigilar atentamente), mientras que la NIA o la NIC II o III se consideran formas más avanzadas de displasia que tienen más posibilidades de desarrollar cáncer. Las formas más avanzadas de NIA o de NIC a menudo requieren tratamiento para evitar que desarrollen cáncer.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando tendencia...