Cultura
EL SIGLO DE TORREÓN Lunes 24 de sep 2018, actualizada 9:41am ... Anterior El Siglo 1 de 3 Siguiente ... El Siglo

Arreola, un autor por conocer

El Siglo
Cortesía

TORREÓN
Hijo del escritor Juan José Arreola derrumba el mito del sabio autodidacta

A un siglo del natalicio del escritor mexicano Juan José Arreola (1918-2001), su hijo, Orso Arreola indicó que aún "hay muchos mitos" sobre la vida y obra de su padre, como "que él nada más estudió hasta tercer año o cuarto de primaria", lo que ha desmentido tras años de investigación.

"Vamos a puntualizar aquí que Juan José Arreola sí estudió, porque hay un mito de que era autodidacta", señaló Orso al explicar que el autor de Confabulario (1952) estudió en el Instituto Nacional de Bellas Artes y, como becario, en Francia.

Tras vivir su infancia en Zapotlán el Grande (hoy Ciudad Guzmán), en el estado occidental de Jalisco -donde nació, Arreola buscó estudiar teatro en Guadalajara, la capital estatal, pero debido a que no existía la carrera que él deseaba viajó a Ciudad de México el 1 de enero de 1937.

Casi de inmediato, Arreola ya era alumno de la Escuela de Teatro del Instituto Nacional de Bellas Artes, rodeado de grandes personajes y maestros en la historia del teatro en México como Celestino Gorostiza y Rodolfo Usigli, importantes dramaturgos.

EN EL TEATRO

Otro de sus maestros fue Xavier Villaurrutia, con quien tuvo una buena amistad y fue uno de los primeros lectores del Arreola cuentista, además de que había sido un importante guía de Octavio Paz, ganador del Premio Nobel de Literatura 1990.

"Villaurrutia fue muy importante en la vida de Arreola, no sólo como maestro. Hizo teatro con él. Villaurrutia era poeta y además escribía teatro, dirigía teatro y montó, con Arreola, teatro", destacó Orso.

A partir de 1937, Arreola se encontraba inmerso en la escuela de teatro, representando las corrientes importantes del teatro nacional y europeo, hasta que en 1940 inició una gira con Rodolfo Usigli y crearon la compañía Teatro de Media Noche La etapa dedicada al teatro en la escuela culminó. Pero pronto, en 1944, Juan José Arreola conoció a Louis Jouvet, actor y director de la Comedia Francesa, quien le abriría las puertas al medio intelectual francés.

Luego de recorrer las capitales latinoamericanas con un repertorio de teatro francés clásico, Jouvet conoció en Guadalajara al entusiasta Arreola, quien con su amplio conocimiento de la cultura y literatura francesas le expresó su interés en el teatro.

Incluso, menciona Orso, hay una parte que suele olvidarse de Juan José Arreola: su segunda lengua era el francés. "Se dice que aprendió a hablarlo viendo las películas de Jouvet", refirió, hasta que formalmente tuvo una maestra.

Después de escribir en un papel los datos de Arreola, Jouvet le dio la indicación de esperar una carta al término de la Segunda Guerra Mundial, pues, aunque París no había sido bombardeada, sí sufría los estragos del conflicto.

En la carta, que efectivamente llegó al finalizar la guerra, se le indicó a Arreola presentarse en la embajada de Francia en México a realizar el trámite de una beca que le otorgaría el Gobierno francés para estudiar, con Jouvet, en París.

"Yo creo que ese día Arreola no durmió", dice con una sonrisa su hijo, y manifiesta que quizás el escritor saltó de alegría.

UN HOMBRE CONSTANTE

Así, pese a algunas complicaciones, Jouvet recibió finalmente a Arreola y, con sus colaboradores, apoyó durante un año la formación de quien sería uno de los más grandes autores de la literatura mexicana y figura clave en el fortalecimiento de la cultura en México por su trabajo en la formación de la nueva generación de escritores y por su activa participación en los medios de difusión.

La vida de estudiante del escritor es un dato que Orso Arreola hace hincapié en recordar y así acabar con el mito de que Juan José Arreola "no había estudiado nada, que se había formado solo, que se había inventado a sí mismo".

Aún hay más por conocer, investigar y aprender de la vida y obra de Juan José Arreola, por ejemplo, "su pensamiento", aseguró su hijo y principal aprendiz, quien a 100 años del natalicio de su padre lo recuerda como una persona sabia.

"Como hijo recibí de mi padre lo que él sabía: conocimiento. Esa herencia que me transmitió a mí desde niño, en las etapas largas de vida que compartimos juntos, es lo más hermoso y valioso que ha sucedido en mi vida", acotó.

SUS ESTAMPAS

"No tengo nada porque ya lo di todo", le dijo Juan José Arreola a su hijo Orso la última vez que hablaron en un espacio de lucidez que le dio la hidrocefalia que lo atormentó los últimos años de su vida. El poeta, narrador, editor, orador, juglar y actor que es considerado el más ecléctico de los escritores mexicanos es objeto de un homenaje por el centenario de su nacimiento, que se cumplió el viernes 21 de septiembre.

Juan José Arreola nació a las 4:35 de la mañana del 21 de septiembre de 1918, en la casa con el número 77 de la calle de la Montaña, en Zapotlán El Grande, Jalisco. Fue un gran "recitador, charlista inspirado y orador acostumbrado a hablar en público", como lo describe su hijo Orso en el texto introductorio de Juan José Arreola. "Iconografía", que en unos días lanzará el Fondo de Cultura Económica, casa editorial para la que trabajó el escritor como editor, corrector y hacedor de solapas.

El autor tuvo como primera vocación la poesía, tal como afirma su biógrafo y estudioso Felipe Vázquez en el libro "Perdido voy en busca de mí mismo. Poesía y acuarelas", una reunión que da cuenta de la faceta de poeta y acuarelista de Arreola. En él se incluyen 70 poemas, 11 acuarelas y un dibujo realizados por Arreola y que también está a punto de aparecer bajo el sello del FCE.

TERCERA GENERACIÓN

En el marco del centenario del nacimiento de su abuelo, José María Arreola, nieto de Juan José, emprendió un proyecto singular: llevar a monólogo Arreola, Centenario sobre el "Confabulario" de Juan José Arreola, mediante una selección de algunos de los textos breves que contiene esta obra maestra del jalisciense.

"Son textos muy gozosos, pero además complejos, tienen su complejidad; son breves, como fue siempre la literatura de mi abuelo, pero muy certeros y a la vez representan como todo un universo que pareciera no tener relación, pero está íntimamente relacionado. Hablar de "La Migala", hablar de "El prodigioso miligramo", hablar de "El guardagujas" o "Una mujer amaestrada", ese tipo de cuentos que son clásicos de él y que habitan Confabulario, señaló Chema Arreola.

En entrevista, el nieto músico de Juan José asegura que resultó todo un reto plantear el proyecto a partir de que "Confabulario" se convirtiera en una persona y a partir de allí definir cómo sería y cómo actuaría.

"Tomando en cuenta que trae todo este ADN que son todas sus venas, sus huesos, su circuito nervioso, que son los cuentos...a partir de allí creamos un espectáculo en el que se requiere de mucha imaginación. Son 50 minutos en los cuales asistimos a una pieza que está muy en armonía con el sabor de lo que era mi abuelo con su imagen, con ese destilar palabra, fantasía y ficción", afirma Arreola.

Para conocer al autor

Justo Felipe Vázquez, el gran estudioso de la obra de Juan José Arreola, es quien señala: "Arreola no se propuso pintar de manera profesional, trazar con pinturas el papel fue una suerte de terapia para atemperar su angustia y sus obsesiones, para liberar sus demonios y fantasías".

Su historia en imágenes. En la "Iconografía" en la que se recuperan imágenes inéditas de su infancia y juventud, de sus años como vendedor de zapatos de casa en casa; de su faceta como actor, poeta y maestro de escritores en la Casa del Lago que hoy lleva su nombre, destacan las imágenes sobre su niñez en Zapotlán El Grande, de donde viene el histrionismo que lo caracterizó, heredado de su madre.

Ese libro que contiene más de 150 fotografías, muchas de ellas inéditas, que capturan momentos públicos y privados del poeta, actor y editor mexicano, es descrito por Lizbeth Mora, editora de Filosofía y Arte del FCE, como un recorrido gráfico y narrativo por la vida pública y privada de una importante figura de la literatura mexicana del siglo XX. La "Iconografía" contiene además del texto introductorio de Orso Arreola, un estudio de Felipe Vázquez y una cronología de Alberto Cué.

Arreola, un autor por conocer

Cortesía

Arreola, un autor por conocer

Heredero. El hijo del poeta Juan José Arreola, Orso Arreola indicó durante una entrevista que aún "hay muchos mitos" sobre la vida y obra de su padre, y que hay que investigar más al gran autor.


Etiquetas: Juan José Arreola

Más de Cultura

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- IMP
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT