23 de octubre de 2019 notifications
menu desktop_windows
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 31 de enero 2018, actualizada 8:38 am

Enlace copiado

Cuentan que las cosas están procediendo de una forma sigilosa, por no decir oscura, en la Tesorería y la Dirección de Servicios Administrativos del ayuntamiento panista de Torreón. Nuestros subagentes disfrazados de patrullas chocadas nos reportan que, tal y como ocurría muy seguido en la pasada administración priista, no se han contratado los seguros para el parque vehicular de la Policía Municipal y la Dirección de Tránsito, por lo que se corre el riesgo de que las flamantes patrullas recién adquiridas sufran un accidente y comprometan aún más las finanzas municipales. Dicen que el asunto es que el director de Servicios Administrativos, José Antonio Loera, envió un documento firmado y sellado el pasado 17 de enero donde solicita el cambio de conducto del agente de seguros para realizar trámites de cotización y posible contratación de seguros de vida de policías y tránsitos así como todas las patrullas y motocicletas.

Esa orden no es problema más allá del retraso que ha causado, pero se dice que quien aparece en el documento como nuevo gestor de seguros es José Luis Graciano Álvarez, persona que figura en la nómina como coordinador en la Dirección de Servicios Públicos Municipales, lo cual podría constituir un claro conflicto de interés. A ver si este “detalle” no termina por complicar más la contratación de los seguros que ya entran en la categoría de urgentes.

***

Y ya que mencionamos a la Policía Municipal, que encabeza Primo Francisco García, dicen que hay inconformidad entre algunos gendarmes del escuadrón canino debido a que no les han entregado el bono que les prometió el alcalde Jorge Zermeño por haber participado destacadamente en la labores de rescate tras el sismo del 19 de septiembre pasado en el centro y sur del país. Dicen que han estado preguntando qué pasó con dicho “premio” anunciado en el festejo del Día del Policía y que la respuesta que han recibido es que mejor no anden de preguntones porque pueden correr la misma suerte que el personal que durante la administración pasada fue cercano al teniente Adelaido Flores. Ojalá que cuando menos sí les den suficientes croquetas a los perros que entrena y maneja dicho escuadrón.

***

Luego de que la amenaza de paro sindical en el ayuntamiento de Torreón terminó en mucho ruido y pocas nueces, han surgido ya voces desde la base de ambos sindicatos que no están de acuerdo con las formas que han seguido sus líderes. Y es que, según los inconformes, más que pelear por los verdaderos intereses de todos los trabajadores, los dirigentes están buscando defender los privilegios de unos cuantos (qué raro). Y esos “cuantos” son los llamados “delegados” sindicales, quienes bajo la excusa de tener cosas qué gestionar dentro del sindicato, no realizan las labores para las cuales se supone están contratados. Ante esta situación evidentemente anómala, las autoridades municipales han dicho que, con la pena, pero deben ponerse a chambear como todos los demás y que, incluso, el concepto de “delegado sindical” no existe en ninguna parte del contrato colectivo. Por el contrario, los que sí están reconocidos son los integrantes de las mesas directivas de ambos sindicatos, por lo que ellos son los únicos que se pueden ausentar de sus tareas. En fin, de esas cosas que pasan en los sindicatos.

***

Menudo lío en el que se metió el secretario del Ayuntamiento, Sergio Lara, en la sesión de Cabildo de ayer por contar mal los votos en la discusión del punto relacionado con la aprobación de las últimas cuentas públicas de 2017, es decir, de la pasada administración municipal. Y es que, en lugar de explicar cuál debería ser el sentido de la votación del dictamen que presentó la comisión de Hacienda, aceptó los votos a favor del alcalde Jorge Zermeño y el regidor Eduardo González Madero, quienes parecieron estar en contra de la postura del resto de los panistas, quienes se abstuvieron de aprobar las cuentas porque consideraron que no había información suficiente para valorarlas. Al final, las cuentas fueron rechazadas y el dictamen avalado pasará al Congreso local, en donde tendrán que ratificar la decisión del ayuntamiento o rectificarla. Pero dada la cantidad de trabajo que tiene atrasado el Legislativo, tal vez esto no ocurra sino hasta después de la elección. Sea como sea, el asunto pudiera complicársele al exalcalde Jorge Luis Morán o al extesorero Enrique Mota, quienes pudieran ser llamados para que expliquen los faltantes de información, en el supuesto de que así se confirme. Respecto a don Sergio, no puede argumentarse que sea falta de experiencia o novatez, puesto que ya fue regidor y se supone conoce bien los procesos. Más bien pudiera tratarse de una sobrecarga de trabajo, sobre todo por los problemas que traen con los sindicatos. Ojalá se ponga listo, porque esto apenas comienza.

***

Lo que en principio parecía una mera inconformidad se está convirtiendo en una auténtica rebelión dentro del Partido Revolucionario Institucional. Y es que, como se había previsto, muchos al interior del tricolor de Torreón están descontentos con el cuadro electoral con el que se presentarán para intentar rescatar Torreón y ganar las curules en el Congreso de la Unión. Al igual que pasa con el precandidato presidencial “Pepe Toño” Meade, que dicen que no prende ni las luces de su casa, el precandidato a la alcaldía “Pepe Toño” Gutiérrez no convence a las bases ni a las élites priistas y que incluso varios ya están pensando seriamente en atender el canto de las sirenas y cambiarse de camiseta, lo cual dejaría el camino prácticamente libre para don Jorge en su reelección. En este tenor, quien ya se ve sentado en San Lázaro es el “Holligan” Luis Fernando Salazar, quien para limpiar su imagen de pendenciero declinó su aspiración por al alcaldía de Torreón ante el peso nostálgico de Zermeño. Su rival tricolor será Olivia Martínez, regidora de la pasada administración riquelmista, y quien deberá hacer un milagro para ganar, según dicen. Para acabarla de amolar, varios laguneros ya sentados en sillas del Palacio Rosa de Saltillo no vieron con buenos ojos la designación de Hugo Dávila como su dirigente municipal, quien entre sus cargos ha tenido el de director del call center del Simas, puesto que fue sólo de nombre, ya que pocas veces se le vio pararse por ahí.

***

Pero del otro lado del Nazas las cosas están peor para el PRI. Ya casi es un hecho la desbandada de militantes quienes correrán a los brazos del morenista Andrés Manuel López Obrador, candidato eterno que ha dispuesto que basta con que los otrora integrantes de la Mafia del Poder se unan a su proyecto para que se rediman de todos sus pecados. El primero en confirmar su cambio de camiseta de tricolor a guinda es Héctor Vela, exsecretario de Educación de Durango. Dicen que están listos para seguirlo Juan Ávalos, exdirigente municipal del PRI en Gómez Palacio, el exdiputado Iván Gurrola y Maribel Aguilera, exdiputada. Más los que se sumen. Por lo visto, la nave tricolor está haciendo agua.

***

Pues resulta que la idea que no cuajó en el PAN de que un lagunero encabezara la fórmula al Senado por el Estado de Durango, fue fusilada y adoptada en el PRI con la designación de Rocío Rebollo Mendoza, una estrategia que, según esperan, dé buenos resultados al tricolor si se toma en cuenta que la mancuerna José Ramón Enríquez-Juan Quiñóñez Ruiz tendrá muy pocas posibilidades porque ambos -uno de Movimiento Ciudadano, otro del PAN- tienen escaso arraigo fuera de la capital duranguense. Cuentan que incluso la coalición PAN-PRD-MC está reconsiderando y revisando a fondo los perfiles para la diputación federal del Distrito 02, donde comienzan a ver una remota esperanza de triunfo basados en el rechazo que generaron los priistas y la alcaldesa con licencia, Leticia Herrera luego de la forma en que procedieron en contra de la Caravana por la Dignidad en su paso por Gómez Palacio. A esto se suman otros factores como el rotundo rechazo a la marca PRI y el mal sabor de boca que dejó incluso entre algunos priistas el que haya solicitado licencia solamente para competir por esa diputación y el que vaya a dejar la curul a la cetemista Anavel Fernández, quien dicen es lo más parecido a un cero a la izquierda a la hora de jalar beneficios para este municipio, aunado a su escasa labor legislativa. Pareciera entonces que la alcaldesa con licencia tendrá que hacer campaña con quien en algún momento ella misma bautizó como la enemiga pública de Gómez Palacio, la mayor apuesta del partido para obtener un buen resultado en las elecciones de este año.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...