16 de junio de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
sábado 05 de mayo 2018, actualizada 7:32 am

Enlace copiado

Dicen que en medio de las guerras de lodo que suelen desatar las campañas electorales algo bueno surge y esto es que los partidos opositores a los gobiernos de pronto se acuerdan que lo son, y se ponen a revisar con lupa todas y cada una de las acciones de los mandatarios y sus equipos. Y es precisamente lo que ocurre con el ayuntamiento de Torreón, encabezado por el panista Jorge Zermeño, que ha sido blanco de, un día sí y otro también, los dardos emponzoñados de los regidores priistas, aunque hay que decir que esto no siempre tienen buena puntería. Y es que no pocos de los señalamientos que hacen los ediles tricolores resultan ser o bien trivialidades subjetivas, como los colores de la Plaza Mayor, o bien imprecisiones como la supuesta venta irregular de alcohol en negocios de canchas deportivas. Los agudos observadores de la cosa pública comentan que, aún con errores y excesos, es positivo que se someta a tan fuerte escrutinio a quien desde el 1 de enero gobierna la ciudad y que el próximo 1 de julio buscará la reelección que, según las encuestas, la tiene bastante cerca en estos primeros días de campaña.

Lo que será interesante ver es si una vez pasada la jornada electoral los priistas van a mantener el ritmo de crítica que traen, porque lo común es que transcurrido el clímax del proceso, todo vuelva a la normalidad, es decir, al famoso “dejar hacer, dejar pasar”.

***

Por otra parte, se entiende que los priistas identificados y otros anónimos anden tan activos intentando golpear a don Jorge, ya que las malas lenguas cuentan que la campaña del candidato tricolor a la alcaldía, José Antonio Gutiérrez Jardón, alias el “Meade Lagunero”, no ha arrancado como esperaba su equipo. Una prueba de ello es lo que nos reportan los subagentes disfrazados de matracas tricolores respecto al acto que tenía programado don Pepe Toño esta semana para presentar su plataforma ante representantes de la sociedad torreonense en conocido hotel de la ciudad. Pues resulta que a la mera hora los organizadores tuvieron que suspender el evento debido a que un día antes muy pocos habían confirmado su asistencia. Para evitar malas percepciones por ausencia de quórum, dicen, optaron por posponer la presentación para tiempos mejores.

***

El que no quiso quedarse con las ganas de manifestar de alguna manera su desacuerdo con su otrora protegido es el panista Luis Fernando Salazar, quien está en competencia por una curul en el Congreso de la Unión. Resulta que al candidato a diputado federal por el distrito 05 ya se le puede ver muy sonriente en varios espectaculares de campaña acompañado de otros candidatos como Jorge Zermeño y Guillermo Anaya. Lo curioso es que en el caso de estos dos últimos sus apellidos aparecen con vivos de color de la campaña del aspirante presidencial Ricardo Anaya, no así el apellido del famoso Hooligan, que aparece con otra tipografía y en tonos más parcos. Los subagentes vestidos de banderín blanquiazul nos comentan que este hecho en apariencia intrascendente tiene que ver con el enojo que a don Luis le provocó el cambio de pichada que el llamado Joven Maravilla le hizo con motivo de sus aspiraciones a ser candidato a la gubernatura de Coahuila en 2017. Como usted recordará, memorioso lector, Salazar buscó ser el abanderado del PAN para la elección estatal coahuilense motivado por el propio Ricardo, cuando éste era dirigente nacional del partido. Pero a la hora buena, Anaya terminó dando el espaldarazo a Anaya, lo cual propició que el Hooligan estuviera a punto de dejar al panismo. Y es por eso que ahora, dicen, Salazar está y no está en el proyecto anayista, estatal y nacional.

***

En otros temas, dicen las lenguas de doble filo que con eso de que los gobernadores de Coahuila, Miguel Riquelme, y Durango, José Aispuro, tienen la mirada puesta en el Lejano Oriente para atraer nuevas inversiones, no estaría de más que en una visita que hagan a aquellas tierras les pregunten a los líderes de las dos Coreas, Kim Jong-un y Moon Jae-in, cómo es que han logrado superar sus fuertes diferencias ideológicas e históricas para transitar hacia una era de amistad y colaboración. Y es que, por más sorprendente que parezca, las autoridades coahuilenses y duranguenses no pueden ponerse de acuerdo para casi nada cuando se trata de impulsar el desarrollo equilibrado de La Laguna. Un ejemplo claro de ello es el famoso Metrobús, que del otro lado del Nazas no ha comenzado la obra mientras que de éste va avanzando, aunque con varios problemas. El caso más reciente que demuestra la ausencia de coordinación y de visión conjunta es el del proyecto del centro de inteligencia metropolitano, mejor conocido como C5, el cual luego de grandes anuncios y algunas reuniones al final terminó descarrilado. La idea era que en un mismo punto se concentrara el comando y control de la información relacionada con la seguridad de toda la zona conurbada, lo cual, en teoría, vendría a mejorar la reacción policial ante los hechos delictivos. Pero la lista es larga, y ahí está también la ausencia de un instituto de planeación metropolitana y las obras inconclusas, como el segundo libramiento que, con todo y que los ipecos están pidiendo que se desahogue por ahí el tránsito pesado del periférico, presenta aún rezago en varios tramos, el principal de ellos, el puente Tajito-La Unión, que no tiene para cuándo concluir.

***

Cuentan los subagentes disfrazados de vaporeras del mercado Donato Guerra de Lerdo que al parecer uno de los detalles que habría dejado la anterior administración lerdense, cuyo talón de Aquiles fue siempre la Dirección de Obras Públicas, fueron justamente unas reparaciones que habrían hecho medio mal en dicho centro comercial, por lo cual podrían ser requeridas algunas de las autoridades y/o empresas constructoras encargadas de los “descuidos”. Y es que apenas en 2016 fue reinaugurado el mercado Donato Guerra donde se ejecutó una obra que consistió en mejoras en la red eléctrica, de agua y drenaje, así como también acabado y pintura al exterior de los locales. También se colocaron pisos, se arregló la cubierta o techumbre del interior del inmueble y los sanitarios. La mentada rehabilitación se habría realizado con recursos municipales por 1.6 millones de pesos. Hasta ahí todo bien. El problema es que al año siguiente, ya entrada la nueva administración municipal, se suscitó una fuga que humedeció la columna estructural de la entrada principal del mercado (cosa que se supone habían reparado) provocando fisuras en los muros y columnas que a más de uno han puesto los pelos de punta porque tanto a visitantes como locatarios temen un derrumbe. Tanto era el pánico que la propia alcaldesa María Luisa González Achem tuvo que hablar con ellos personalmente y comprometerse a atender el problema. No obstante, desde el principio los locatarios del mercado se habían quejado amargamente de la calidad de los trabajos ejecutados, como el hecho de que el techo del mercado recién rehabilitado se goteaba, quejas a las cuales hicieron oídos sordos tanto el entonces alcalde Luis de Villa como el entonces director -y hoy artista cantante lagunero- Arturo Rodríguez de León, a quien sin duda le quedó muy bonita su nueva quinta pero al parecer no puso el mismo esmero en las obras del mercado. Los subagentes se preguntan quiénes habrán sido las constructoras beneficiadas con los casi dos millones de pesos que costaron esas reparaciones o si habrían sido ejecutadas por el personal de la misma dirección. La misma pregunta, dicen, se está haciendo doña María Luisa, quien últimamente no anda tan de buenas como para dejar pasar cosas como ésta ya que todo cuesta dinero y dinero es justamente lo que le falta a la administración para resolver cosas verdaderamente urgentes en la ciudad. Los subagentes dicen que la presidenta no descarta una investigación a fondo, con lo cual podrían rodar algunas cabezas y mandar traer a otras.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...