18 de junio de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
sábado 09 de junio 2018, actualizada 10:16 am

Enlace copiado

La contienda electoral por Torreón comienza a ponerse un poco interesante, pero no tanto por la guerra sucia entre priistas y panistas, que ha sacado el peor cobre de ambos partidos, sino por la irrupción de un tercero en discordia: Morena. Cuentan que en el equipo del suspirante tricolor, José Antonio Gutiérrez Jardón, ha comenzado a cundir la desesperación porque su campaña no prende como esperaban con todo y el cambio de estrategia. Y es que si bien en principio el propio “Pepe Toño” había anunciado que él iba a hacer una campaña de propuesta y no de ataque, en los últimos días los mensajes que ha enviado son dardos emponzoñados contra la administración de su contrincante, el alcalde candidato panista Jorge Zermeño.

El principal reto de Gutiérrez Jardón es el escaso nivel de conocimiento que tiene no sólo entre el respetable común, sino también entre los propios priistas. Tal vez por eso ha adoptado la estrategia de colonizar algunos eventos que de entrada parecen tener objetivos ajenos a lo político. Tal es el caso del foro sobre empleo que recientemente realizó el TiE Laguna en el Parque de Innovación Tecnológica de Torreón. Dicen los subagentes disfrazados de sillas que el arranque estuvo bien pero muy pronto el foro se convirtió en plataforma para presentar la propuesta de campaña del llamado “Meade Lagunero”. Al final, la mayor parte del tiempo y atención se lo llevo el candidato, y los panelistas ya no pudieron ni hablar. Las cosas marchan de tal manera que cada vez son más los malpensados que hablan de un posible pacto en “lo oscurito” -como el “PRIMor” de AMLO y Peña a nivel nacional- para que los priistas den un empujón al candidato de Morena de Torreón, el expanista más priista Ignacio Corona, pues a decir de las lenguas viperinas los tricolores preferirían tener en el séptimo piso del edificio público más caro de la ciudad a cualquiera menos a don Jorge. Ante la falta de un crecimiento de Gutiérrez Jardón en la preferencia del respetable, los ánimos tricolores y de buena parte de la estructura parecen estar más que atentos a la señal de cambio disimulado de carril.

***

Pero también hay harto nerviosismo en el PAN, y no sólo en Torreón. Y es que según dicen los pitonisos que consultan el oráculo de las encuestas, las ventajas que los candidatos panistas tenían hace algunas semanas han disminuido, no porque el PRI se haya puesto las pilas, sino más bien porque el efecto López Obrador es más grande de lo que esperaban. En la elección para el Senado, se habla de que la fórmula de los morenistas Armando Guadiana y Eva Galaz le está pisando los talones a la de los panistas Guillermo Anaya y Esther Quintana, y en tercer lugar va la de Jericó Abramo Masso y Verónica Martínez. En las diputaciones federales, los suspirantes de Morena también están repuntando. Por ejemplo, cuentan que en el distrito 05, Luis Fernando Salazar Fernández anda preocupado porque la aspirante de Morena, María del Rosario Pérez Dena, no trae tan malos números y sigue creciendo a pesar de que pocos la conocen. En el 06, de plano el PAN tiene casi la batalla perdida ya que la lucha está, muy pareja, entre el priista Miguel Mery y el expanista hoy morenista José Ángel Pérez. En donde la cosa se está poniendo más peliaguda es en Torreón, ya que los buenos números de don Jorge se han convertido en regulares por dos fenómenos principalmente: los errores constantes de su equipo de comunicación y el empuje del efecto AMLO que ha sabido aprovechar Nacho Corona. La situación es tal que si bien don Jorge aún mantiene cierta ventaja, al final el resultado podría cerrarse peligrosamente y darles un susto a los panistas. El nerviosismo en el grupo cercano a Zermeño es evidente y dicen las malas lenguas que andan más preocupados en responder a las “campañas negras” con más “campañas negras” que en armar una estrategia coherente y sustentada de comunicación política para desviar los dardos que lanzan los priistas aprovechando algunos problemas como la falta de agua y la inseguridad.

***

A propósito de “campañas negras”, corre la especie de que no todas las manifestaciones que han habido por la escasez del vital líquido son completamente ciudadanas. Y es que en algunos bloqueos, los subagentes disfrazados de pancartas han detectado una especie de acarreo de supuestos quejosos que llegan al lugar de la protesta para hacer bola y dar la percepción de que son más los afectados por el servicio insuficiente del Simas. A la hora que se le cuestiona a algunos de los que sí son vecinos del sector si conocen a las personas que arriban en taxis y camiones al más puro estilo de la estrategia de carrusel, la respuesta es negativa. Otro hecho que ha despertado suspicacias es que, curiosamente, no ha habido manifestación alguna en las 69 colonias y ejidos que se abastecen del llamado Simas Rural, a pesar de que también presentan problemas de baja presión o escasez de agua. Estos centros habitacionales están ubicados principalmente al oriente y nororiente de la ciudad y abarcan parte del área rural de Torreón. ¿Será que los pobladores de ese sector practican una especie de estoicismo que les permite soportar cualquier situación adversa o será que misteriosamente ahí no existen incentivos “políticos” que sí hay en los sectores que le tocan al Simas Torreón? Conste que es pregunta.

***

Y en el mismo tenor del manoseo político electoral de asuntos vitales para la ciudadanía, luego del lamentable atentado registrado en la Plaza Comercial Galerías al filo del mediodía de ayer, corrieron como reguero de pólvora rumores por redes sociales de otros supuestos hechos delictivos que causaron la alarma de la ya de por sí alarmada sociedad torreonense. Uno de ellos advertía de un enfrentamiento a tiros cerca del Palacio de Justicia y otro de una balacera en el sector Poniente. Ambos hechos fueron desmentidos tanto por autoridades municipales como estatales. No obstante, hubo varios despistados -o malintencionados- que pusieron en duda la versión de los dos niveles de gobierno bajo el argumento de que querían ocultar la realidad para evitar daños electorales. Pero algunos avezados creen que más bien la dispersión de esos rumores de hechos violentos tienen la finalidad de generar una percepción de que la seguridad se está saliendo de control en Torreón a raíz de que llegó Zermeño. Y como siempre, ni estamos tan mal como la oposición quiere hacer parecer, ni estamos tan bien como la autoridad asegura. Por lo visto la Mesura y la Prudencia son diosas olvidadas en época de campañas.

***

En otros asuntos, cuentan que el jefe de la Jurisdicción Sanitaria 6, César Alejandro del Bosque, está metido en aprietos luego de que se diera a conocer un polémico convenio a través del cual se entregaban ciertos servicios médicos a un particular que trabaja en el sector salud para que los cobrara a los pacientes cuando se supone que deberían incluirse en el esquema de apoyo del Seguro Popular. Una vez que se expuso el enjuague, la respuesta de don César fue asegurar que ese esquema no se llevaría a cabo y que ya hasta se había roto el convenio y que nunca debió ser. El problema es que fue y ahora se ha iniciado una investigación que podría poner en riesgo su permanencia al frente de la “Juris”. Por otra parte, se comenta que dentro de la Secretaría de Salud de Coahuila no todos ven con buenos ojos la relación de, quizás, demasiada cercanía de Del Bosque con el líder del sindicato de salud, José Manuel Riverol. Cuentan que este tándem que más que resolver los problemas que constantemente enfrenta el Hospital General o los propios centros de salud por carencias de medicamentos e insumos, hacen equipo para grillar a ciertos mandos repartiendo culpas por los problemas que enfrenta el sector. Pero dicen que con la investigación que se ha abierto, esto podría cambiar. Vamos a ver.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...