16 de junio de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 29 de agosto 2018, actualizada 8:16 am

Enlace copiado

Cuentan que el asunto de la megadeuda con todo y nueva reestructura que proyecta el gobierno del priista Miguel Riquelme seguirá siendo una bola de nieve para la entidad por lo menos la década próxima. Los agudos observadores de la cosa pública estatal comentan que basta con echar números para darse cuenta de que esta herencia maldita mantendrá la presión en las finanzas provinciales en la actual administración. Resulta que el gober Miguel anunció que esperaba que con el refinanciamiento se lograra un ahorro de 400 o 450 millones de pesillos al año sobre el monto total del pasivo, cantidad que representa apenas el 1 por ciento del presupuesto de egresos de Coahuila. Pero el detalle relevante no está ahí.

Dicen los agudos observadores de la cosa pública de ese posible ahorro sólo la mitad sería en verdad un ahorro, ya que el resto representaría un diferimiento de abono a capital que tarde o temprano se pagaría y que además generaría un costo financiero extra. La gran pregunta que se hacen los críticos y criticones es si habrá o no ahorro o si puede haberlo siquiera dado el tamaño de la bronca que heredó la administración riquelmista. Lo peor del caso, dicen, es que no se sabe a dónde fue a parar a ciencia cierta el dinero de los créditos contratados en la administración de Humberto Moreira/Jorge Torres López, por lo que al final los coahuilenses terminarían pagando por los intereses cuatro veces el monto total de la deuda. Y en el supuesto de que el pasivo original se haya ido a financiar obras y programas (habrá que ver cuáles), pues se pudiera decir que se trata de las obras y programas más caros de la historia. Vaya lío.

***

En donde la polémica parece haberse instalado ya es en el ayuntamiento de Torreón que encabeza el panista Jorge Zermeño. Y no nos referimos sólo a la controversia que se ha desatado por las obras de remozamiento de la calzada Colón, que a decir de no pocos no eran prioritarias ya que el tradicional paseo guardaba un aspecto aceptable, mientras que hay espacios públicos y sectores a los que les urge no una mano de gato sino más bien un zarpazo de tigre. El nuevo asunto escabroso tiene que ver con el manejo de los dineros que se hace desde la Tesorería que encabeza Hernán Sirgo. Nuestros subagentes disfrazados de escritorios nos reportan que en los pasillos cercanos a esa dependencia y en la Sala de Regidores también, ha surgido la incógnita respecto a la existencia de varias decenas de cuentas bancarias que maneja la oficina financiera municipal. Incluso dicen que algunos regidores de oposición ya andan algo inquietos intentando averiguar la razón de tanto registro bancario. Y es que, dicen los que saben, no es necesario que se abran tantas cuentas para una administración, basta con una o dos, y que, incluso, entre más haya más se corre el riesgo de que manos traviesas hagan perdidizos algunos recursos. Los malpensados comentan que tal vez esto tenga que ver con algunos oscuros personajes que sin ser funcionarios merodean las oficinas del gobierno local para ejercer cierto control en la asignación de recursos y ordenar a quiénes sí y a quiénes no se les otorgan los contratos de obras y servicios. ¿Será?

***

Por lo visto el triunfo de Andrés Manuel López Obrador significa el regreso de buena parte de la vieja guardia de la política nacional. Como resultado de la reunión que sostuvieron en reconocido hotel ejecutivo de la colonia Roma de la Capirucha del Esmog el lunes pasado, el expriista y experredista Porfirio Muñoz Ledo será el jefazo de la Cámara de Diputados del Congreso de la Unión y, por lo tanto, el encargado de colocarle la banda presidencial a Andrés Manuel López Obrador. Hoy los dos morenistas, cuando don Porfirio se encontraba en las mieles del poder como secretario federal durante los sexenios de Luis Echeverría y José López Portillo, don Andrés comenzaba su carrera política también dentro de las filas del hoy tan denostado partido tricolor. En la mencionada reunión, en la que estuvieron Yeidckol Polevnsky, Dolores Padierna, Pablo Gómez, Alfonso Ramírez Cuéllar y Mario Delgado, entre otros, también se confirmó que este último quedaría como coordinador de la bancada morenista en la cámara baja, además de que se consolidó un perro amarre para que el partido del futuro preciso tenga la mayoría absoluta. El amarre consistió en que diputados del PT y PES se afiliaran al instituto vinotinto con lo que le dan la oportunidad a este de alcanzar 256 escaños, es decir, más de la mitad de las curules. Pero también intentaron otra jugada interesante por medio de la cual pretendían que los que quedaran en el PT y PES se unieran en una sola fracción para así convertirse en la segunda fuerza política y, en consecuencia, poder mantener el control de la mesa directiva de la Cámara de Diputados en el segundo año de gobierno de López Obrador y relegar al PAN hasta el tercer año. Al final esto no se logró pero en la rebatinga el torreonense José Ángel Pérez quedó en la bancada del PES y no de Morena. Al final, lo más parecido al derechista PAN dentro del bloque que gobernará al país en los próximos seis años.

***

En donde se vive toda una rebelión es en Acción Nacional. Y la rebelión es contra el exsuspirante Ricardo Anaya a quien responsabilizan de la derrota blanquiazul del 1 de julio por sus formas poco democráticas de tomar las decisiones, una actitud que a decir de las lenguas de doble filo dejó escuela, ya que Demián Zepeda, sucesor del otrora Joven Maravilla cuando éste se autodesignó candidato presidencial, prácticamente se autonombró coordinador de la bancada panista en el Senado, algo que, por supuesto, él niega. Dicen que a la rebelión contra el anayismo nacional ya se han sumado nueve de los trece gobernadores panistas, entre ellos el combativo Javier Corral, quienes han declarado su apoyo a Héctor Larios para que sea el contendiente del candidato oficial del anayismo Marko Cortés en la lucha por la dirigencia nacional. La gran incógnita es hasta dónde llegará esta rebelión y qué tanto afectará al torreonense Marcelo Torres, actualmente presidente nacional del partido, quien en los últimos años ha aparecido cercano al grupo que todavía controla el CEN del PAN. Y a él precisamente le tocará la organización del proceso interno para renovar la dirigencia. No le cambie, se va a poner bueno.

***

El dicho popular de que “la vida da muchas vueltas” no podría ser más certero para el caso de ciertos exservidores públicos de Gómez Palacio que durante la pasada gestión ejercieron el poder y tuvieron en sus manos las decisiones de miles de gobernados, y actualmente están al servicio de quienes encabezan a las autoridades en este sufrido municipio. Y es que según revelaron los subagentes disfrazados de palmas decorativas del Paseo Independencia, hasta el mismísimo exalcalde, José Miguel Campillo Carrete, está prestando sus servicios a la familia Herrera en una especie de pago con creces de todos los asuntos que dejó pendientes al finalizar su gestión y por los que incluso, el trienio 2013-2016 fue señalado por haber incurrido en desvíos de recursos y daños al patrimonio cuando la alcaldesa Leticia Herrera Ale inició la administración en curso. Hay que recordar que dichas acusaciones se hicieron sustentadas en auditorías, mediante una denuncia que se canalizó al Congreso del Estado y de la cual no hubo mayores resultados que el efecto mediático que en su momento generó. Otro de los que se mantienen bajo esa misma dinámica es el exdirector de Servicios Públicos, Antonio Chincoya, quien también fue señalado como uno de los más favorecidos patrimonialmente durante la pasada gestión.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...