Columnas Social
Columna póstuma de Juan Recaredo Sábado 28 de jul 2018, actualizada 10:18am ... Anterior El Siglo 2 de 2 Siguiente ... El Siglo

Las palabras tienen la palabra

El Siglo

Extranjerismos adoptados y adaptados

Muchas veces lo hemos disfrutado a la hora de comer, es una carne vacuna realmente deliciosa, pero el nombre de solomillo nos parece naco y entonces le decimos entrecot, que suena mucho más elegante. A fin de cuentas, el entrecot y el solomillo son lo mismo: Es carne que se ubica entre el lomo y las costillas del animal y por eso el nombre de entrecot, aunque si consideramos que también está abajo del lomo, entonces en español viene a ser el "sublomo", que por facilidad de pronunciación se convierte en un solomo.

Luego, el solomillo no es que sea precisamente un solomo chiquillo, sino que es una clase especial de solomo y por eso se le llama así. La verdad es que la palabra "entrecot" nos parece más elegante porque es extranjera y es que viene del francés entrecote.

Nuestro vocabulario cotidiano está lleno de extranjerismos y no hay que por ello hacer sonar la alarma, es parte del proceso natural de evolución del idioma. Cierto es que - si consideramos cada situación rigurosamente -, en muchos casos deberíamos usar las palabras propias de nuestro idioma y no recurrir a los extranjerismos mas que cuando sea estrictamente necesario, pero en la difusión del idioma es difícil cambiar el curso de los acontecimientos y en muchas ocasiones, la palabra extranjera define con inmejorable precisión lo que queremos decir. Si usas la nuestra, en algunos casos tal vez el problema sea que no te entienden.

Ahora, cuando se habla de extranjerismos, no tenemos que pensar sólo en los que vienen del inglés. Tenemos muchos que se han incorporado a nuestro español y vienen del latín, del francés, del alemán, del árabe y de muchos más.

Pensemos por ejemplo en el hábitat. Antes de que otra cosa suceda, quiero recalcar que hábitat es una palabra esdrújula, se escribe con tilde en la primera a, se pronuncia hábitat, viene del latín y se refiere al lugar que ofrece las condiciones apropiadas para que en él viva determinado animal o vegetal.

Veamos otro caso: la palabra lager no aparece en el Diccionario de la Academia, pero es un vocablo muy usado en la industria cervecera y la razón es simple: las cervezas tipo lager - se pronuncia láguer - son de fermentación larga y para ello son almacenadas, y eso es lo que en alemán se conoce como lagered: almacenada.

Hay muchas otras palabras extranjeras incorporadas a nuestro idioma como la morgue, vocablo francés que se refiere al depósito de cadáveres. Lo demodé también proviene del francés y es lo pasado de moda. Igualmente, del francés hay quien le llama déshabillé (desvestido) o negligé (descuidado) a lo que en inglés llamaríamos baby doll y que en español tiene un nombre mucho menos provocativo, que es "salto de cama", una batita ligera con la que las mujeres abandonan el lecho, dejándonos con la inquietud de saber qué estaban haciendo ahí, si durmiendo o teniendo alguna otra actividad.

Por último, le menciono una palabra de origen esquimal: kayak, que es como le llaman ellos - los esquimales - a una canoa de pesca que va tripulada por un hombre, no pueden ir más tripulantes en primer lugar porque no cabrían; apenas cabe uno y siempre y cuando no sea muy gordo.

Hay muchos extranjerismos más en nuestro idioma. Siga buscando y encontrará.

Soy Don Juan Recaredo… compártame sus dudas y comentarios: [email protected] Twitter: @donjuanrecaredo.

ME PREGUNTA:

Lupita Leal: ¿Cómo se les nombra a los niños en los diferentes estados de la República? Pone como ejemplo que en Monterrey se les dice huercos.

LE RESPONDO:

Bueno, primeramente me permito aclarar que Monterrey es un municipio y no un estado. Son muchas las maneras en que les llaman a los niños; en ciudades del centro, se les llama escuincles; en el noroeste, especialmente en Sonora y Sinaloa, se les conoce como bukis. En otros lugares, se les llama lepes, pipiolos, gurruminos, chilpayates, chamacos y de muchas formas más.

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA:

Tú qué sabes de caricias si nunca viajas en metro.


Etiquetas: Las palabras tienen la palabra

Más de Columnas Social

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- MD
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT