26 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 28 de febrero 2018, actualizada 8:05 am

Enlace copiado

Cuentan que el notariado torreonense, que cada sexenio aumenta su número de agremiados por cortesía de los gobernadores, ha externado veladamente sus quejas por las formas que está siguiendo la administración municipal de Jorge Zermeño en materia de recepción de pagos por concepto del Impuesto Predial. Y es que, contrario a lo que se venía haciendo en años anteriores, el tesorero Hernán Sirgo dio la orden de que en las cajas sólo se pueda pagar en efectivo o con tarjeta de débito, dejando de lado otras opciones como las tarjetas de crédito. Usted se preguntará, con justa razón, el porqué de esta curiosa medida cuando se supone que de lo que se trata es de facilitar las cosas a los contribuyentes con tal de que apoquinen a las arcas.

Bueno, pues dicen los subagentes disfrazados de cajas registradoras que la orden se debe a que alguien en el ayuntamiento cree que los notarios que hacen constantes pagos de sus clientes con tarjetas de crédito salen ganones con los puntos y promociones que los bancos les ofrecen. Incluso hay voces al interior de Presidencia Municipal que se han dejado oír y que alegan que de esa forma "se pagan sus vacaciones los fedatarios" y demás personeros. La gran pregunta que se hacen los aludidos es "¿y al ayuntamiento en qué le afecta?". Pero la queja no nada más es de este gremio, sino también de algunos contribuyentes normales que dicen que ahora hubo muy pocas promociones para incentivar el pago, aunque aseguran desde dentro de la administración que no hicieron tanta falta, ya que la recaudación en enero aumentó en comparación con el mismo mes del año pasado. Veamos es lo mismo en febrero.

***

Vaya aprieto en el que ha metido la Auditoría Superior de la Federación al gobierno de Miguel Riquelme en el plazo de unos cuantos días. Y es que, como resultado del informe que año con año realiza el máximo organismo auditor de la República, varios asuntos salieron a relucir de la pasada administración estatal y municipal. Entre los cuestionamientos locales están las observaciones millonarias sobre el ejercicio de recursos federales que debieron ser usados con un fin y terminaron en otro, y el pago de sueldos excesivos en 2016. Aunque estos corresponde a la actual administración panistas solventarlos, tendrá que llamar a cuentas a los funcionarios del ayuntamiento pasado al que, como es priista, no están obligados a cuidarle las espaldas. En el caso de los señalamientos estatales, sobresalen el crédito de casi mil millones de pesillos que se pidió para inversión productiva y no se sabe a dónde fue a parar, los 300 milloncillos que debieron entregarse a la UAdeC y no aparecen por ningún lado. Claro que estos asuntos corresponden a la administración de Rubén Moreira, pero como la actual de don Miguel también es del PRI y están en pleno proceso, no puede zafarse del todo y aventarle la papa caliente al principal operador de la campaña del suspirante José Antonio Meade. Es decir, tendrán que hacer los malabares en el actual gobierno para aclarar esos puntos. Vamos a ver si les sale.

***

Una vez que quedaron definidos los duelos por las diputaciones federales de los distritos de Torreón, los candidatos han comenzado a moverse en busca de apoyos. Tal es el caso del priista Miguel Mery, suspirante por el distrito 06, a quien hace unos días se le vio acudiendo con el obispo Luis Martín Barraza, dicen las malas lenguas que para pedirle su bendición en esta nueva contienda que va a emprender. No obstante, cuentan que don Miguel salió casi sermoneado por el máximo jerarca de la Iglesia en la Perla de La Laguna, ya que le hizo saber muy amablemente que él no se metía en asuntos políticos, es decir, "al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios... y adiós". Esta situación contrasta con el estilo del ahora obispo emérito, José Guadalupe Galván, a quien sí se le veía más cercano con los grillos de la región. Y a propósito de asuntos celestiales, cuentan que monseñor Galván ha asumido la tarea de supervisar todo lo concerniente al Santuario del Cristo de las Noas, en donde ya se proyectan algunas obras para mejorar el mirador y el complejo turístico religioso con el polémico teleférico.

***

La que se ha ensañado con La Laguna es la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) al dejar prácticamente en el olvido la obra del puente vehicular El Tajito, por cuyo motivo está interrumpida la conectividad entre Gómez Palacio y Torreón por la ruta Santa Rita-La Unión, una de las más transitadas dado el crecimiento de la ciudad hacia el sector norte y oriente con la construcción de empresas, complejos habitacionales y desarrollos comerciales. Y es que mientras esta obra lleva casi dos años y no da muestras de ser concluida, en la capital del Estado de Durango se acaba de entregar el llamado Corredor Vial del Norte, para el que en el último año de la administración estatal de Jorge Herrera se sacrificaron recursos del Segundo Periférico de La Laguna -del que forma parte el puente El Tajito- con la intención de agilizar su conclusión. La obra del puente El Tajito ha sido suspendida por infinidad de motivos, desde las avenidas del río Nazas, pasando por la detención fallida del actual director del Centro SCT Durango, Eduardo Bailey Elizondo, y finalmente por la rescisión del contrato a la empresa que se hacía cargo de los trabajos, al grado de que actualmente no hay quién se haga cargo del conflicto que amenaza con prolongarse varios meses, en lo que la dependencia federal contrata a otra constructora. Ante esto, es evidente la falta de supervisión y sobre todo de voluntad política del gobierno de Durango y del propio ayuntamiento de Gómez Palacio para exigir a la SCT que la obra termine de una vez por todas, pues a la exigencia que esta semana hicieron productores agropecuarios para que se agilicen las obras y se reabra el camino Santa Rita-La Unión, no hubo una respuesta concreta, sino simples promesas de que el gobierno estatal hará las gestiones necesarias. A ver si ya José Aispuro y Leticia Herrera se aplican en este asunto.

***

En la grilla duranguense se comenta que el presidente del Comité Estatal del PRI, Luis Enrique Benítez Ojeda, cada vez se vuelve más polémico pero a la vez va perdiendo credibilidad con sus mismos militantes priistas, pues hay que recordar que desde que asumió la dirigencia estatal de este organismo político hubo muestras de inconformidad. Y dicho malestar no fue de militantes de nivel medio, esto sin demeritar a ningún simpatizante priista, pero hay que notar el peso que tiene un exgobernador emanado del PRI como lo es Ángel Sergio Guerrero Mier, quien fue el primero que mostró públicamente su desacuerdo por la imposición de Benítez Ojeda. El tiempo le dio la razón luego de conocer a los precandidatos a la diputaciones locales del PRI, que ante la molestia de muchos priistas de todo el estado, aún no se concretan todos los espacios, y lo peor, hay desbandada de priistas. Pero ahora el exalcalde gomezpalatino Octaviano Rendón Arce pedirá la renuncia de Benítez Ojeda porque según dice que carece de capacidad y manejo político. Además de que está generando divisionismo al interior y lo más sano para el bien del partido es que se vaya, ya que se corre el riesgo de perder en la próxima jornada electoral y caer hasta la tercera posición en el Estado de Durango.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...