18 de junio de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 28 de marzo 2018, actualizada 7:21 am

Enlace copiado

Cuentan que el caso del adeudo del gobierno de Coahuila con la Comisión Federal de Electricidad por el convenio para alivianar a los productores agropecuarios, que dejaron crecer su deuda por consumo de energía, es más complejo de lo que parece. Como habían adelantado nuestros subagentes en la misiva pasada, en tiempos del exgober Rubén Moreira se firmó un acuerdo en el que los productores y los gobiernos federal y estatal se comprometían a pagarle a la CFE el histórico adeudo de los primeros y con ello por fin saldar cuentas. El problema fue que, de los tres involucrados, el tercero no cumplió, y ahora la Comisión les quiere cobrar ese faltante a los productores. Pues bien, nuevos reportes de nuestros subagentes indican que la empresa productiva del estado también tiene un fuerte adeudo con el gobierno de Coahuila por concepto del Impuesto Sobre Nómina.

Hablan de alrededor de 150 millones de pesillos que la generadora de energía dejó de apoquinar a las arcas provinciales. Al parecer, según dicen, los diferendos entre la CFE y el gobierno provincial empezaron desde que se planteó el rescate de la deuda de los productores. Cuentan que la propuesta inicial era apoyar sólo a los del sector social, es decir, los menos pudientes. Pero, aseguran, la Comisión pidió que también se incluyera a los grandes productores privados, lo cual desató la protesta del Ejecutivo estatal. Después de esa fricción, dicen, la empresa dejó de pagar el ISN y ahora está a punto de iniciarse un procedimiento contra la misma por ese concepto. Seguramente el proceso electoral enturbiará más este asunto que ya parece el cuento de nunca acabar, hasta que lleguen a un arreglo ambas partes que no quiere decir otra cosa que acabar en tablas. Que no le extrañe.

***

Conforme se acercan las campañas, crecen las suspicacias sobre el uso de recursos públicos con fines electorales, una situación que ya es toda una tradición en este país de folletín. Y Coahuila no se podía a quedar atrás. Resulta que, como lo había prometido en su campaña, el gober Miguel Riquelme comenzó esta semana a entregar las famosas “tarjetas rosas” para ayudar económicamente a las mujeres que son madres solteras, jefas de familia, viudas o que padecen algún tipo de enfermedad terminal. El programa recuerda al famoso monedero de la gente que el exgober Humberto Moreira repartió a lo ancho y largo de la república coahuilense. No obstante, don Miguel ha dicho que la tarjeta rosa es más que un monedero, ya que también ofrece descuentos en servicios que ofrece la administración estatal. Lo que ha despertado el sospechosismo de los partidos opositores es que el gober haya escogido curiosamente esta época de intercampaña para lanzar el programa, y ven que se trata de un apoyo con jiribilla destinado, como todos, a apuntalar las acciones proselitistas de los candidatos tricolores. En respuesta, el jefe de la provincia ha jurado y perjurado que el programa está blindado con las reglas de operación, como todos, y que, para evitar señalamientos, el depósito del dinero se dará luego de la jornada electoral del 1 de julio. Pero es precisamente este hecho el que más polémica despierta, ya que los críticos y criticones consideran que ahí está el detalle, como dijo Cantinflas. Y es que, según dicen, la entrega de la tarjeta sirve para ubicar y registrar a la clientela, que pudiera llegar a 300,000 en todo el estado, mientras que la entrega desfasada del recurso podría servir para condicionar el depósito a algún comprobante de que se votó por el PRI en la elección. O sea, los mismo de siempre, pero más efectivo.

***

En Torreón, prácticamente no pasa un día sin que el Simas dé la nota. Ya sea por el asunto del pleito con Ecoagua por los dineros de la planta tratadora de aguas residuales, o por las broncas sindicales, o por los cuestionamientos ciudadanos o del Consejo. El asunto es que, el regreso de Juan José Gómez a la gerencia general está siendo más accidentado que su primera gestión, lo cual habla de que 20 años no pasan en vano. Lo que más llama la atención de los agudos observadores de la cosa pública es que don Juanjo está recurriendo a los mismos argumentos que su antecesor Xavier Herrera usó en su momento para salirse por la tangente a la hora de enfrentar los incumplimientos de promesas de que ya no iba a faltar agua en la ciudad durante el verano. La diferencia ahora es que Gómez los ha mencionado todos de un jalón: que si el vandalismo, que si la Comisión Federal de Electricidad, que si la falta de mantenimiento del equipo. Pero más allá de esto, hay otro asunto que tiene intrigados a los subagentes disfrazados de tubos rotos, y es el hecho de que parece haber al interior del Simas algunos caballos de Troya que tienen el objetivo de hacer quedar mal a la actual administración. Y es que las pifias son tan burdas, por ejemplo, en el retraso en la liberación de pagos o en el abierto desinterés de algunos trabajadores sindicalizados para atender los reportes de fallas o fugas, como el ocurrido ayer en donde fueron balconeados mientras degustaban unas suculentas gorditas en vez de reparar un tiradero de agua que ocurría a escasos metros. El problema es que, si bien esto del sabotaje desde dentro puede ser cierto, ya que quedan varios en el Simas que le deben favores al PRI, parece que no hay mucha firmeza a la hora de actuar para cortar de tajo con ese tipo de situaciones. Qué tan fuerte estará la cosa ahí dentro que ya don Juanjo intentó tirar la toalla, pero sus “seconds”, los consejeros, no lo dejaron.

***

Otro de los temas que se está convirtiendo en pan nuestro de cada día es el de la seguridad. Y es que ha resultado más que evidente, y así lo indican las propias estadísticas, que los asaltos a negocios, cuentahabientes y casas-habitación se han multiplicado en las últimas semanas sin que hasta ahora las autoridades policiacas municipales atinen a establecer una estrategia efectiva, con todo y que han anunciado, ya varias veces, la aplicación de operativos especiales. Pero algunos advierten que más que poner el acento en el reforzamiento del patrullaje, las autoridades están endosando parte de la responsabilidad a la ciudadanía, a la que le piden que colabore o de plano aplique ciertas medidas. Esto no es nuevo, ya que la pasada administración también llegó a hacer uso de este recurso. El problema con esto es que entre la recomendación y culpar al afectado por descuido sólo hay un paso. Pero, como en todo, no ha faltado quienes se están aprovechando de este desajuste municipal en la seguridad y han comenzado a esparcir falsas alarmas de robo para aumentar la percepción de que la cosa se está saliendo de control. Más allá de esto, dicen los que saben que lo que sí urge es que la corporación del jefe policiaco Primo Francisco García se ponga las pilas en el reclutamiento de elementos, ya que, de acuerdo con los subagentes que responden a la clave Matute, apenas si hay unos 350 para los casi 700,000 habitantes que tiene Torreón. Y también urge que el flamante secretario de Seguridad Pública, José Luis Pliego, le entre a la chamba de coordinación con el ayuntamiento para reforzar la vigilancia y evitar que los amantes de lo ajeno sigan haciendo de las suyas.

***

Un sabor agridulce dejó la reapertura del paso en el vado Santa Rita-La Unión, una conexión importante ya que se trata del segundo libramiento de la zona metropolitana de La Laguna. Y es que, si bien era urgente que se restableciera la conectividad en ese punto, debido a la alta circulación de transportes de carga por ese sector de la mancha urbana, lo ideal hubiera sido que la Secretaría de Comunicaciones y Transportes anunciara el reinicio de la obra del puente que tiene meses parada y años en proceso. Dicen los subagentes que el problema del abandono de los trabajos se debe a dos cosas: la falta de definición de un proyecto para conectar el puente con el acceso a la carretera ribereña, y la negativa de SCT de pagar un dinero extra a la empresa constructora por los daños que sufrió la obra cuando se dio la más reciente avenida del río Nazas. Lo más probable es que la terminación del puente brinque a la próxima administración federal, lo cual es lamentable. A ver si esta obra no termina jugando competencias con la carretera San Pedro-Cuatrociénegas, que se ha eternizado sin poder ser completada. Peculiar forma de planear que tienen las autoridades de ese país.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...