26 de junio de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
sábado 24 de febrero 2018, actualizada 7:36 am

Enlace copiado

Cuentan que en el equipo del suspirante priista a la alcaldía de Torreón, José Antonio Gutiérrez Jardón, hay cierta desesperación por lograr iniciar la campaña con números más alentadores que los que tiene ahora. En esa búsqueda es que los regidores priistas, coordinados por el delegado del PRI en La Laguna, David Flores Lavenant, lanzaron los primeros dardos envenenados contra el alcalde panista Jorge Zermeño, quien aspira a la reelección y tiene por ahora las preferencias a su favor. Pero dicen que dentro del propio priismo hay serias dudas sobre la eficiencia de dichos dardos, ya que se refieren a un presunto uso de recursos públicos con fines electorales, puesto que es munícipe, y que por lo tanto le piden que se separe del cargo.

Las dudas son lógicas debido a que los árbitros electorales ya dijeron que es legal que los alcaldes que busquen la reelección sigan ejerciendo su cargo, y que sólo es necesario que se fijen horarios para diferenciar los actos laborales de los proselitistas. Pero el detalle más fuertes es que parece que nadie reparó en que el argumento usado por los priistas puede ser utilizado por los panistas de Saltillo para golpear al edil tricolor Manolo Jiménez, que también busca la reelección. Es decir, se están dando un balazo en el pie. Más allá de esto, hay otra preocupación más grave que tiene que ver, claro, como los dineros. Y es que, cuentan los subagentes disfrazados de matracas tricolores, el partido no tiene suficientes recursos para operar la campaña en Torreón, por lo que algunos oscuros operadores andan pasando la charola entre los empresarios a los que el perfil del “Pepe Toño” lagunero les pudiera resultar interesante. Pero la respuesta hasta ahora ha sido escasa, ya que los dueños del capital de la región no tienen confianza en dichos operadores, además de que varios de los empresarios han apostado ya por el proyecto de continuidad zermeñista.

***

Unos dicen que las flechas de Cupido no tocaron el corazón del alcalde de Torreón, Jorge Zermeño Infante, durante las pasadas bodas comunitarias organizadas por el ayuntamiento, al no regalar ni una sartén a los recién casados. Otros dicen que todo fue culpa de la famosa austeridad republicana. Pero hay otros más que juran y perjuran que todo se debió a la tremenda desorganización que se trae el pelotón de asistentes particulares con las que cuenta el despacho principal de Presidencia Municipal. Cuentan que la falta de diligencia y los constantes errores en la comunicación han ocasionado problemas serios con la organización de la agenda del munícipe. Incluso, los subagentes disfrazados de escritorios comentan que ha llegado a tanto la escasa eficiencia que el gobierno del Estado de Coahuila ya mandó un oficio de extrañamiento en el que solicita claridad en los enlaces entre ambas administraciones. Además, se dice de algunas de las asistentes que los buenos modales no son lo suyo, que son propensas a desacatar órdenes, que no tienen conocimiento de las jerarquías que deben respetarse y que ya cruzaron la delgada línea roja con los regidores, quienes se muestran inconformes porque dicen que incluso han sido desafiados por las asistentes del jefazo de la comuna. Cuentan también que los subordinados andan vueltos locos tratando de descifrar muchas de las órdenes que se dan porque suelen ser contradictorias o que carecen de sentido. Entre las perlas destacan retrasos de don Jorge hasta por una hora en actos públicos porque a alguna de las asistentes se le olvidó avisarle que lo tenía agendado.

***

A los crédulos e ilusos que daban por hecho que el cambio de la Universidad Autónoma de Coahuila se reflejaría de inmediato, se les recomienda que echen un vistazo a la conformación del equipo de colaboradores del flamante rector Salvador Hernández Vélez, quien durante su campaña de candidato único se promovió con el slogan de “Chava es el Cambio”. Los nombramientos demuestran lo contrario y exhiben la permanencia del grupo que por mucho tiempo ha predominado en la máxima casa de grillos -perdón, de estudios- y la evidente liga con el priismo. Los subagentes de saco y corbata que deambulan por los pasillos de la universidad cuentan que se trata de negociaciones para llegar a acuerdos; así, Jorge Alanís, nombrado coordinador de la Tesorería, ocupó ya esa titularidad en tiempos en que la rectoría estaba a cargo de Jesús Ochoa Galindo. Alanís es uno de los hombres fuertes del clan de los Chemas y Chuchos. Daniel Garza, oficial mayor, fue director de Asuntos Académicos en el periodo de Mario Alberto Ochoa y Miguel Ángel Rodríguez, éste a su vez nombrado secretario general, luego de ser coordinador de la Unidad Saltillo y suplente de José María “Chema” Fraustro en la diputación local priista. Estos fueron los primeros tres nombramientos del primer rector lagunero de la UAdeC. El pasado jueves, don Chava dio a conocer otros que más bien son ratificaciones de personas que han ocupado cargos en Rectoría. Destaca David Hernández Becerra, director de Deportes, suplente del diputado priista Jaime Bueno. O sea, el único “nuevo” es Hernández Vélez, algo que parece replicarse en el gabinete de don Miguel, en donde hay varios que repiten del sexenio anterior.

***

Cuentan que durante la segunda jornada de los foros de consulta ciudadana que el gobierno provincial coahuilense realizó en la región, varias cosillas llamaron la atención. La primera es que, según nuestros subagentes disfrazados de silla coja, varios de los secretarios que participaron, entre ellos, los de Educación, Cultura, y Desarrollo Social, visitaron la Laguna por primera vez, es decir que desde sus nombramientos les había costado harto trabajo salir de la capital. Sin embargo, aunque todos los secretarios tuvieron que apechugar a las sugerencias con cara de reclamo de varios de los ciudadanos que invitaron a participar, sobre todo en los temas de educación y desarrollo social, quien pasó el rato menos incómodo, casi entre amigos, fue la zarina de la cultura estatal, Sofía García. Y que, según comentan, la Secretaría que ella encabeza invitó a los foros a instituciones y agrupaciones que reciben jugosos presupuestos del estado, y así, pues, en lugar de sugerencias más bien hubo alabanzas. La ausencia de creadores y representantes de todos los grupos fue notoria en las mesas donde más bien convivieron los mismos con las mismas de siempre. Dicen que uno de los dos creadores independientes que asistieron sugirió que en el plan de trabajo estatal para cultura era urgente que se tomara en cuenta una mejor distribución de los recursos, para que no se fueran siempre con los mismos, a lo que algunos de los asistentes -claro de los subsidiados- le respondió que el gobierno no era mecenas y que se movieran para conseguir recursos de la iniciativa privada y sacar adelante sus proyectos, algo que desde la comodidad del presupuesto ellos sugieren, pero no hacen.

***

Y en el vecino estado de Durango, ni la equidad de género ni mucho menos la consideración de perfiles laguneros fueron tomados en cuenta para designar las candidaturas a cargos de elección popular de nivel federal por parte del Partido Acción Nacional, por lo que se sigue demostrando que, como en las épocas priistas, el control está en la capital pese al costo político que ello pudiera generar. Y es que Durango fue el único estado de la primera circunscripción federal que no respetó los criterios de equidad de género para distribuir las posiciones, al designar dos mujeres como candidatas a una diputación plurinominal, a diferencia de las otras entidades como Chihuahua, Baja California, Sinaloa, Baja California Sur, Sonora, Jalisco y Nayarit que forman parte de esta circunscripción y las que sí designaron hombre y mujer en cada caso. En Durango se designó a Gina Campuzano, quien aparentemente tiene la curul asegurada, así como a Verónica Pérez, de formación calderonista y quien ya ocupó una diputación, pero lleva años viviendo en Ciudad de México y por lo tanto se le cuestiona su escaso arraigo y en el estado que busca representar. En el caso de la senaduría, desde nivel central se determinó que fuera José Ramón Enríquez, de Movimiento Ciudadano, quien encabezara la fórmula, y aunque los panistas laguneros tenían la leve esperanza de que fuera Rosario Castro quien la complementara, la favorecida fue Paty Flores, también de la capital. Incluso, se decía que si la titular de la Contraloría no fuese incluida en la fórmula para senadores, por lo menos se le dejaría la candidatura a la diputación federal por el Distrito 03, la que será ocupada por el perredista Jesús Edmundo Ravelo Duarte. Pareciera que el primer panista del estado, es decir el gobernador José Aispuro que palomeó las designaciones, sigue sin tomar en cuenta y castigando a los blanquiazules laguneros que tanto lo ayudaron a encabezar el primer gobierno de “alternancia” en casi 90 años.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...