24 de marzo de 2019 notifications search
menu
EDITORIAL

Adopción; encuentros de vida en plenitud

Metáfora ciudadana

LUIS ALBERTO VÁZQUEZ ÁLVAREZ
sábado 12 de enero 2019, actualizada 8:11 am


No hay camino más progresista que el ser generoso con la vida

Natalia Villa; diputada argentina

En México se estima que cada año se realizan entre 750 mil y un millón de abortos clandestinos. Frente a ellos suspiran centenas de miles de potenciales padres adoptivos. En el país existen 753 casas hogar de carácter humanitario que viven de recursos privados, sin embargo, están siendo desplazadas por el DIF de cada estado, siendo muchos, dominados por la corrupción y la burocracia. En Coahuila se creó la Procuraduría para Niños, Niñas y la Familia; un organismo público descentralizado de la Administración Pública Estatal, (PRONIF) que evalúa psicológica y económica a los candidatos a padre adoptantes y autoriza un proceso que continúa con el DIF. Procedimiento con agentes de Ministerio Público y un trámite ante el Juez de lo Familiar, así como abogados tutores de cada infante. Aquí en Coahuila, como en todas las actividades del gobierno local, cada actor cobra a los adoptantes y según sea el pago, es el tiempo en que se logra legalizar la adopción, pudiendo ser de dos hasta diez años, o menos, según se engrase la maquinaria adoptiva.

Los Requisitos para adoptar varían, pero en general se busca que los padres adoptantes sean mayores de edad y disfruten de buena salud. Datos oficiales indican que un 64.7% tienen entre 26 y 35 años; el 88.2% cuentan con estudios universitarios; un 65.5% obtienen recursos familiares mayores a doce mil pesos. Sin embargo, vale la pena recalcar que 88% consideran que el proceso de adopción es lento, caro y lleno de corruptelas; sólo un 8% lo conoce antes de sufrir el "vía crucis" de una adopción, lo que desalienta a muchos y prefieren optar por un camino ilegal como comprarlo a una red de traficantes de menores; ello finalmente le lleva a tener un bebé que es su anhelo mayor.

Nadie cuestiona una maternidad biológica, nadie le preguntará a esa madre si está capacitada o no para criarlos, ¿Por qué entonces poner tantas trabas para una adopción? También ellos pasarán malas noches, incomodidades por la lactancia, enseñar a andar, llevar al pediatra, a la escuela, abrigarlos, brindarles caricias, reír, sufrir sus enfermedades; cualquiera puede tener hijos, pero ser padres exige mucho.

Más de 60% de quienes no pueden tener hijos están dispuestos a adoptar alguno. Para ello es importante conocer algunos criterios esenciales de una adopción: comprender que esta no cambia negativamente la relación de la pareja, antes bien la acerca, incrementa su amor conyugal; un 91% de los padres adoptantes están dispuestos a dar al hijo adoptado los mismos derechos que a uno biológico; y el 90% creen que deben dividir su herencia en partes idénticas entre sus hijos, independientemente de su origen. El 87% de las madres estarían dispuesta a brindar idéntica alimentación a ellos por igual.

Muchas personas que han destacado en la vida fueron adoptados; como John Lennon; Ingrid Bergman; Nelson Mandela; Babe Ruth; Priscilla Presley; Steve Job; Edgar Allan Poe; o sea, políticos, artistas, compositores, poetas, escritores, y recordemos que también Jesucristo fue adoptado por José. Por ello y por mucho más duele ver cadáveres de ángeles que podrían estar disfrutando de una vida plena con sus padres adoptivos a quienes los llenan de felicidad.

Frente a los riesgos de una mujer que aborta ante un charlatán como son: Infecciones en la matriz y/o trompas de Falopio; posible septicemia o que en un legrado les perfore el útero que puede tardar en descubrirse, hasta que surja una peritonitis; hemorragias y hasta desgarres de la matriz provocados por el sistema de extracción del feto, así como diversos problemas psicológicos: depresión severa; ansiedad y en casos graves hasta caer en el alcoholismo o las drogas. Existen infinidad de beneficios para aquellas mujeres que deciden "tener náuseas" "vértigos"; "sufrir dolores abdominales" y "tener acné", entre tantos otros, porque deben saber que:

Todo bebé es amor, a él no le importa si es adoptado o biológico, realmente nadie adopta a un bebé, él adopta toda una familia; nacen en el corazón de su madre, no en el vientre; por ello miran a sus padres adoptantes como lazos de amor. No le importan sus preferencias sexuales; color de piel, ojos o cabellos; si son feos o bonitos, si tienen dinero o no; todos se aceptan incondicionalmente; se integran a un ambiente familiar que les dota de estabilidad material, una infancia feliz y les prepare para la vida adulta.

Un nieto adoptado hace igual de felices a los abuelos que uno biológico; eso se extiende a tíos, primos y demás parientes, porque es el amor y la aceptación lo que nutre el núcleo familiar; el parentesco crece por el amor, no por la sangre.

Eso precisamente es lo que deben saber las mujeres embarazadas que un día se enfrentan ante la duda entre abortar o dar en adopción. Evitar sufrir una entropía existencial que puede dejarles marcadas de por vida. Una madre que da en adopción no pone en peligro su vida; no tiene problemas psicológicos por haber privado a alguien de la vida. Sabe que algún día podría ver a su vástago; entiende perfectamente qué hay al menos tres personas a las que ha hecho felices. Puede ir con la frente en alto. Sabe que los bebés son adoptados porque hay personas que los aman.

Respeto y mucho a todas las mujeres, jamás juzgo; menos aún critico, acepto su inteligencia e independencia; pero no comparto la idea del aborto. Cada día elevo una oración por las madres que se enfrentaron a los dolores del parto, engordaron y/o perdieron la figura, ya que decidieron parir a su bebé y darlo en adopción.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
*
Cargando tendencia...