26 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
sábado 24 de noviembre 2018, actualizada 7:25 am

Enlace copiado

Tremenda lucha de poder la que se ha desatado en el Congreso local a unos cuantos días de la presentación del primero informe de gobierno de Miguel Riquelme. El pasado miércoles la sesión de la Máxima Tribuna del Estado se suspendió debido a la falta de acuerdos entre los opositores del PAN y los oficialistas del PRI para definir el orden del día. De hecho los panistas fueron los causantes de que no hubiera sesión ya que ellos se ausentaron de la votación para arrancar la jornada, y al no haber quórum, el orden no pudo aprobarse y la sesión terminó por aplazarse sin fecha de reposición. El asunto que desató el desaguisado tiene que ver con la renuncia del diputado Édgar Sánchez al partido que lo postuló, UDC, y su intención de pertenecer a la Junta de Gobierno del Congreso, órgano que dirige al legislativo. Aunque el discurso de los blanquiazules se ha centrado en denunciar la violación a la legalidad, ya que un diputado sin bancada no puede entrar al organismo directivo de la cámara, el fondo del asunto es la pelea por el control del mismo.

Y es que actualmente la oposición tiene mayoría en la Junta, con la suma de votos del PAN, UDC y Morena, por lo que el PRI, con su aliado PRD, para tratar de equilibrar quiere meter a Sánchez como su polizón disfrazado de independiente. Con esto, los priistas lograrían igualar los votos de los opositores en la Junta, con lo cual pudieran bloquear varias disposiciones y obligar a la oposición a negociar. El asunto se torna más delicado toda vez que ya se acerca la fecha en la que el gober Miguel Riquelme deba rendir su informe en sesión solemne del Congreso. Si para entonces no hay acuerdo, quién sabe que terminará ocurriendo. La lucha de poder está tan fuerte que incluso la UDC no le ha aceptado a Édgar Sánchez su renuncia, por lo que técnicamente sigue perteneciendo a ese partido que ya tiene a un diputado en la Junta. A ver en qué termina esta bronca.

***

Y ya que hablamos de broncas, la que se viene a nivel nacional por el asunto de los procónsules que instalará el preciso electo Andrés Manuel López Obrador en cada una de las provincias del Imperio Azteca recuerda un poco al pleitazo que libraron el ayuntamiento de Torreón del entonces panistas José Ángel Pérez y el gobierno de Coahuila del priista Humberto Moreira, hoy investigado en la Madre Patria por diversas travesuras. Como recordará, memorioso lector, el secretario del Ayuntamiento en esa época, Rodolfo Walss, tuvo la idea de presentar un recurso de inconstitucionalidad contra la decisión del Profegober de nombrar a un secretario regional para la Laguna, es decir, una especie de intermediario entre los municipios y el titular del Ejecutivo estatal. Para todos era más que claro que esa oficina tenía el objetivo de servir como escaparate para perfiles que posteriormente pudieran ser candidateables, como de hecho lo fue. Eduardo Olmos pasó de ser secretario regional a alcalde de la Perla de La Laguna. Además de ello, para el municipio representaba un problema por los obstáculos que pudiera ponerse a los planes en donde se requería del esfuerzo conjunto del estado y ayuntamiento. El resultado fue que durante meses las obras públicas en proceso permanecieron paradas con los consecuentes problemas que eso ocasionó, y al final el gobierno provincial ganó la partida en la Corte. Pues bien, ahora los panistas y priistas, por primera vez juntos del lado de la oposición, van a promover un recurso de inconstitucionalidad contra los procónsules de AMLO por razones muy similares. Y es que estos funcionarios que responderán directamente al preciso fungirán como embajadores plenipotenciarios y, por ende, intermediarios entre el Gran Tlatoani y las provincias, además de que el cargo servirá para ir formando cuadros que en seis años puedan disputar las gubernaturas. Pero hay otro elemento interesante. Por lo que se ha visto en los últimos días, los procónsules de Durango y Coahuila, Enrique Novelo y Reyes Flores, respectivamente, han estado haciendo migas con los alcaldes, sobre todo los emanados de un partido distinto al del gobernador, con la idea de restar poder a los jefes de los ejecutivos estatales, quienes ya no podrían ejercer las presiones con los munícipes porque estos podrían cobijarse bajo el manto de los procónsules imperiales. Así las cosas.

***

Sin duda, durante las últimas semanas el tema de café y pasillos de las oficinas de gobierno es la rumorología en torno a las posibles y descabelladas candidaturas de Rocío Rebollo Mendoza, por Morena, y Manuel Ramos, por el PAN, a la alcaldía de Gómez Palacio. Y es que en las filas de los morenistas se están dando hasta con el florero, ya que el exgober Jorge Herrera Caldera está perfilando con todo a la exalcaldesa priista, eterna rival de la actual munícipe Leticia Herrera. Sin embargo, nuestros subagentes comentan que doña Lety ya tiene un “excelente” acercamiento con el morenista Rafael Palacios, a quien pareciera ya metió en su área del influencia para empujar su candidatura ah doc y, de paso, seguir enfilando el tema de la planta de Chemours en el poblado Dinamita. Por cierto, hay quienes comentan que Palacios está recibiendo asesoría del oficial mayor del municipio, Francisco Bardán Ruelas. Por otra parte, los panistas están que no los calienta ni el sol por las supuestas intenciones del primer panista del estado, léase el gober José Aispuro, de mandar como candidato a Manuel Ramos, subsecretario de Gobierno en La Laguna y quien dicho sea de paso es la otra carta que juega la actual señora presidenta municipal. Esto ha ocasionado que los blanquiazules estén que echan lumbre, pues señalan una constante intromisión de la alcaldesa en su partido y lo cual se repetiría en el caso particular de Ramos Carrillo. De hecho, según dicen las lenguas viperinas, de ser así se pudiera dar una renuncia masiva al interior del PAN (ahora que están de moda), como una forma de rechazo contra cualquier candidato importado ya que han sufrido fuertes descalabros cada que “invitan” a aspirantes externos para competir por algún cargo público. Por lo pronto, el efecto Morena empieza a mermar entre sus simpatizantes y según los encuestadores nacionales, después de las pifia del llamado error de octubre y de los indultos anunciados a los corruptos, la decepción empieza hacerse presente. Pero como dirían los cronistas deportivos, esto no se acaba hasta que se acaba.

***

En estos días los lerdenses se cuestionan si el primer caballero de Lerdo, Ramón Rivera Espino, esposo de la presidenta municipal de Lerdo, María Luisa González Achem, se encuentra ya predispuesto a tener la guardia bien arriba ante los ataques políticos de los que asegura es víctima la alcaldesa o si la descripción que dieron de otra dama concuerda a la perfección con la de la dueña de su corazón. Resulta que hace unos días en una página de Facebook -muy visitada por lo visto por la familia González Achem- se hizo llegar una denuncia ciudadana donde expusieron que una líder de colonia, conocida como “La Güera”,  andaba por ahí pidiendo credenciales de elector con la promesa de darles despensas a través del Comité Directivo Municipal del PRI. Pero la queja no iba en el sentido de la coacción de los ciudadanos con respecto a estos apoyos sino que la inconformidad era porque las despensas simplemente no les llegaban y se sentían utilizados para las campañas políticas. En fin, hasta aquí nada que los subagentes no hayan escuchado antes. El problema es que un seguidor de la página de Facebook publicó abajo de la denuncia un comentario que decía que la mandaran lejos (por no decir más feo) y quién sabe cuántas cosas más. Enseguida saltó don Ramón: “Hocicón, ven y dímelo de frente, a ver si eres hombre”, publicó el primer caballero, quien al parecer por la descripción pensó que la mujer a la que se referían era a su señora esposa y presidenta de Lerdo y muy ofendido reclamó a la administradora de la página, Georgina Solorio, por permitir este tipo de ofensas hacia doña María Luisa. Por supuesto la cosa no quedó ahí y el señor que había mandado el comentario, de nombre Rogelio, se sorprendió por la molestia expresada de don Ramón asegurando que nunca se refirió a su esposa sino a la mentada “Güera”, asegurando además que ni siquiera sabía quién era su esposa y que no tenía el gusto de conocerla, no obstante ya entrados en gastos le comentó que podrían verse para demostrarle que no era ningún poco hombre. Cuando la conversación ya parecía sacada de un diálogo de la película Dos Tipos de Cuidado, con Jorge Negrete y Pedro Infante, don Ramón se disculpó, por supuesto, sin especificar que su esposa es nada menos que la alcaldesa de Lerdo. El tal Rogelio, sin rencores, hasta le sugirió irse a tomar unas “chelas”, invitación que al parecer no tuvo eco en el primer caballero. Tal vez sería mejor un té de tila.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...