EDITORIAL
MANUEL VALENCIA CASTRO Miércoles 11 de jul 2018, actualizada 8:47am ... Anterior 8 de 9 Siguiente ...

Escarbar en la tierra para encontrar agua


A la ciudadanía

Un buen amigo fue contratado para trabajar como agrónomo en alguna comunidad ejidal del centro sur de nuestro país. En una ocasión me lo encontré aquí en la Comarca y ya metidos en la charla me comentó que trabajaba con pequeños productores agrícolas en un lugar muy alejado de cualquier ciudad y que la vivienda donde vivía, como en todas las demás, no contaba con servicios de agua potable y drenaje. Sin duda, aquel norteño acostumbrado como estaba a las comodidades de tener el agua a la mano o una regadera para ducharse, estaba probando su capacidad de adaptación a una situación definitivamente diferente.

Una de las cosas que más me llamó la atención, será por eso que aun lo recuerdo muy bien, fue lo que tenía que hacer para bañarse. En una tina o balde ponía toalla, jabón, un recipiente más pequeño y una pala, después salía de su vivienda y se dirigía al lecho temporalmente seco de un río que estaba cerca, como a 500 metros. Luego de bajar la ribera, encontraba un "buen lugar" y enseguida escarbaba en aquella tierra fluvial hasta llegar al suelo saturado que dejaba salir el agua en la cavidad hecha a propósito.

Aun en una situación como esta, en la que se había interrumpido el flujo de agua del río por alguna infraestructura hidráulica, los beneficios ambientales producidos por el ecosistema permitieron que aquel colega se bañara. Aunque tal vez el resto de los habitantes silvestres no la estaban pasando tan bien.

Esta situación se vive en muchas partes del país, me refiero no sólo a la deficiente cobertura de servicios de agua potable y alcantarillado que aun se presenta en algunas regiones, sino al grado de intervención y modificación de los ríos provocados por su aprovechamiento en actividades generalmente agropecuarias.

De acuerdo con el estudio de Landgrave y Moreno-Casasola, los humedales dulce acuícolas naturales de México, han sido modificados por más de 4000 presas y represas. Una gran cantidad de investigadores señalan que los caudales, la conectividad y el curso mismo de los ríos han sido modificados, y que estos factores junto con la contaminación por las descargas de los asentamientos humanos, cultivos e industrias, han afectado a los ecosistemas y su biodiversidad hasta casos verdaderamente catastróficos. Entre los estados con mayor afectación se encuentran Chihuahua, Coahuila y Nuevo León en el interior del país y Baja California, Sonora y Tabasco en la costa.

En un contexto así, pero nacional, se han afectado importantes extensiones de humedales entre los que destacan: manglares, pastos marinos, humedales de alta montaña, arrecifes de coral, oasis, sistemas cársticos, ríos, riachuelos, arroyos, lagunas y lagos. Muchos de los cuales (142 hasta junio de 2014, con una superficie total de casi nueve millones de hectáreas) han sido reconocidos como humedales de importancia internacional por la Convención Ramsar.

Ahora de pronto se quieren cambiar las cosas y se voltea la vista al funcionamiento de las cuencas hidrológicas y a uno de sus componentes: el escurrimiento. Asimismo, se descubre que en alguna parte de la Ley de Aguas Nacionales o de alguna de sus normas, se encuentran objetivos nobles que fehacientemente indican la importancia del "estado ecológico que se pretende alcanzar dentro de la cuenca hidrológica para mantener la integridad de los ecosistemas actuales o, cuando se considere que éstos están degradados, el que contribuya a su recuperación o rehabilitación".

Pero en que estado se encuentran las cuencas hidrológicas de nuestro país, hasta donde, la intensidad de degradación del ecosistema producida por las actividades económicas, han modificado sus características estructurales y funcionales: su integridad ecológica.

Por mi parte, igual que mi amigo, seguiré escarbando la tierra para ver si encuentro agua en las nuevas legislaciones para los caudales ecológicos prometidos.


Etiquetas: A la ciudadanía

Más de EDITORIAL

... Anterior Siguiente ...


- IMP
0
RELACIONADAS
Ver más
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT