Columnas Social
El Siglo de Torreón Lunes 5 de mar 2018, actualizada 4:13am ... Anterior El Siglo 2 de 2 Siguiente ... El Siglo

Ensayo sobre la cultura

El Siglo

LA NOVELA DE LA REVOLUCIÓN

"Los de abajo" se considera la primera novela de la revolución, y desde entonces, se sigue escribiendo sobre el tema queriendo alimentar un mito, del cual, los mexicanos no han podido desprenderse.

Aclaro, la novela de esa revolución se ha escrito a dos niveles: el literario, que aún hace pocos años se sigue explotando el tema, como el político, con la inmensidad de partidos que en sus siglas llevan una R queriendo significar esa palabrita que por tanto usarse ya ha perdido todo su contenido.

La novela de la revolución es un género literario exclusivo de México que muchos ponen en duda que deba de ser un género literario, porque ni la revolución rusa, cubana o china, han producido algo que se le parezca; pero, en fin, han construido nuestro imaginario colectivo que nos hizo pensar que íbamos hacia alguna parte.

Por principio de cuentas, las propias novelas de la revolución nos demuestran que no fue una, sino varias, las que se dan al mismo tiempo. La maderista que retrata "Los de abajo", la Villista que representa Martín Luis Guzmán, la Carrancista que se ve reflejada en la pluma de Urquizo, la Zapatista. Entre ellos mismos no se entendieron y ya lo dijimos en el artículo pasado, uno terminó con todos los demás para que pudiera comenzar la vida moderna de México.

Menciono otros escritores de la época: José Vasconcelos, que escribe su propia biografía y a través del cual podemos vislumbrar el gobierno de Obregón y la crítica al gobierno de calles. Nellie Campobello; más que novelista fue cuentista y tuvo una vida intensa y enigmática. José Rubén Romero, costumbrista, Gregorio López y Fuentes, Mauricio Magdaleno, el guionista del indio Fernández, Miguel N. Lira.

Mas la gesta revolucionaria no se termina aquí; hay que extenderla hasta el sexenio del General Cárdenas, donde las circunstancias históricas se dieron para experimentar el sistema socialista, donde se nacionalizaron el petróleo y la luz eléctrica, donde el partido comunista se alió al gobierno y donde la educación fue abiertamente socialista.

Después de Cárdenas, se dio marcha atrás al experimento, optando por la economía de mercado y los gobiernos de corrupción que inauguró Miguel Alemán.

En el plano literario, los treinta sirvieron para que fluyera la actividad teatral mexicana, alejándose de los cánones españoles. Se construyó lo que habría de ser el teatro nacional, bajo el impulso de Salvador Novo desde Bellas Artes. Los autores abundan: Rodolfo Usigli, Emilio Carballido, Sergio Magaña, Luis G Basurto, Luisa Josefina Hernández, Wilberto Cantón.

En el plano de la poesía se formó el grupo de los contemporáneos que todos han considerado elitista por haberse dejado influencias por los europeos, principalmente Francia. Lo sea o no, me parece que es uno de los movimientos líricos más importantes de México: Novo, Pellicer, Owen, Villaurrutia, Jaime Torres Bodet, secretario de educación en los cuarenta, José Gorostiza y muchos más.

Nos saltamos el dato que la época obregonista, Vasconcelos fue secretario de educación pública y, entre otras genialidades, dotó de paredes a los pintores para que elaboraran murales, siendo este movimiento uno de los más importantes en la historia de nuestra patria. También editó las obras clásicas, de pastas verdes, que se repartían en las barriadas. Carlos Pellicer fue uno de los grandes promotores que ayudaron a Vasconcelos. También se promovió la música sinfónica en México.

Posteriormente, Vasconcelos se dedicó a la política y en este campo no salió bien librado. Hay un personaje que estuvo al Lado de Vasconcelos, Antonia Rivas Mercado, quien fue su apoyo en muchos de sus proyectos. Desgraciadamente se suicidó en Paris.

En los años cuarenta, hace sus pininos Octavio Paz, el único escritor mexicano que ha obtenido el premio Nobel de literatura. Uno de los primeros grupos a los que pertenece es taller. Aunque principalmente es poeta, su obra ensayística es sumamente importante, tanto en la rama histórico social, como en la preceptiva literaria. No escribe novela y le conozco solamente un cuento: "Mi vida con la ola". Estuvo casado con Elena Garro, fue embajador en la india; renunció a raíz del 68. Al regresar a México, encabezó el grupo vuelta, en donde se formaron nuevas generaciones de escritores.

En los cincuenta comenzaron los talleres literarios, o la formación profesional de escritores a través de centro de escritores mexicanos, de donde salieron los Juanes de Jalisco: Rulfo y Arreola.

  Por: José Luis Herrera Arce




Más de Columnas Social

... Anterior El Siglo Siguiente ... El Siglo


- IMP
El Siglo
El Siglo0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
El Siglo
COMENTA ESTA NOTICIA
El Siglo
Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE El Siglo

© 2018. El Siglo - Cía. Editora de la Laguna S.A. de C.V. Todos los derechos reservados.
Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada


Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT