Columnas social
El Siglo de Torreón Jueves 8 de feb 2018, 4:14am ... Anterior 1 de 2 Siguiente ...

LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA


Qué ricos son los libros

Cuando alguien tiene hambre, con un pedazo de pan puede saciarlo. Si tiene sed, le damos un vaso de agua y se calma, pero el que tiene ansia de saber y no tiene medios, sufre una terrible agonía porque necesita libros, libros y más libros, y aunque llegue a tener muchos, nunca quedará plenamente satisfecho.

Hace más de 80 años, el poeta y escritor granadino Federico García Lorca fue invitado a inaugurar una biblioteca en Fuente Vaqueros, su pueblo natal, y pronunció un discurso acerca de las ansias de saber, que conmueve por su fuerza y admira por su vigencia siempre actual.

"Yo compro muchos libros - dijo García Lorca - pero no tengo ninguno: los regalo todos. Si fuera hambriento y desvalido por la calle solicitando ayuda, no pediría un pan. Pediría mejor medio pan y un libro.

Decir libros libros es como decir amor amor - arengaba el escritor - por eso, libros es lo que deberían pedir los pueblos, así como piden pan y lluvia.

El insigne escritor ruso Fedor Dostoyevski, preso en Siberia, encerrado entre 4 paredes en medio de las interminables llanuras nevadas siberianas, pedía socorro a su familia, pero aunque tenía frío no pedía fuego, aunque sufría una terrible sed, no pedía agua, pedía libros. ¡Enviadme libros -suplicaba - para que mi alma no muera!

Pedía libros, es decir, horizontes, escaleras para subir a la cumbre del espíritu y del corazón porque la agonía física, biológica, natural de un cuerpo por hambre, sed o frío, dura poco y la agonía de un alma insatisfecha, dura toda la vida.

Yo ataco desde aquí violentamente - decía el escritor - a los que sólo hablan de reivindicaciones económicas sin mencionar jamás las reivindicaciones culturales que es lo que los pueblos piden a gritos.

Está bien que todos los hombres coman, pero también es importante que todos los hombres sepan. Que gocen todos los frutos del espíritu humano porque lo contrario significa convertirlos en máquinas al servicio del estado, es convertirlos en esclavos de una terrible organización social.

Ya lo ha dicho el gran Menéndez Pidal, uno de los más verdaderos sabios de Europa: el lema de la república debe ser la cultura, porque sólo a través de ella se pueden resolver los problemas en que hoy se debate el pueblo, lleno de fe pero falto de luz.

Eso fue lo que dijo García Lorca y ahora digo yo: ¿cómo le haremos para que este discurso les llegue y haga reaccionar a nuestras autoridades? Pues como decía Bob Dylan: la respuesta está en el viento.

Escríbale a Juan Recaredo: comodijo2@hotmail.com.

PREGUNTA DEL PÚBLICO:

Martha González Flores: Cuando voy al mercado compro una macolla de plátanos ¿Está bien usada así la palabra macolla?

RESPUESTA:

Sí. Una macolla es un grupo de frutos, flores, espigas o vástagos que crecen de un mismo pie.

Me retiro recordando una frase del escritor hindú Rabindranath Tagore: La tierra es insultada y ofrece sus flores como respuesta. ¿Cómo dijo? LAS PALABRAS TIENEN LA PALABRA.

Por: Juan Recaredo




Más de Columnas social

... Anterior Siguiente ...


0
RELACIONADAS
Ver más
DESTACAMOS
COMENTA ESTA NOTICIA

Cargar comentarios

Foros Torreón / Blogs de El Siglo / Más comentarios

Ordenar en línea Edición impresa + Internet
ADEMÁS LEE

Cia. Editora de la Laguna. Av. Matamoros 1056 Pte. Col. Centro, Torreón Coah. México, C.P. 27000
Conmutador: 871.759.1200 | Publicidad 759.1200 ext 1310 | Suscripciones 716.4514 | Telemarketing 759.1259 | Google | Facebook | Twitter
Para mayor información sobre el tratamiento de sus datos personales ingrese a : Privacidad
I.S. o asterisco (*) significa inserción solicitada
Síguenos en:

Hay usuarios en línea y registrados. »IR AL CHAT