20 de junio de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 18 de julio 2018, actualizada 8:52 am

Enlace copiado

Cuentan que el plan municipal de limpieza e imagen urbana lanzado por la administración del alcalde Jorge Zermeño tiene un objetivo manifiesto y otro, digamos, oculto. El primero es el de mejorar el aspecto de la Perla de La Laguna a partir de la limpieza de los terrenos que abundan en la ciudad y que muchas veces son utilizados como tiraderos de basura, además de que los propietarios dejan crecer la maleza con la consecuente proliferación de fauna nociva y el afeamiento urbano. Y esto ocurre así en esta linda tierra con todo y que existe una norma que supuestamente obliga a los dueños de esos predios a mantenerlos limpios y en buenas condiciones. Pero dicen que don Jorge quiere matar dos pájaros de un tiro y con este plan que iniciará esta misma semana pretende activar aquellas áreas municipales que, a su juicio, tienen demasiado tiempo libre.

Y es que en este programa se busca integrar a buena parte de la administración sino es que a toda para que, en ese tiempo que les sobra de sus quehaceres cotidianos, recorran la ciudad, reporten lotes en mal estado y los notifiquen para que los dueños cumplan con la normativa en ese aspecto. Nuestros subagentes disfrazados de escritorios nos reportan que si bien hay algunos departamentos en donde se observan actividades semana a semana, hay otros a los que poco se les ve. Como ejemplo está la dirección de Desarrollo Económico, cuyo titular, Fernando Jaime ayer volvió a dejar plantados a los regidores de la comisión correspondiente para que respondiera a las dudas sobre su desempeño. O también se habla de un maestro de ceremonias que sólo es requerido cuando hay actos públicos, que no son muchos que digamos, y el resto del tiempo pocos saben qué más hace. O el departamento de Comunicación, que ayer olvidó comunicar, valga la redundancia, a los integrantes de los colectivos de familiares de desaparecidos que la reunión que tenían programada para el medio día de ayer con funcionarios de la Presidencia Municipal se había postergado algunas horas debido a la sesión de Cabildo. Y así otras áreas.

***

A propósito de la sesión de Cabildo de ayer, nuevamente se dieron muestras de lo cíclica que es la vida política en Torreón y que todo depende de quién esté en el poder para censurar los mismos vicios que se cometen en el manejo de las finanzas públicas. Y es que, según el reporte de nuestros subagentes involuntarios, muchos de los argumentos utilizados por los regidores panistas en la pasada administración priista hoy son usados por los ediles tricolores para cuestionar el manejo que tiene la Tesorería Municipal. Y es que mientras el tesorero Hernán Sirgo presentó cuentas optimistas sobre los flujos de los dineros en las arcas municipales al mes de junio, tal y como lo hicieron en su momento sus antecesores Enrique Mota y Pablo Chávez Rossique, los regidores priistas hicieron señalamientos que nos ponen en una especie de déjà vu. Los tricolores, encabezados por la síndica de vigilancia, Dora Elia Salinas, criticaron la baja recaudación, el escaso dinero disponible en los bancos y la raquítica aportación a los pasivos pendientes. Todo esto, según dijeron, compromete la liquidez del ayuntamiento por lo que es necesario que el tesorero aplique controles más rigurosos en el gasto, sobre todo en el de nómina. Efectivamente estos apuntes y demandas suenan pertinentes, no sólo para esta administración, sino para todas. Tan pertinentes como para que los anteriores ayuntamientos las hubieran atendido cuando eran los panistas quienes sesión tras sesión las realizaban. Algo no funciona bien cuando tirios y troyanos se acusan de lo mismo: o se pasan el “guión de oposición” cuando se da la alternancia, o tienen el mismo “estilo” de administrar los recursos, o de plano las finanzas públicas de Torreón ya no dan para más. ¿Cuál cree que sea la verdad que se esconde tras de esto, agudo lector”

***

Si usted es de las personas que diariamente se ve afectado por las interrupciones viales que las diferentes obras ocasionan, le tenemos una noticia: todavía tendrá que aguantar unos meses más. Y es que a las reparaciones de colectores caídos y trabajos de pavimentación, a cargo del Municipio, que marchan lentamente hay que sumar que los ya de por sí eternos trabajos del Metrobús, a cargo del Estado, se prolongarán cuando menos hasta noviembre, es decir, un año más de lo originalmente programado. Se supone que para esas fechas estará concluida la obra civil, para lo cual la Secretaría de Infraestructura, a cargo de Gerardo Berlanga, tendrá que pisar el acelerador lo que implica mayores cortes y desviaciones de vialidad. No obstante, el Metrobús comenzará a operar, como dice la canción, para abril o para mayo de 2019, porque todavía falta que el gobierno estatal se ponga de acuerdo con los transportistas para armar el modelo de negocio a partir del cual se definirá la operación de la ruta troncal, las rutas alimentadoras y, lo más importante, la tarifa del pasaje. Lo más triste del caso es que, si de ahora en adelante todo marcha bien y se cumplen los nuevos plazos fijados, en mayo del próximo año estaría en funciones el Metrobús, pero sólo a la mitad, es decir, del lado de Coahuila. Porque hay que recordar que Durango está harto retrasado con la parte que le toca ya que tuvieron que hacer cambios a todo el proyecto y licitar nuevamente la obra. O sea que cuando concluyan las broncas viales por las obras de este lado del Nazas, apenas estarán comenzando las de allá. Cosas de la famosa coordinación metropolitana.

***

En la apacible Ciudad Lerdo ya se respira el ambiente vacacional por todos lados, principalmente en la Presidencia Municipal. Y es que los regidores del H. Cabildo de la Ciudad Jardín se autorizaron ellos mismos -privilegios de los ciudadanos de primera- su período de merecido asueto por 15 días para visitar alguna paradisíaca playa de México o cualquier parte del mundo. Están en su derecho, como todo trabajador, dirá usted con justa razón, estimado lector. El detalle es que los ediles pasaron por alto que las necesidades de Juan Ciudadano no tienen vacaciones y que todos los días acude gente a la sede del ayuntamiento lerdense en busca de soluciones a sus múltiples problemas. Las personas que llegan ahí con la esperanza de encontrar aunque sea un “vuelva mañana” se topan con que la Sala de Regidores está más sola que la Plaza de Toros de Torreón. Y es que los regidores también les autorizaron a sus asistentes el mismo período vacacional que ellos, por lo que en estos días no hay ni un alma caritativa que atienda a los ciudadanos menesterosos, cuando en años anteriores siempre se deja por lo menos a una o dos personas haciendo guardia por si algo se le ofrece de los ediles. Tal vez creen que todos son como ellos, que tienen resuelta la parte económica de su vida, al menos temporalmente, a costa del erario.

***

Y ya que hablamos de vacaciones, las que se tomó el virtual presidente electo de la República Azteca han dejado en evidencia varios desajustes que hay en su equipo de colaboradores que llevan tres ponches en tres temas de vital importancia en la agenda de López Obrador. El primero de ellos fue el anuncio de que el mismísimo Papa Francisco participaría en los foros de pacificación del país, especie que fue desmentida por el Vaticano tan pronto como se dio a conocer. Algo parecido ocurrió con la supuesta aceptación del Ejército Zapatista de Liberación Nacional de sentarse nuevamente a la mesa de diálogo con una autoridad formal de la República, especie que también fue negada por los susodichos zapatistas. Y el tercer ponche vino en el espinoso tema del nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, que ya se encuentra en construcción, y para el cual la gente de AMLO dijo que iba a someter a consulta la pertinencia de continuar o no con la obra. Como nadie tuvo a bien hacer la precisión desde el principio, todos creyeron que se trataba de una consulta popular, cosa que desató una airada y justa polémica porque una obra de esa magnitud y complejidad técnica, que además ya está en proceso, nada tiene que hacer en una votación. Una vez que la crítica se les echó encima, los colaboradores del futuro preciso tuvieron que aclarar que no se trataba de una consulta popular, sino de una consulta técnica a varios sectores. A ver si cuando regrese mañana AMLO de sus días de reposo pone un poco de orden en todo esto que anuncia algo de lo que pudiera ser su estilo personalísimo de gobernar.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...