19 de junio de 2019 notifications
menu
EDITORIAL

Verdades y rumores

EL AGENTE 007
miércoles 10 de enero 2018, actualizada 8:11 am

Enlace copiado

Dicen que aunque la invasión de predios del Parque Industrial Mieleras fue frenada y desalojados los invasores, el asunto no está concluido, ya que falta llegar el meollo del asunto que es saber quién estuvo detrás de tal movimiento que tanto al jefe municipal Jorge Zermeño como al mandamás provincial Miguel Riquelme les perjudicaba por arruinarles en buena medida la estrategia de promoción de inversiones para La Laguna y el Estado. Hasta ahora los subagentes sólo han logrado saber que entre los liderazgos hay gente del PRI, el PAN y Antorcha Popular y Campesina, este último asociación precarista independiente pero que a veces tiende a jalar para el lado del tricolor en las elecciones, o con el mejor postor.

Dicen los que saben que las familias, necesitadas o no de vivienda, siempre se mueven bajo la guía de dichos liderazgos, que a su vez son manejados por operadores políticos que responden a órdenes “de arriba”, tal como ocurrió en la invasión de los terrenos que luego dieron lugar a la colonia Zaragoza Sur, poco después de que el entonces alcalde Guillermo Anaya se sentara en la silla. Los curiosos movimientos que han habido dentro del CEN del PRI y el pausado ritmo que sigue el gober Miguel en su administración han puesto a pensar a los amantes del sospechosismo sobre una posible mano que mece la cuna en esto de las recientes invasiones. Como ya lo habían reportado los subagentes en anteriores misivas, el exgober Rubén Moreira hasta hace unos días se resistía a soltar todos los hilos que mueven la política en el estado, lo cual estaba retrasando a don Miguel en la toma de ciertas decisiones. Con la incorporación de Moreira II en la secretaría de acción electoral del CEN del PRI, y ahora que le ha seguido su fiel escudero David Aguillón, se habría dado un mayor margen de maniobra al actual mandamás. No obstante, dicen los subagentes que hace unos días, Riquelme habló con los moreiristas que están en la estructura gubernamental para “exhortarlos” a reconocer quién es el nuevo jefe... por la buena. Dicen que esto habría llegado a oídos del flamante operador nacional priista, quien quiso mandar un recordatorio de que, aunque lejos, aún tiene fueros qué reclamar en estos lares. ¿Será? Lo cierto es que no sólo fueros tiene, sino también pendientes, y como prueba está el reporte de la Auditoría estatal que dijo que el exgober se fue sin aclarar el pago de 410 millones de pesillos a las presuntas empresas “fantasma”.

***

Los que parecen que entraron bien armados con dardos emponzoñados son los ediles del PRI en el Cabildo torreonense, entre los que figuran como principales agitadores del pandero Enrique Sarmiento y Gabriela Romero. Los agudos observadores de la cosa pública comentan que en los pocos días que lleva la administración zermeñista han dejado claro cuál va a ser su estrategia a seguir. En primer lugar, dicen, la tirada va por calificar toda acción del alcalde panista de acto de campaña, ya que se sabe que don Jorge va a buscar la reelección para lo cual tiene la venia de su partido completo. Y este punto en particular se antoja que resultará explosivo ya que el munícipe torreonense, como todos los munícipes de la entidad que quieran reelegirse, podrán seguir en el cargo durante las campañas electorales, lo cual seguramente mantendrá a los tricolores con las antenas bien levantadas para denunciar todo lo que parezca uso de recursos públicos con fines electorales, algo que el PRI conoce muy bien. Pero dicen que los regidores de oposición también se concentrarán en atacar los eslabones que consideren más débiles de la cadena del gabinete, para lo que han identificado ya a tres blancos: el exmoreleando Elías Agüero, de Cultura; el operador electoral Rogelio Cuéllar, de Desarrollo Social, y Aurora Martínez, del DIF Torreón, a quienes les cuestionan sus credenciales para ocupar los cargos que les asignaron. De los dos últimos se entiende que los priistas quieren pegarle a la estructura de apoyo clientelar. Del primero, se dice que quieren alborotar al avispero de los cultureros, quienes suelen ser muy activos en eso de lanzar misiles a los funcionarios de esa cartera. Y una tercera vía de los ediles opositores va a ser lanzar retos como el del martes, cuando presentaron sus exámenes antidopaje y pidieron que todos los demás regidores y funcionarios municipales también lo hicieran, una demanda que, dicen, trae dedicatoria especial para uno o dos de ellos a los que les han hecho cierta fama, algunos malpensados dicen que ganada a pulso y bastante pública.

***

Y ya que hablamos de elecciones, nuestros subagentes disfrazados de matracas tricolores nos comentan que el PRI ya tiene definido a sus gallos para la contienda electoral en Torreón. Aunque en un principio se había dicho que el exprimer regidor, Miguel Mery, buscaría la revancha con Zermeño, dicen que -como ya lo habían adelantado nuestros subagentes- el abanderado será el exsecretario consentido de Moreira II, Antonio Gutiérrez Jardón, quien en el sexenio anterior llevó las riendas de la política de fomento económico de la provincia coahuilense. Con todo y que su papel fue de lo más decente de la administración anterior, los conocedores aseguran que a don Toño le será harto complicado derrotar a don Jorge, quien es lo más parecido a un Cid Campeador en la política regional, además de que cuenta con el respaldo de buena parte del empresariado local. Para las diputaciones federales se perfilan el mencionado Mery, en el distrito 06 (antes 05), que abarca la periferia de Torreón y los municipios de Viesca y Matamoros; y Olivia Martínez para el 05 (antes 06), quien viene de ser regidora de Torreón la pasada administración aunque su trabajo no lució mucho que digamos. Para los priistas la demarcación de la periferia siempre ha sido la más fácil de ganar, por lo que esperan no tener tantos problemas. Pero en el distrito urbano, la cosa se antoja difícil, cuantimás que el contendiente del PAN seguramente será Luis Fernando Salazar, quien desde el Senado trabajó su proyección y fue precandidato a la gubernatura. La fórmula de senadores estará encabezada por Verónica Martínez, actual dirigente estatal del tricolor, que estará acompañada por el exdiputado federal Jericó Abramo Masso, de quien se dice que el gober Miguel prefiere mantenerlo alejado de la Urbe de Adobe.

***

Donde desde el pasado lunes se puso a peso la cosa es en la Máxima Casa de Grillos -perdón de estudios- de la entidad. Según nuestros subagentes disfrazados de guardias de seguridad, las preguntas que más se escuchan en los pasillos de la Universidad Autónoma de Coahuila son ¿Osorio o Chava? ¿Chema o Riquelme? ¿democracia o el dedazo de siempre? Y es que se avecina la madre de todas las batallas pues a finales de febrero, la UA de C deberá elegir nuevo rector y todo indica que habrá choque de trenes por los dos suspirantes. La relación entre Salvador Hernández Vélez, rector interino, y el actual gobernador es añeja, pero Francisco Manuel Osorio Morales pertenece al conocido grupo Chema-Chuy que por más de 20 años ha controlado la universidad y que está liderado por José María Fraustro Siller, secretario de Gobierno; Jesús Ochoa Galindo, exsecretario de Educación, y Blas José Flores Dávila, secretario de Finanzas, todos electos y reelectos en su tiempo como rectores. Dicen que uno de los factores que se valoran para tomar tal decisión es, qué tanto influyó el respaldo que le dio el grupo en tiempos electorales al actual gobernador, aunque otros sostienen que los votos logrados por Miguel en Saltillo fueron en gran parte por el imán que se cargaba en esos momentos el ahora presidente de la peronera capital Manolo Jiménez Salinas. Hay quienes aseguran que en un intento y mensaje de aparente democracia, lo que hace mucho no se ve en esta universidad, es que se permitirá a ambos contender en serio en la próxima elección. Sin embargo, al interior del cuadro político, el que siempre ha ordenado y decidido en este tipo de asuntos es el gobernador. Otra pregunta que ronda es ¿Qué tan grande será la relación y el compromiso de Miguel con Chava por acciones del tiempo pasado, o bien, de qué tamaño es la influencia de Osorio, vía Chema Fraustro, con el mandatario estatal? Un tema importante a corto plazo es la rectoría, otro… la coordinación Torreón, que sigue en manos del clan Medina desde hace varios lustros.

***

En asuntos de la Urbe de Adobe se comenta que el flamante alcalde Manolo Jiménez arma su agenda en función de lo que programe para la suya el gobernador Riquelme. Es decir, si el titular del Ejecutivo estatal no tiene contemplado acto en Saltillo, don Manolo ya puede organizar su día. Esto, dicen, le ha ocasionado también rezagos en plantear sus planes para cumplir sus promesas de campaña. Por ejemplo, ha dicho que va a solicitar al Cabildo que discuta el asunto del cuerpo de élite de la Policía, el GROM, para hacerlo de control municipal nuevamente, pero hasta ahora nada. A propósito de este tema, ha llamado la atención que ahora que Hugo Martínez, exjefe de la Policía Estatal, va como segundo a bordo de la Policía Municipal, en respaldo de Federico Fernández, asistente del exprocurador Homero Ramos y flamante director de Seguridad Pública, es que se vuelve a plantear el regreso de los famosos “groms” a la estructura municipal. Dicen que este grupo es creación de don Hugo y que por ningún motivo quiere soltar la operación del mismo. Cuando estuvo Jericó Abramo como alcalde, Martínez era quien controlaba al GROM. Luego se fue al Estado, y se lo llevó con él. Ahora que regresa al municipio, hace lo mismo. Por lo visto se trata de una especie de guardia pretoriana del nuevo jefe operativo de la Policía saltillense.

RELACIONADAS
COMENTA ESTA NOTICIA
Cargando comentarios...
Cargando más noticias...
Cargando tendencia...